nuestra conciencia. Cada uno de estos cuerpos tiene una función específica para ayudarnos en nuestro sendero de vida.
Tengamos en cuenta que el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios, vale decir, que el hombre en sí mismo tiene todas las cualidades divinas.
Dios es espíritu, por lo tanto el hombre es un ser espiritual. El hombre tiene la misma naturaleza divina que su creador pero a diferencia de su Creador, el hombre debe lograr la maestría y el dominio de esos dones.
Los distintos cuerpos del hombre son campos de fuerza dados por Dios al hombre con diferentes frecuencias de vibración para focalizar la individualidad de la consciencia de Dios en el Tiempo y Espacio.
Los 3 cuerpos superiores son incorruptos por sus altas frecuencias vibratorias; son sutiles y estables.
Los 4 cuerpos inferiores han estado y están en constante influencia y golpeados, por las corrientes astrales de diferentes tipos en los 7 planos astrales en que nos movemos.

nuestra conciencia. Cada uno de estos cuerpos tiene una función específica para ayudarnos en nuestro sendero de vida.
Tengamos en cuenta que el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios, vale decir, que el hombre en sí mismo tiene todas las cualidades divinas.
Dios es espíritu, por lo tanto el hombre es un ser espiritual. El hombre tiene la misma naturaleza divina que su creador pero a diferencia de su Creador, el hombre debe lograr la maestría y el dominio de esos dones.
Los distintos cuerpos del hombre son campos de fuerza dados por Dios al hombre con diferentes frecuencias de vibración para focalizar la individualidad de la consciencia de Dios en el Tiempo y Espacio.
Los 3 cuerpos superiores son incorruptos por sus altas frecuencias vibratorias; son sutiles y estables.
Los 4 cuerpos inferiores han estado y están en constante influencia y golpeados, por las corrientes astrales de diferentes tipos en los 7 planos astrales en que nos movemos.

nuestra conciencia. Cada uno de estos cuerpos tiene una función específica para ayudarnos en nuestro sendero de vida.
Tengamos en cuenta que el hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios, vale decir, que el hombre en sí mismo tiene todas las cualidades divinas.
Dios es espíritu, por lo tanto el hombre es un ser espiritual. El hombre tiene la misma naturaleza divina que su creador pero a diferencia de su Creador, el hombre debe lograr la maestría y el dominio de esos dones.
Los distintos cuerpos del hombre son campos de fuerza dados por Dios al hombre con diferentes frecuencias de vibración para focalizar la individualidad de la consciencia de Dios en el Tiempo y Espacio.
Los 3 cuerpos superiores son incorruptos por sus altas frecuencias vibratorias; son sutiles y estables.
Los 4 cuerpos inferiores han estado y están en constante influencia y golpeados, por las corrientes astrales de diferentes tipos en los 7 planos astrales en que nos movemos.

