DMCA.com Protection Status

Jesus no fue una persona sino varias

De acuerdo al escritor y activista ateo David Fitzgerald, Jesucristo no fue una persona real sino más bien una alegoría literaria creada de la combin

Jaque a la privacidad en Facebook: Sus fotografías ‘escondidas’ dejarán de estarlo
EL TRATAMIENTO CONTRA LAS SUPERBACTERIAS QUE LA URSS PRESERVÓ Y OCCIDENTE HA PREFERIDO “OLVIDAR”
El atemorizante Gidim o Espíritu de Muerte en Mesopotamia
De acuerdo al escritor y activista ateo David Fitzgerald, Jesucristo no fue una persona real sino más bien una alegoría literaria creada de la combinación de varios cultos antiguos y personajes existentes durante el primer siglo de nuestra era. En un libro que publicará pronto menciona que, a diferencia de otros líderes de sectas judías, el nazareno no es mencionado en ningún registro histórico de los tiempos en los que supuestamente vivió.
Jesucristo.Jesucristo.
Fitzgerald hace referencia a las discrepancias que aparecen en los evangelios tempranos de Marcos, Mateo y Lucas, alegando que estos fueron escritos décadas después de la supuesta «era de Jesús» y afirma que, probablemente, los discípulos tampoco fueran reales y los nombres se añadieran posteriormente a los evangelios para dotarles de credibilidad. «Creo que el Cristianismo comenzó como una de las muchas misteriosas religiones que surgieron como resultado de la renovación de dioses y tradiciones antiguas», sentencia.
«Para los tiempos de Pablo, aparecen diferentes “Mesías” y “Últimas Cenas”. Lo que hizo el Cristianismo fue tomar estas historias e incorporarlas a la de Jesús», explica el autor, quien destaca el culto a Juan el Bautista como ejemplo de competidor directo.
Fitzgerald dice: «No es inverosímil pensar que Jesús fue un personaje inventado, y pienso que, de haber existido realmente, fue la representación de varias personas y no una sola. Asimismo, filósofos renombrados del primer siglo como Filón de Alejandría —también llamado Filón el Judío— ni siquiera lo menciona. En ese mismo período más de un mesías fue proclamado por “milagros” inferiores a los que supuestamente obró Jesús, y, a pesar del poco fuste, sí lograron hacer algo que este último no pudo: dejar su huella en los registros históricos».
El Osario de Santiago.El Osario de Santiago.
La mención más temprana de Jesús fue descubierta en un osario de caliza grabado con las palabras «Santiago, hijo de José, hermano de Jesús». Aunque el osario es auténtico, y se sabe que es el que falta dela tumba de los diez Osarios en Talpiot, la autenticidad de la última parte de la inscripción ha sido puesta en duda. Los análisis científicos sitúan la primera mitad de la inscripción a mediados del siglo I, pero la segunda mitad de la inscripción fue realizada en tiempos modernos. Se especula que esta reliquia fue saqueada de la tumba original y vendida de forma ilegal en el mercado negro de antigüedades, cuando se le añadió la segunda mitad de la inscripción referente a Jesús para, probablemente, aumentar el precio (ya de por sí, incalculable) de semejante reliquia arqueológica.
Otras menciones de Jesús se remontan aAntigüedades Judías, una obra escrita en griego por historiador judío Flavio Josefo, hacia los años 93-94; yLos Anales, del historiador romano Cornelio Tácito, año 116, donde alude a la ejecución de Jesús.
Ambas menciones, como es evidente, muchos años por delante de los tiempos en que vivió el Nazareno.
Para su obra literaria debunkista, Fitzgerald toma en cuenta las inconsistencias de ciertos evangelios:  «Marcos comete muchos errores acerca de las costumbres y geografía de Judea durante el siglo I. Por ejemplo, si Jesús realmente fue arrestado en el anochecer de la Pascua Judía (Pésaj), hubiera sido puesto en una cárcel y juzgado después del fin de semana. El juicio en sí mismo viola las leyes judías, ¿por qué no lo lapidaron?»
Como réplica a lo dicho en el párrafo anterior por el escritor ateo, Colin Humphreys, de la Universidad de Cambridge, señala que las discrepancias en los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas en relación al de Juan surgieron porque aquéllos toman como referencia un antiguo calendario diferente al judío. Esto puede significar también que el arresto, interrogación y juicio de Jesús no se produjo en un sólo día.
«Si tú miras todos los eventos que registran los evangelios entre la Última Cena y la crucifixión, te das cuenta de que hay una gran cantidad de hechos. Es imposible encajarlos todos entre un jueves en la noche y un viernes en la mañana. Pero lo que mi investigación encontró es que se relatan los hechos a partir de dos calendarios», explicó Humphreys.
El nuevo y controvertido libro de David Fitzgerald, intitulado Jesus: Mything in Action, será lanzado en unos meses
Content Protection by DMCA.com

COMMENTS