Las exóticas nubes de Titán dejan sin habla a los científicos

Son similares a las curiosas nubes que se registran muy por encima de los polos de la Tierra. Madrid. (EP).- Científicos de la NASA han identif

¿Resuelto el misterio de la antimateria?
El icono del «Dios Mismo»: ¿Símbolo de un conocimiento universal perdido?
La Misteriosa Visita de John Kerry a la Antártica: ¿Encubrimiento de Bases UFO y Secretos del Pasado?

Son similares a las curiosas nubes que se registran muy por encima de los polos de la Tierra.

Imagen de las exoticas nubes d 54418320838 51351706917 600 226 - Las exóticas nubes de Titán dejan sin habla a los científicos
Madrid. (EP).- Científicos de la NASA han identificado una inesperada nube de hielo de metano a gran altitud en la luna de Saturno, Titán. Es similar a las exóticas nubes que se registran muy por encima de los polos de la Tierra, como muestra la imagen.

Este nube, fotografiada por la nave espacial Cassini de la NASA, fue parte de la cubierta de condensación generada sobre el polo norte de Titán. Ahora, ocho años después de la detección de esta misteriosa pelusa atmosférica, los investigadores han determinado que contiene hielo de metano, que produce una nube mucho más densa que el hielo de etano previamente identificada allí.

“La idea de que las nubes de metano de altura podrían formarse en Titán es completamente nueva”, dijo Carrie Anderson, científica de la nave Cassini en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, y autora principal del estudio. “Nadie consideró antes que fuese posible”.

Ya se sabía que las nubes de metano existen en la troposfera de Titán, la capa más baja de la atmósfera. Al igual que las nubes de lluvia y nieve en la Tierra, esas nubes se forman a través de un ciclo de evaporación y condensación, con vapor que se levanta de la superficie, y se encuentra con temperaturas más frías y más frías hasta caer hacia abajo en forma de precipitación. En Titán, sin embargo, el vapor se convierte en metano en lugar de agua.

La nube recientemente identificada se ha desarrollado en la estratosfera, la capa por encima de la troposfera. La Tierra tiene sus propias nubes estratosféricas polares, que normalmente se forman sobre el Polo Sur y el Polo Norte entre 15 a 25 kilómetros de altura, muy por encima de la altitud de crucero de los aviones. Estas raras nubes no se forman hasta que la temperatura baje a menos 78 grados Celsius.

Otras nubes estratosféricas ya se habían identificado en Titán, incluyendo una nube muy fina y difusa de etano, una sustancia química formada después de descomponerse el metano.

Delicadas nubes hechas de cianoacetileno y cianuro de hidrógeno, que se forman a partir de subproductos de reacciones de metano con moléculas de nitrógeno, también se han encontrado allí. Pero se pensaba que era poco probable que las nubes de metano llegasen a formarse en la estratosfera de Titán.

Debido a que la troposfera atrapa la mayoría de la humedad, las nubes estratosféricas requieren frío extremo. Incluso la temperatura de la estratosfera de menos 203 grados Celsius, observada por Cassini, justo al sur del ecuador, no era lo suficientemente fría para permitir que el escaso metano en esta región de la atmósfera se condense en forma de hielo.

Por 12 grados menos

Lo que Anderson y el co-autor, Robert Samuelson, observaron es que las temperaturas en la estratosfera inferior de Titán no son las mismas en todas las latitudes. Los datos del espectrómetro infrarrojo compuesto de Cassini y el instrumento de ciencia de radio de la nave mostraron que la temperatura en altitud cerca del polo norte era mucho más fría de lo que era justo al sur del ecuador.

Resulta que esta diferencia de temperatura -menos 12 grados Celsius- es más que suficiente para producir hielo de metano. El mecanismo para la formación de estas nubes de gran altitud parece ser diferente de lo que ocurre en la troposfera.

Titan tiene un patrón de circulación global en el que el aire caliente del hemisferio de verano escapa de la superficie y entra en la estratosfera, haciendo lentamente su camino hacia el polo de invierno. Allí, la masa de aire se hunde hacia abajo, enfriándose a medida que desciende, lo que permite a las nubes de metano formarse a nivel estratosférico.

“Cassini ha estado reuniendo de manera constante evidencia de este patrón de circulación global, y la identificación de esta nueva nube de metano es otro fuerte indicador de que el proceso funciona de la manera en que pensamos que lo hace,” dijo Michael Flasar, científico de Goddard e investigador principal para el infrarrojo compuesto de la Cassini Espectrómetro (CIRS).

from otra realidad 

COMMENTS