conforman nuestro mundo, aunque existen muchos más, pero 7 son los principales y que deberemos ir conociendo, no solo desde el punto de vista teórico, sino aún más desde el punto de vista práctico.
Estas son en orden por su densidad o materialidad: 1.- Físico, 2.- Vital, 3.- Astral o de los sueños, 4.- Mental, 5.- Causal o de la Voluntad, 6.- Conciencia o del alma y 7.- Mundo del Ser.
Lo mas interesante de todo esto es que a cada uno de estos mundos paralelos se encuentra en íntima relación con un cuerpo, es decir, que el ser humano es también séptuple en su constitución interna, ya dijera Hermes en su tabla de esmeralda “Así como es arriba, es abajo”, así como es la naturaleza, es también el Ser humano, tenemos pues 7 cuerpos.
Uno verdaderamente se asombra que estas afirmaciones que en esta ocasión estamos diciendo, tienen fundamento entre la cábala hebrea, en el árbol de la vida, pues aquí encontramos su equivalencia de estos siete cuerpos y estos siete mundos paralelos en lo que se llaman los sephirotes cabalísticos o semillas divinas. Así tenemos que el mundo físico y el cuerpo físico es Malkuth, el mundo vital y el cuerpo vital o etérico es Jesod, el mundo astral y cuerpo astral es Hod, el mental es Netzach, el causal es Tipheret, el de la conciencia o alma es Geburah y el mundo del Ser le corresponde a Chesed.
Si damos un vistazo al mundo oriental, tendremos la misma concordancia pero en lengua sánscrita. Físico es Stula Sarira. Vital es Lingam Sarira. Astral es Kamas. Mental es Manas Inferior. Causal es Manas Superior. Conciencia es Budhi. Ser es Atman. El Mundo Físico es lo que apenas estamos adentrándonos a conocer a través de nuestra Ciencia actual, es el que captamos a través de la ventana de nuestros 5 sentidos, y vivimos en el a través de nuestro cuerpo físico. Lo aceptamos porque podemos verlo, sentirlo, palparlo, etc.
Los cuerpos Físico, Mental Inferior y Astral, componen lo que los guías llaman el “Ego Inferior” del hombre que se pierde con la muerte. Ellos conectan por medio del plano de conciencia material con el universo material de siete dimensiones. Los cuerpos Mental Superior, Alma, Espíritu, constituyen el “Ego Superior”, que se conserva a través de las existencias y conectan a través del plano mental con el universo mental de tres dimensiones.
Son siete expresiones diferentes de nuestro Ser, manifestadas por nuestro libre albedrío en esta 3a Dimensión.

conforman nuestro mundo, aunque existen muchos más, pero 7 son los principales y que deberemos ir conociendo, no solo desde el punto de vista teórico, sino aún más desde el punto de vista práctico.
Estas son en orden por su densidad o materialidad: 1.- Físico, 2.- Vital, 3.- Astral o de los sueños, 4.- Mental, 5.- Causal o de la Voluntad, 6.- Conciencia o del alma y 7.- Mundo del Ser.
Lo mas interesante de todo esto es que a cada uno de estos mundos paralelos se encuentra en íntima relación con un cuerpo, es decir, que el ser humano es también séptuple en su constitución interna, ya dijera Hermes en su tabla de esmeralda “Así como es arriba, es abajo”, así como es la naturaleza, es también el Ser humano, tenemos pues 7 cuerpos.
Uno verdaderamente se asombra que estas afirmaciones que en esta ocasión estamos diciendo, tienen fundamento entre la cábala hebrea, en el árbol de la vida, pues aquí encontramos su equivalencia de estos siete cuerpos y estos siete mundos paralelos en lo que se llaman los sephirotes cabalísticos o semillas divinas. Así tenemos que el mundo físico y el cuerpo físico es Malkuth, el mundo vital y el cuerpo vital o etérico es Jesod, el mundo astral y cuerpo astral es Hod, el mental es Netzach, el causal es Tipheret, el de la conciencia o alma es Geburah y el mundo del Ser le corresponde a Chesed.
Si damos un vistazo al mundo oriental, tendremos la misma concordancia pero en lengua sánscrita. Físico es Stula Sarira. Vital es Lingam Sarira. Astral es Kamas. Mental es Manas Inferior. Causal es Manas Superior. Conciencia es Budhi. Ser es Atman. El Mundo Físico es lo que apenas estamos adentrándonos a conocer a través de nuestra Ciencia actual, es el que captamos a través de la ventana de nuestros 5 sentidos, y vivimos en el a través de nuestro cuerpo físico. Lo aceptamos porque podemos verlo, sentirlo, palparlo, etc.
Los cuerpos Físico, Mental Inferior y Astral, componen lo que los guías llaman el “Ego Inferior” del hombre que se pierde con la muerte. Ellos conectan por medio del plano de conciencia material con el universo material de siete dimensiones. Los cuerpos Mental Superior, Alma, Espíritu, constituyen el “Ego Superior”, que se conserva a través de las existencias y conectan a través del plano mental con el universo mental de tres dimensiones.
Son siete expresiones diferentes de nuestro Ser, manifestadas por nuestro libre albedrío en esta 3a Dimensión.

