La formación de la luna acabó con la vida en marte

Sabemos que la Luna se formó hace más de 4.000 millones de años tras el impacto contra la Tierra de un cuerpo planetario del tamaño de Marte. E

Argumentos para la (muy probable) existencia de Dios
El papiro que habla de la mujer de Jesus es auténtico
La Antártida, ¿el sepulcro de hielo de la Atlántida? 

a&rewriteMime=image%2F*”>
Sabemos que la Luna se formó hace más de 4.000 millones de años tras el impacto contra la Tierra de un cuerpo planetario del tamaño de Marte. El colosal impacto debió, por fuerza, lanzar al espacio miles de escombros de todos los tamaños. Muchos de esos fragmentos de roca formaron la Luna, pero un buen número de ellos debería estar aún por los alrededores y, lo que es más, algunos podrían incluso haber regresado a nuestro planeta, en forma de meteoritos, tras millones de años de vagabundeo espacial.
Ahora, y bajo la dirección del astrónomo Bill Bottke, un grupo internacional de investigadores del Instituto Virtual de Investigación y Exploración del Sistema Solar (SSERVI), de la NASA, ha conseguido encontrar, en una serie de meteoritos rocosos caídos a la Tierra un registro del gigantesco impacto que formó la Luna. Su trabajo está a punto de publicarse en Science.
El mayor impacto conocido en el Sistema Solar interior fue, sin duda, el que dio origen a la Luna. Pero el momento exacto de esa colisión sigue sin conocerse con exactitud, y las edades de las rocas lunares más antiguas traidas a la Tierra por los astronautas de las misiones Apolo sigue siendo una cuestión sujeta a debate.
Pero las simulaciones numéricas del gigantesco impacto realizadas por Bottke indican que el evento no solo creó un disco de escombros alrededor de la Tierra (a partir del que se formó la Luna), sino que eyectó también enormes cantidades de material mucho más lejos y completamente fuera del incipiente sistema Tierra-Luna. Sin embargo, el destino de todo ese material en el que se incluye un buen porcentaje de masa de la Tierra primitiva puede haber sido descubierto.
Lo que parece seguro es que un buen número de esos fragmentos impactaron a su vez contra cuerpos del cinturón de asteroides, entre las órbitas de Marte y Júpiter, y el propio marte, que dejaron en ellos numerosas pruebas de lo sucedido. Otras colisiones más recientes de esos mismos asteroides volvieron a liberar esos restos de Tierra primigenia y algunos de ellos, para suerte de los investigadores, han regresado a nuestro planeta puediendo ser usados para calcular, la edad de la Luna.
Las simulaciones informáticas y las comparaciones con el número y tamaño de los fragmentos que se producen cuando los asteroides chocan entre sí indican que, tras el gran impacto del protoplaneta contra la Tierra, salieron despedidos al espacio numerosos fragmentos de varios kilómetros de diámetro. Muchos de esos fragmentos pudieron llegar hasta marte, y además a velocidades muy superiores de las que tienen normalmente los miembros de ese anillo rocoso cuando chocan unos contra otros. Esos impactos habrían calentado la superficie de marte, hasta el punto de dejar en huellas permanentes de la colisión. Huellas que guardan información precisa sobre el momento y la magnitud del bombardeo.
Según los análisis de los investigadores, la Luna se formó hace 4.470 millones de años, una edad que coincide con la de los cálculos realizados por la NASA para determinar cuando pudo haber sido marte habitable.Según los expertos el impacto de uno de esos enormes trozos en el polo sur de marte de la tierra primitiva evaporó los océanos de marte además un impacto a escala global podría explicar las misteriosas “dos caras” del Planeta Rojo y las diferencias en su corteza

    0.15s ease-out; -webkit-transition: all 0.15s ease-out; padding-left: 30px; -webkit-transform: translate3d(-930px, 0px, 0px);”>

  • Fuego y lluvia ácida

    Si un meteorito es lo suficientemente grande, los trozos de escombros desprendidos del meteoroide principal a medida que viaja a través de la atmósfera terrestre se calientarían debido a la fricción con esta, y llovería fuego a una escala global. Además de la destrucción causada por el fuego, toneladas de hollín entrarían en la atmósfera de la Tierra, este se combinaría con el vapor de agua para formar lluvia de ácido nítrico, la que destruiría la capa de ozono.

Fuego y lluvia acidaSi este meteorito es lo suficientemente grande, los trozos de escombros desprendidos del meteoroide principal a medida que viaja a través de la atmósfera  se calientarían debido a la fricción con esta, y llovería fuego a una escala global. Además de la destrucción causada por el fuego, toneladas de hollín entrarían en la atmósfera, este se combinaría con el vapor de agua para formar lluvia de ácido nítrico, la que destruiría la capa de ozono.

Este meteorito de gran tamaño que se estrelló daría lugar a una extinción en masa de muchos, si no todos, los animales y plantas. Los organismos que no murieran como resultado del impacto inicial del meteorito se enfrentarían primero a los tsunamis, la lluvia ácida y una tormenta global, así como al agotamiento de la capa de ozono. Dejando un planeta como hoy conocemos.

from misterios conspiraciones 

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS

DMCA.com Protection Status