conforman nuestro mundo, aunque existen muchos más, pero 7 son los principales y que deberemos ir conociendo, no solo desde el punto de vista teórico, sino aún más desde el punto de vista práctico.
Estas son en orden por su densidad o materialidad: 1.- Físico, 2.- Vital, 3.- Astral o de los sueños, 4.- Mental, 5.- Causal o de la Voluntad, 6.- Conciencia o del alma y 7.- Mundo del Ser.
Lo mas interesante de todo esto es que a cada uno de estos mundos paralelos se encuentra en íntima relación con un cuerpo, es decir, que el ser humano es también séptuple en su constitución interna, ya dijera Hermes en su tabla de esmeralda “Así como es arriba, es abajo”, así como es la naturaleza, es también el Ser humano, tenemos pues 7 cuerpos.
Uno verdaderamente se asombra que estas afirmaciones que en esta ocasión estamos diciendo, tienen fundamento entre la cábala hebrea, en el árbol de la vida, pues aquí encontramos su equivalencia de estos siete cuerpos y estos siete mundos paralelos en lo que se llaman los sephirotes cabalísticos o semillas divinas. Así tenemos que el mundo físico y el cuerpo físico es Malkuth, el mundo vital y el cuerpo vital o etérico es Jesod, el mundo astral y cuerpo astral es Hod, el mental es Netzach, el causal es Tipheret, el de la conciencia o alma es Geburah y el mundo del Ser le corresponde a Chesed.
Si damos un vistazo al mundo oriental, tendremos la misma concordancia pero en lengua sánscrita. Físico es Stula Sarira. Vital es Lingam Sarira. Astral es Kamas. Mental es Manas Inferior. Causal es Manas Superior. Conciencia es Budhi. Ser es Atman. El Mundo Físico es lo que apenas estamos adentrándonos a conocer a través de nuestra Ciencia actual, es el que captamos a través de la ventana de nuestros 5 sentidos, y vivimos en el a través de nuestro cuerpo físico. Lo aceptamos porque podemos verlo, sentirlo, palparlo, etc.
Los cuerpos Físico, Mental Inferior y Astral, componen lo que los guías llaman el “Ego Inferior” del hombre que se pierde con la muerte. Ellos conectan por medio del plano de conciencia material con el universo material de siete dimensiones. Los cuerpos Mental Superior, Alma, Espíritu, constituyen el “Ego Superior”, que se conserva a través de las existencias y conectan a través del plano mental con el universo mental de tres dimensiones.
Son siete expresiones diferentes de nuestro Ser, manifestadas por nuestro libre albedrío en esta 3a Dimensión.

pequeña fracción de las posibilidades de ese cuerpo. La gran mayoría de las células cerebrales, por ejemplo, permanecen adormecidas, y los sistemas importantes para la expansión de éste ser humano tienen sus funciones atrofiadas, porque no encuentran el medio para desarrollarse. El Mundo Físico es lo que apenas estamos adentrándonos a conocer a través de nuestra Ciencia actual, es el que captamos a través de la ventana de nuestros 5 sentidos, y vivimos en el a través de nuestro cuerpo físico. Lo aceptamos porque podemos verlo, sentirlo, palparlo, etc.

pequeña fracción de las posibilidades de ese cuerpo. La gran mayoría de las células cerebrales, por ejemplo, permanecen adormecidas, y los sistemas importantes para la expansión de éste ser humano tienen sus funciones atrofiadas, porque no encuentran el medio para desarrollarse. El Mundo Físico es lo que apenas estamos adentrándonos a conocer a través de nuestra Ciencia actual, es el que captamos a través de la ventana de nuestros 5 sentidos, y vivimos en el a través de nuestro cuerpo físico. Lo aceptamos porque podemos verlo, sentirlo, palparlo, etc.

pequeña fracción de las posibilidades de ese cuerpo. La gran mayoría de las células cerebrales, por ejemplo, permanecen adormecidas, y los sistemas importantes para la expansión de éste ser humano tienen sus funciones atrofiadas, porque no encuentran el medio para desarrollarse. El Mundo Físico es lo que apenas estamos adentrándonos a conocer a través de nuestra Ciencia actual, es el que captamos a través de la ventana de nuestros 5 sentidos, y vivimos en el a través de nuestro cuerpo físico. Lo aceptamos porque podemos verlo, sentirlo, palparlo, etc.


Es el que garantiza la existencia del cuerpo físico, es el que le da vida, la reproducción de la especie, los diversos cambios del organismo a través de la vida, las percepciones y extra-percepciones e inclusive la imaginación y la voluntad dependen de este segundo cuerpo.
También es el que almacena los malos resultados de nuestras malas causas (karma) de esta Vida y de Vidas pasadas. La forma de autoliberarse, es hacerse sentir a nuestra Conciencia y comprensión, a través de avivar nuestros recuerdos dolorosos, rencorosos y de sufrimiento en general, para que los podamos redimir concientemente y si por el contrario aceptamos e incrementamos ese estado de conciencia negativa, acumulamos, y cuando hay exceso, se convierte en detonador de enfermedades y malestares diversos. Todo regido por leyes precisas y perfectas que desde luego tienen mecanismos y objetivos de auto-purificación cuando es necesario.


Es el que garantiza la existencia del cuerpo físico, es el que le da vida, la reproducción de la especie, los diversos cambios del organismo a través de la vida, las percepciones y extra-percepciones e inclusive la imaginación y la voluntad dependen de este segundo cuerpo.
También es el que almacena los malos resultados de nuestras malas causas (karma) de esta Vida y de Vidas pasadas. La forma de autoliberarse, es hacerse sentir a nuestra Conciencia y comprensión, a través de avivar nuestros recuerdos dolorosos, rencorosos y de sufrimiento en general, para que los podamos redimir concientemente y si por el contrario aceptamos e incrementamos ese estado de conciencia negativa, acumulamos, y cuando hay exceso, se convierte en detonador de enfermedades y malestares diversos. Todo regido por leyes precisas y perfectas que desde luego tienen mecanismos y objetivos de auto-purificación cuando es necesario.


Es el que garantiza la existencia del cuerpo físico, es el que le da vida, la reproducción de la especie, los diversos cambios del organismo a través de la vida, las percepciones y extra-percepciones e inclusive la imaginación y la voluntad dependen de este segundo cuerpo.
También es el que almacena los malos resultados de nuestras malas causas (karma) de esta Vida y de Vidas pasadas. La forma de autoliberarse, es hacerse sentir a nuestra Conciencia y comprensión, a través de avivar nuestros recuerdos dolorosos, rencorosos y de sufrimiento en general, para que los podamos redimir concientemente y si por el contrario aceptamos e incrementamos ese estado de conciencia negativa, acumulamos, y cuando hay exceso, se convierte en detonador de enfermedades y malestares diversos. Todo regido por leyes precisas y perfectas que desde luego tienen mecanismos y objetivos de auto-purificación cuando es necesario.

El mundo astral es el mundo de los símbolos, donde las realidades del espíritu toman el aspecto mítico, mitológico para darnos a conocer verdades trascendentales, solución a muchos problemas, e sencillamente una guía en nuestro diario vivir. El mundo astral es la eternidad, donde el pasado, el presente y el futuro se hermanan en un eterno ahora, es así que es posible que conciente podamos ver en un sueño el pasado, incluyendo otras existencias, y es posible también que pueda uno ver el futuro. Quizás más de uno de nosotros ha tenido un sueño que más tarde se viva en el mundo físico, o quien de nosotros no ha soñado en una época remota que desconocemos.
El mundo astral se encuentran centros de sabiduría, donde uno puede asistir conciente y positivamente a recibir enseñanzas de los más grandes y sabios maestros de la fraternidad blanca y conocer los grandes misterios de la naturaleza y el cosmos infinito. En este mundo paralelo denominado astral o de los sueños también podemos indagar sobre nuestro propio mundo interior, sobre lo que se encuentra en el subconsciente, sobre el origen de nuestros problemas, traumas, adversidades, etc. Podemos vernos de cuerpo entero tal como somos y no como aparentemente somos.
Cada ser humano emana de parte superiores divinales, estos son el Real Ser interior de cada uno y el eterno principio femenino divinal. Dios como padre es sabiduría y dios como madre es amor, el ser humano tienen un padre que esta en secreto y una madre divina, si nosotros lográramos estar concientes en el mundo de los sueños, si lográramos hacer conciencia de lo que de por si hacemos siempre cada vez que dormimos, podríamos platicar cara a cara con nuestros padres internos y recibir de ellos conocimientos superiores.

El mundo astral es el mundo de los símbolos, donde las realidades del espíritu toman el aspecto mítico, mitológico para darnos a conocer verdades trascendentales, solución a muchos problemas, e sencillamente una guía en nuestro diario vivir. El mundo astral es la eternidad, donde el pasado, el presente y el futuro se hermanan en un eterno ahora, es así que es posible que conciente podamos ver en un sueño el pasado, incluyendo otras existencias, y es posible también que pueda uno ver el futuro. Quizás más de uno de nosotros ha tenido un sueño que más tarde se viva en el mundo físico, o quien de nosotros no ha soñado en una época remota que desconocemos.
El mundo astral se encuentran centros de sabiduría, donde uno puede asistir conciente y positivamente a recibir enseñanzas de los más grandes y sabios maestros de la fraternidad blanca y conocer los grandes misterios de la naturaleza y el cosmos infinito. En este mundo paralelo denominado astral o de los sueños también podemos indagar sobre nuestro propio mundo interior, sobre lo que se encuentra en el subconsciente, sobre el origen de nuestros problemas, traumas, adversidades, etc. Podemos vernos de cuerpo entero tal como somos y no como aparentemente somos.
Cada ser humano emana de parte superiores divinales, estos son el Real Ser interior de cada uno y el eterno principio femenino divinal. Dios como padre es sabiduría y dios como madre es amor, el ser humano tienen un padre que esta en secreto y una madre divina, si nosotros lográramos estar concientes en el mundo de los sueños, si lográramos hacer conciencia de lo que de por si hacemos siempre cada vez que dormimos, podríamos platicar cara a cara con nuestros padres internos y recibir de ellos conocimientos superiores.

El mundo astral es el mundo de los símbolos, donde las realidades del espíritu toman el aspecto mítico, mitológico para darnos a conocer verdades trascendentales, solución a muchos problemas, e sencillamente una guía en nuestro diario vivir. El mundo astral es la eternidad, donde el pasado, el presente y el futuro se hermanan en un eterno ahora, es así que es posible que conciente podamos ver en un sueño el pasado, incluyendo otras existencias, y es posible también que pueda uno ver el futuro. Quizás más de uno de nosotros ha tenido un sueño que más tarde se viva en el mundo físico, o quien de nosotros no ha soñado en una época remota que desconocemos.
El mundo astral se encuentran centros de sabiduría, donde uno puede asistir conciente y positivamente a recibir enseñanzas de los más grandes y sabios maestros de la fraternidad blanca y conocer los grandes misterios de la naturaleza y el cosmos infinito. En este mundo paralelo denominado astral o de los sueños también podemos indagar sobre nuestro propio mundo interior, sobre lo que se encuentra en el subconsciente, sobre el origen de nuestros problemas, traumas, adversidades, etc. Podemos vernos de cuerpo entero tal como somos y no como aparentemente somos.
Cada ser humano emana de parte superiores divinales, estos son el Real Ser interior de cada uno y el eterno principio femenino divinal. Dios como padre es sabiduría y dios como madre es amor, el ser humano tienen un padre que esta en secreto y una madre divina, si nosotros lográramos estar concientes en el mundo de los sueños, si lográramos hacer conciencia de lo que de por si hacemos siempre cada vez que dormimos, podríamos platicar cara a cara con nuestros padres internos y recibir de ellos conocimientos superiores.

Corresponde al elemento Aire. Este cuerpo es el cáliz para la mente de Dios. Es el depositario de nuestros pensamientos e ideas. No se lo debe confundir con el cerebro que es sólo el medio físico con el que se conectan los cuerpos físico y mental.
Es el encargado de codificar y procesar dentro de límites de leyes perfectas, todas las ideas, pensamientos y sentimientos de baja vibración creados por el humano, marcando el contraste con el equilibrio y haciéndole sentir una indefinida molestia, para que, utilizando su libre albedrío, recurra a su fuerza de voluntad que también reside en este cuerpo y pueda disolver y equilibrar conscientemente esas cargas de baja vibración, mediante acciones convincentes ejecutadas por su cuerpo físico en el aquí y en el ahora de su vida encarnada. Desde luego también trasmite armonía y paz ante pensamientos, sentimientos y actos equilibrados. En este Cuerpo se desarrolla nuestra intuición.
En la presente etapa de la evolución humana, la percepción de la realidad interna le corresponde a la mente. La pureza del cuerpo mental es una condición básica en toda ascensión, no sólo porque tiene gran influencia sobre los cuerpos más densos (el astral y el etérico físico), sino también por desempeñar un papel central en las unificaciones actuales en estos cuerpos.

Corresponde al elemento Aire. Este cuerpo es el cáliz para la mente de Dios. Es el depositario de nuestros pensamientos e ideas. No se lo debe confundir con el cerebro que es sólo el medio físico con el que se conectan los cuerpos físico y mental.
Es el encargado de codificar y procesar dentro de límites de leyes perfectas, todas las ideas, pensamientos y sentimientos de baja vibración creados por el humano, marcando el contraste con el equilibrio y haciéndole sentir una indefinida molestia, para que, utilizando su libre albedrío, recurra a su fuerza de voluntad que también reside en este cuerpo y pueda disolver y equilibrar conscientemente esas cargas de baja vibración, mediante acciones convincentes ejecutadas por su cuerpo físico en el aquí y en el ahora de su vida encarnada. Desde luego también trasmite armonía y paz ante pensamientos, sentimientos y actos equilibrados. En este Cuerpo se desarrolla nuestra intuición.
En la presente etapa de la evolución humana, la percepción de la realidad interna le corresponde a la mente. La pureza del cuerpo mental es una condición básica en toda ascensión, no sólo porque tiene gran influencia sobre los cuerpos más densos (el astral y el etérico físico), sino también por desempeñar un papel central en las unificaciones actuales en estos cuerpos.

Corresponde al elemento Aire. Este cuerpo es el cáliz para la mente de Dios. Es el depositario de nuestros pensamientos e ideas. No se lo debe confundir con el cerebro que es sólo el medio físico con el que se conectan los cuerpos físico y mental.
Es el encargado de codificar y procesar dentro de límites de leyes perfectas, todas las ideas, pensamientos y sentimientos de baja vibración creados por el humano, marcando el contraste con el equilibrio y haciéndole sentir una indefinida molestia, para que, utilizando su libre albedrío, recurra a su fuerza de voluntad que también reside en este cuerpo y pueda disolver y equilibrar conscientemente esas cargas de baja vibración, mediante acciones convincentes ejecutadas por su cuerpo físico en el aquí y en el ahora de su vida encarnada. Desde luego también trasmite armonía y paz ante pensamientos, sentimientos y actos equilibrados. En este Cuerpo se desarrolla nuestra intuición.
En la presente etapa de la evolución humana, la percepción de la realidad interna le corresponde a la mente. La pureza del cuerpo mental es una condición básica en toda ascensión, no sólo porque tiene gran influencia sobre los cuerpos más densos (el astral y el etérico físico), sino también por desempeñar un papel central en las unificaciones actuales en estos cuerpos.

Por la libertad de información en Internet, que no te oculten mas el mundo donde vives

Artículos Relativos

Deja un comentario

www.mundooculto.es

A %d blogueros les gusta esto: