Antigua Ciudad Egipcia en El Gran Cañón del Colorado?

Gaceta de Arizona …la noche del lunes 05 de abril 1909… EXPLORACIONES en el Gran CañónMisterios de Inmensa Rica Caverna siendo llevados

Estar en coma: ¿qué pasa en tu cerebro?
9 Plantas caseras que limpian el aire y son casi imposibles de matar  
Brasileño fabrica una moto que recorre 500 km con solo un litro de AGUA

gc_1909Article

Gaceta de Arizona …la noche del lunes 05 de abril 1909… EXPLORACIONES en el Gran Cañón
Misterios de Inmensa Rica Caverna siendo llevados a la luz
Notables Hallazgos Encontrados Indican que Antiguos Pueblos Migraron desde el Oriente
New-Globe
Las últimas noticias de la marcha de las exploraciones de lo que ahora es considerado por los científicos no sólo como el descubrimiento arqueológico más antiguo de los Estados Unidos, sino uno de los más valiosos en el mundo, que fue mencionado hace un tiempo en la Gaceta, fue llevado ayer a la ciudad por G.E. Kincaid, el explorador que encontró la gran ciudadela subterránea del Gran Cañón durante un viaje desde Green River, Wyoming, por el río Colorado en un bote de madera, a Yuma, hace varios meses.
De acuerdo a la historia de ayer en la Gaceta por el Sr. Kinkaid , el arqueólogo del Instituto Smithsoniano, que está financiando las exploraciones, hizo descubrimientos que casi concluyentemente demuestran que la raza que habitó esta misteriosa caverna, excavada en roca sólida por manos humanas, era de origen oriental o posiblemente de Egipto  remontándose a Ramses.
Si sus teorías se confirman en la traducción de las tablillas grabadas con jeroglíficos, el misterio de los pueblos prehistóricos de América del Norte, sus artes antiguas, quiénes eran y de dónde venían, se resolverá.
Egipto y el Nilo y Arizona y Colorado estarán vinculados por una cadena histórica remontándose nuevamente a edades que hacen tambalear la imaginación más salvaje del ficcionista.
Una investigación exhaustiva
cave-
Bajo la dirección del profesor S.A. Jordan, el Instituto Smithsoniano está procesando las exploraciones más exhaustivas, que continuarán hasta que se haya forjado el último eslabón de la cadena.
Casi un kilómetro bajo tierra, a unos 1,480 pies bajo la superficie, el paso principal de mucho tiempo ha sido profundizado, para encontrar otra cámara gigantesca de la cual parten decenas de pasillos, como los radios de una rueda.
Varios cientos de habitaciones han sido descubiertas, alcanzadas por pasillos corriendo desde el pasillo principal, uno de ellos habiendo sido explorado por 854 pies y otros 634 pies.
Los hallazgos recientes incluyen artículos que nunca han sido conocidos como nativos de este país y, sin duda, tienen su origen en el Oriente.
Armas de guerra, instrumentos de cobre con bordes afilados y duros como el acero, indican el alto grado de civilización alcanzado por este extraño pueblo. Así de interesados, hacen preparativos para equipar el campo para extensos estudios y la fuerza se incrementará a treinta o cuarenta personas.
Antes de seguir adelante en la caverna, mejores instalaciones para la iluminación tienen que ser instaladas, porque la oscuridad es densa e impenetrable para la luz media de linternas.
Con el fin de evitar que se pierdan, cables están siendo colgados de la entrada hacia todos los pasillos conduciendo directamente a grandes cámaras.
Hasta dónde se extiende esta caverna, nadie puede adivinar, pero ahora se cree que mucho de que lo que se ha explorado es simplemente el “Cuartel”, para usar un término americano, para los soldados, y que lejos en el mundo subterráneo será encontrado de ser principales viviendas comunales de familias y, posiblemente, otros santuarios.
La perfecta ventilación de la caverna, la sequía constante que sopla a través, indica que tiene otra salida a la superficie.
El Sr. Kinkaids Informa
El señor Kinkaid fue el primer niño blanco nacido en Idaho y ha sido un explorador y cazador de toda su vida.
Treinta años después de haber estado al servicio del Instituto Smithsoniano, su historia, aunque contada brevemente, suena fabulosa, casi grotesca.
“Primero, me impresiona que la caverna es casi inaccesible. La entrada está a casi 1,486 pies de profundidad una pared del corte del cañón. Se encuentra en tierra del gobierno y a ningún visitante se le permitirá la entrada, bajo pena de violación de propiedad ajena.
Los científicos desean trabajar sin ser molestados, sin temor a  que los descubrimientos arqueológicos sean perturbados por curiosidades o cazadores de reliquias. Un viaje allí sería inútil y el visitante sería alejado.
La historia de cómo encontré la caverna ya ha sido contada, pero en un párrafo: me dirigía por el río Colorado en un bote, solo, en busca de mineral.
River-ride
Algunos cuarenta y dos millas río arriba del cañón El Tovar Crystal, vi en la pared este, manchas en la formación sedimentaria de unos 2000 pies sobre el lecho del río.
No había rastro hacia este punto, pero finalmente llegué a ella con gran dificultad. Por encima de un estante, escondido de la vista del río, estaba la boca de la cueva.
Hay escalones conduciendo hacia esta entrada a unos treinta pies de lo que era en ese tiempo de la caverna habitada, el nivel del río.
Cuando vi las marcas del cincel en la pared interior de la entrada, me interesé, conseguí mi arma y entré. Durante ese viaje volví a varios cientos de pies por el pasillo principal, hasta que llegué a la cripta principal en la que descubrí momias.
Cave-enter
Me puse de pie para fotografiar una de ellas con una linterna. Recogí una serie reliquias, que llevaba por el río Colorado a Yuma, de donde las envié a Washington con detalles del descubrimiento.
Después de esto, fueron llevadas a cabo las exploraciones”.
Los pasillos
“El pasillo principal es de unos 12 pies de ancho, estrechándose hasta 9 pies hacia el extremo más alejado.
Aproximadamente a unos 57 pies de la entrada, los primeros pasos se ramifican hacia la derecha y la izquierda, por los que, en ambos lados, hay una serie de habitaciones alrededor, del tamaño de salones comunes de hoy en día, aunque algunos son de 30 a 40 pies cuadrados.
A estos se entra por puertas de forma ovalada y son ventilados por espacios de aire redondos a través de las paredes en las fosas.
CircularFloorPlan2_bw4web
Las paredes son de 3 pies y 6 pulgadas de espesor. Los pasajes están cincelados o cortados tan rectos como podrían haber sido diseñados por cualquier ingeniero.
Los techos de muchas de las habitaciones convergen a un centro.
Los pasillos laterales cerca de la entrada corren en un ángulo agudo de la sala principal, pero hacia la parte posterior gradualmente alcanzan un ángulo recto en dirección “.
El Santuario
shrine1
“A más de un centenar de pies de la entrada está un pasillo transversal, de varios cientos de pies de largo, en el que se encontró el ídolo o imagen del dios del pueblo, sentado con las piernas cruzadas, con una flor de loto o lirio en cada mano.
El molde de la cara es oriental, y la talla muestra una mano hábil, y está muy bien conservado, como lo está todo en esta caverna. El ídolo más se parece a Buda, aunque los científicos no están seguros a qué culto religioso representa.
Teniendo en cuenta todo lo encontrado hasta el momento, es posible que el culto más se parezca a los antiguos habitantes de Tíbet. Alrededor de este ídolo hay imágenes más pequeñas, algunas de hermosa figura, otras de cuellos torcidos y distorsionados, simbólicos, probablemente, del bien y del mal.
faces
Hay dos grandes cactus con brazos que sobresalen, uno a cada lado de la tarima en la que está el dios en cuclillas. Todo esto está tallado en roca dura asemejándose al mármol.
En la esquina opuesta de este pasillo en cruz se encontraron herramientas de todo tipo, hechas de cobre.
Este pueblo, sin duda conocía el arte perdido del endurecimiento de este metal, que fue buscado por los químicos durante siglos sin resultado. En un banco corrido alrededor de la sala de trabajo había un poco de carbón y otros materiales probablemente usados en el proceso.
También había escoria y material similar al mate, lo que demuestra que estos pueblos antiguos fundían los minerales, pero hasta ahora, no hay rastro de dónde o cómo hacían esto, ni el origen del mineral.
Entre otros hallazgos hay floreros o urnas y vasos de cobre y oro de diseños muy artísticos. El trabajo de la cerámica incluye cerámica esmaltada y vasos esmaltados.
Otra vía de paso conduce a graneros tales como se encuentran en los templos orientales.
Contienen semillas de diversos tipos. Aún no se  ha entrado a un gran almacén, ya que es de doce pies de altura y sólo se puede llegar desde arriba. Dos ganchos de cobre se extienden en el borde, (continúa en la página 7), lo que indica que una especie de escalera estaba unida a él.
Estos graneros son redondeados y los materiales de los que están construidos, en mi opinión, son un cemento muy duro. Un metal gris también se encuentra en esta caverna que desconcierta a los científicos, ya que su identidad no ha sido establecida. Se asemeja a platino.
Esparcidos promiscuamente por el suelo por todas partes está lo que la gente llama “Ojos de gatos” o “ojos de tigre”, una piedra amarilla que no tiene gran valor.
Cada uno de ellos está grabado con una cabeza de un tipo malaya”.
Los Jeroglíficos
tools
“En todas las urnas, en las paredes a través de los portales y tablas de piedra que se encontraron cerca de la imagen hay misteriosos jeroglíficos, cuya clave espera la Institución Smithsoniano aún descubrir.
Estos escritos se asemejan a los encontrados en las rocas cerca de este valle.
El grabado en las tabletas probablemente tiene algo que ver con la religión del pueblo, jeroglíficos similares han sido encontrados en la península de Yucatán, pero éstos no son encontrados en el Oriente.
Algunos creen que estos habitantes de las cuevas construyeron los antiguos canales del valle del río Sal.
Entre los escritos pictóricos se encuentran sólo dos animales. Uno es de tipo prehistórico”.
La Cripta
mummies
“La tumba o cripta en la que las momias se encuentran es una de las cámaras más grandes, las paredes inclinadas hacia atrás en un ángulo de unos 35 grados. En ellas hay niveles de momias, cada una ocupando una repisa labrada por separado.
A la cabeza de cada una está un pequeño banco en el que se encuentran copas de cobre y partes de espadas rotas. Algunas de las momias están cubiertas de barro y todas están envueltas en una tela de corteza.
Las urnas o tazas en los niveles más bajos son crudas, mientras que los estantes más altos son alcanzados, las urnas son más finas en diseño mostrando una etapa intermedia de la civilización. Es digno de notar que todas las momias examinadas hasta el momento han demostrado ser masculinas, ningún niño ni mujer está enterrado aquí.
Esto lleva a la creencia de que esta sección interior  era el cuartel de los guerreros.
Entre los hallazgos no se han encontrado huesos de animales, no hay pieles, ni ropa, ni ropa de cama.
Muchas de las habitaciones están vacías, con excepción de los recipientes de agua. Una de las habitaciones, de unos 400 por 700 pies, fue probablemente el comedor principal para utensilios de cocina encontrado aquí.  De lo que estas personas vivían s un problema, aunque se presume que llegaron al sur para el invierno y granjeaban en los valles, regresándose al norte en el verano.
Ind_China
Mas de 50,000 personas podrían haber vivido en la caverna cómodamente.
La teoría es que la actual tribu indígena que se encuentra en Arizona son descendientes de los siervos o esclavos de los pueblos que habitaron la cueva.
Sin duda, un buen número de miles de años antes de la era cristiana esas personas vivieron aquí, y alcanzaron un alto grado de civilización. La cronología de la historia de la humanidad está llena de lagunas.
El prof. Jordan está muy entusiasmado por los descubrimientos y cree que el hallazgo resultará de un valor incalculable en el trabajo arqueológico.
Una cosa de la que he hablado puede ser de interés.
Hay una cámara de cuyos pasajes hacia ella no están ventilados, y cuando nos acercamos a ella, un mortal olor a serpiente nos llamó la atención.
Nuestras luces no penetraron la oscuridad y hasta que no dispongamos de iluminación más fuerte no sabremos lo que contiene la cámara.
Algunos dicen que  serpientes, pero otros se burlan de esta idea y creo que puede contener un gas letal o productos químicos utilizados por los antiguos.
No se escucha sonido, pero igual huele a serpiente.
rep-man2
Todo el conjunto subterráneo Le pone a  uno los pelos de punta. La oscuridad es como un peso sobre los hombros y nuestras linternas y velas sólo hacen que sea más negra la oscuridad.
La imaginación puede deleitarse con conjeturas e impíos sueños a través de los siglos que han transcurrido hasta que la mente tambalea vertiginosamente en el espacio “.
Una leyenda india
pueblo
En relación con esta historia, es notable que entre los hopis la tradición diga que sus antepasados ​​vivieron en un mundo subterráneo en el Gran Cañón hasta que se suscitaron disensiones entre el bien y el mal, el pueblo de un solo corazón, y el pueblo de dos corazones .
(Manchoto) que era su jefe, les aconsejó dejar el mundo terrenal, pero no había manera de salir. El jefe entonces hizo crecer un árbol para perforar el techo de los bajos fondos y luego el pueblo de un solo corazón salió. Ellos fueron detenidos por Palsiaval (Río Rojo), que es el Colorado, y cultivaron el grano y el maíz.
Enviaron un mensaje al Templo del Sol, pidiendo la bendición de la paz, la buena voluntad y de la lluvia para el pueblo de un solo corazón. Ese mensajero nunca regresó, pero, hoy en el pueblo Hopi, al caer el sol, se puede ver a los ancianos de la tribu sobre los tejados mirando hacia el sol, buscando el mensajero.
Cuando regrese, su tierra y su antigua morada les serán restaurados. Esa es la tradición.
Entre los grabados de animales en la cueva se ve una imagen de un corazón en el lugar donde se encuentra.
La leyenda le fue contada a W.E. Rollins, el artista, en un año que pasó con los indios Hopi . Hay dos teorías sobre el origen de los egipcios. Una de ellas es que vinieron de Asia: otra es que la cuna racial se encontraba en la región norte del Nilo.
Heeren, un egiptólogo, creyó en el origen indio de los egipcios. Los descubrimientos en el Gran Cañón puede arrojar más luz sobre la evolución humana y prehistoria”.
¿Existe un Sistema …de Vastas Cavernas, Túneles y Cámaras en El Gran Cañón?
por Jack Andrews
La búsqueda de respuestas al misterio de la supuesta ciudadela 1909 “subterránea” de túneles y cámaras, descrito por G.E. Kincaid como existente en el Gran Cañón me ha llevado a leer varios libros sobre las cuevas de los Estados Unidos y la formación de cuevas, a lo largo de otros aspectos de las cuevas y la espeleología, en la esperanza de que la investigación pudiera arrojar más luz sobre la posibilidad de una instalación subterránea masiva  de cavernas como la descrita por Kincaid, aun siendo posible en el Gran Cañón.
Yo ya había sabido que el área del Gran Cañón tiene muchas cuevas y tubos, túneles a través de roca y agujeros, etc., muchos de ellos descritos y encontrados primero por el veterano excursionista del Gran Cañón, el Dr. Harvey Butchart.
Yo no estaba preparado (aunque no sorprendido) por la información que descubrí más adelante, que alude a la posibilidad de un gran sistema interconectado de cavernas en las áreas de la meseta de Kaibab y Coconino del Gran Cañón. (Las capas del borde geológico norte y sur.
Para mí, esto fortalece el caso del supuesto descubrimiento de Kincaid de ser un sistema modificado de cavernas, que es lo que he mantenido desde el inicio de mi investigación. – Jack Andrews 2001
En su libro, “Depths Of The Earth – Caves and Caverns of the United States” – William R. Halliday da algunas observaciones interesantes sobre cavernas del norte de la región de la meseta de Coconino de Arizona:
“… Aquellos que sueñan de la Cueva Butler como potencialmente la más grande del mundo, sin embargo, debe apresurarse Los exploradores de la Cueva Mamuth y Flint Ridge – y la Cueva Jewel – no son los únicos equipos que están al borde de un gran avance.
Missouri-Tennessee – algunas de nuestras áreas más grandes de cuevas hoy se les puede negar una oportunidad del título Y para aquellos que sueñan con tiros largos de hecho, nuestra más hermosa zona de cuevas atrae irresistiblemente: el Gran Cañón.
“Tal vez en las sombras de color púrpura del incomparable cañón realmente no hay posibilidad de un verdadero gran sistema de cuevas. Eso creen algunos expertos. Tal vez nuestras esperanzas aquí son sueños de gasa, ensartados con ilusión. Aquí no reclamo ningún juicio imparcial.
Mi mente está irremediablemente influida por la larga intimidad de la belleza atemporal de ese tranquilo cañón. He visto sus mágicos colores pasteles al salir la luna por encima del borde de una milla de alto, repentinamente dramatizados por el aleteo extrañamente luminoso de alas de murciélago. Ningún espeleólogo cepillado por un hechizo de este tipo es siempre el mismo.
“En este extraño y magnífico país, aún queda mucho que aprender. Arroyos hundidos, un ocasional eje natural, y las  simas de lo alto de la meseta hablan de mucha más agua de fuga subterránea de reaparece en manantiales en los cañones de fondo. Millas al sur, enormes sumideros y restos de un tipo de paso de las cuevas son evidencia de algún profuso flujo de agua subterránea.
Abanicándose desde ambos bordes de la Cañón de una milla de profundidad hay inmensas mesetas tapadas con piedra caliza de 500 pies de espesor. Sin embargo, las cuevas parecen pocas y pequeñas en estas vastas extensiones de la  cima de piedra caliza de la meseta.
“Las otras calizas masivas del incomparable cañón yacen 2,000 (pies) por debajo. Por encima de ellos hay 1,500 pies de areniscas y lutitas que deben bloquear el flujo descendente del agua esencial para el desarrollo de la cueva. Sin embargo, en esta gran profundidad se producen las cuevas del Gran Cañón. En el ardiente cañón de roca-con gradas, el avance es difícil y lento de viajar a pie.
Aún así, cueva cueva tras cueva llega la luz de carburo en las profundidades-púrpura de las sombras. Algunos son simplemente huecos poco profundos, importantes sólo por el contenido arqueológico. Otros son colosales alcantarillas naturales, empequeñecidos sólo por sus estupendos alrededores.
“Sin embargo, es esta a menudo despreciada piedra caliza de las mesetas la que acelera los pulsos de las cavernas americanos. Justo al sur del Gran Cañón, fluorescentes productos químicos introducidos en una ‘grieta de tierra’ que succiona de la meseta de Coconino han sido rastreados a un “pozo de resp9iración” a 24 millas de distancia.
Los cálculos iniciales como los de Jewel Cave sugieren un volumen mínimo de aire aquí de más de 7 millones de pies cúbicos. Los científicos de la famosa CORPORATION RAND sospechan la presencia de cientos de pies de estrechas cavernas interconectadas fisurando la vasta meseta.
“Más de un espeleólogo veterano puede considerar un sistema de este tipo de caverna como imposible. Tal vez lo sea, pero las cavernas de Arizona ya ha realizado lo imposible. En la Caverna Sipapu, una grieta de tierra cerca del sitio de estudio de la Rand Corporation, ellos han descendido 500 pies hacia la cavernosa y masiva piedra caliza abajo en la profundidad.
En esta ubicación, la piedra caliza de la superficie tiene sólo 248 pies de espesor. La mitad de su descenso fue a través de piedra arenisca supuestamente no cavernosa.
“Si uno de los raros pozos de cúpula de la meseta de Kaibab se cruza con una sección lavada – hacia fuera de una zona de falla drenándose hacia una cueva de corriente de la Cresta Note, un récord de profundidad estará al alcance. Geológicamente tal circunstancia es poco más que un sueño irreprimible de un espeleólogo superado por la magnificencia del Gran Cañón. Pero puede suceder.
“Quizás impacientes cavernas sondeando las grietas de la tierra de la meseta de Coconino tienen poca oportunidad más que por debajo de la Kaibab. Pero si esas cavernas pueden penetrar dos veces tan profundamente como la Caverna Sipapu, van a empezar a entrar en la piedra caliza donde las grandes cuevas de alcantarillado pueden yacer.
Si tales existen, pueden agrandarse lejos del gran cañón en lugar de hacia el Pudieran no existir en absoluto.
Sin embargo, una red cavernosa empequeñeciendo la de las crestas Mammoth y Flint pueden ser penetrables aquí. Algún día, obsesionadas cavernas pueden romper la barrera de piedra arenisca de Coconino y los esquistos que los sustentan. Si eso sucede, los que siguen sus pasos pueden emerger triunfantes de profundos orificios oscuros en el corazón del Gran Cañón.
“Incluso sin tal triunfo, incluso sin el conocimiento de los cientos de cuevas y cavernas que deben existir escondidas en los huecos de la piedra caliza en las poderosas profundidades de las terrazas, el Gran Cañón debe ser reconocido como una de las grandes áreas de cuevas de los Estados Unidos.
Para algunos, sólo ese reconocimiento sería un logro. Sin embargo, cavernas de cañón horneadas al sol tienen mucho en común con sus compañeros en los Apalaches. Hasta que cada grieta es penetrada, cada hoyo sondeado, los espeleólogos por igual permanecerán insatisfechos.
Frágil de hecho son los hilos que tejen juntos a los espeleólogos de la Caverna Sipapu Caverna y la Caverna Butler sin embargo, tales son los sueños secretos de las cavernas”.
Ciudad Perdida de los Muertos en el Gran Cañón
Investigación en curso por Jack Andrews y Susan Anway
y un equipo de exploradores
Descubierto en 1908 en el Gran Cañón de Arizona
por G. E. Kinkaid de Lewiston, Idaho
dencia para mí en cuanto a su posible participación de conocimientos o experiencias en o alrededor de esta “cueva” se mantendrá confidencial o “anónimo” si así lo desea.
– Jack Andrews
¿Cómo he llegado en contacto con esta historia?
En 1971 una visión de ensueño vino a mí. Estaba actuando como “guía” para un pequeño grupo de personas.
Estábamos caminando por un escarpado acantilado,  en un cañón lateral, lo que finalmente nos condujo a un cañón principal. Las paredes de los acantilados más bajos cerca de la unión de los dos cañones eran de color blanquecino. El resto de los acantilados y laderas variaban en color, desde el rosa/rojo a blanco/amarillo.
Caminamos a lo largo de una playa fluvial (río a nuestra izquierda) hasta que llegamos a una repisa e roca de cerca de 8 pies de ancho, que estaba apretada contra el gran acantilado a nuestra derecha.
La parte superior de la cornisa inclinada arriba más o menos a un ángulo de 30 grados. Caminamos a lo largo de la parte superior de la cornisa, tras llegar a la cima del acantilado. Nos las arreglamos para abrirnos camino muy por encima y sobre muchos acantilados, cornisas y taludes, hasta llegar finalmente a una serie de ‘escalones’ tallados, en la superficie de la roca horizontal ahora ligeramente inclinada.
En la parte superior de la inclinación estaba la abertura de una “cueva” vertical rectangular (más alta que ancha). Le sugerí al grupo, que iba a entrar a mirar alrededor con mi linterna. Di un paso justo en el interior y en la negrura, apunté mi luz en la pared izquierda.
Vi las inscripciones de tipo jeroglífico en la pared de la roca. Apunté la luz a la zona superior de la entrada y vi más jeroglíficos.
Miré más allá en el túnel y sentí un poco de miedo al ver. Volví fuera a pedir al grupo asesoramiento sobre cómo proceder. Es en ese momento me desperté de la visión onírica. Esta visión onírica me ha mantenido en la aventura de la búsqueda de la verdad acerca de esta cueva por más de 30 años. La visión del sueño era muy viva.
En el momento de la visión onírica no tenía idea de que era incluso posible caminar por el Gran Cañón y nunca había visitado el Parque Nacional del Gran Cañón.
Yo también nunca había oído hablar de la historia de 1909 de la Gaceta. Unos años más tarde después de mudarme para Arizona visité el Gran Cañón y, finalmente, escalamos mucho de sus rutas de senderismo mantenidas y sin mantener un total de 21 veces, incluyendo una subida de borde a borde y una caminata de 30 millas por la Plataforma Tonto (una formación relativamente horizontal que extiende mucho la longitud del cañón).
En ese tiempo me encontré con la historia de Kincaid de 1909 en una de las revistas de mi padre, sobre el tesoro, bajo una subsección llamada “La Cornisa Perdida”.
He estado investigando la historia desde entonces. Ahora sé de la caminata específica que mi visión de ensueño me presentó hace tantos años. Es la ruta más probable hacia la zona de la cueva. Voy a hablar de eso más tarde cuando nuestro equipo haya decidido hacer pública la ubicación real de esta cueva.
Hace unos meses, viajé al borde del cañón en una zona por encima de la zona de la cueva más probable, con Steve Wingate.
orion6_isis
Steve y yo nos conocimos, como resultado de mi contacto con él después de leer algunos de sus contactos con John Winston, en los que había publicado información sobre los grupos de  “los visitantes alt.alien” y “alt.alien.investigación” – John Winston ha presentado una fuente de información paranormal durante años en la red y otras áreas de la Internet a igual que Steve Wingate.
Steve parecía muy serio acerca de tratar de encontrar  el actual sistema de cuevas/ túneles/cámaras mencionadas en 1909. Me gustó su seriedad y decidí ponerme en contacto con él.
En ese momento la mayoría de las personas interesadas en esta historia habían erróneamente (en mi opinión investigada) atribuido la ubicación de la cueva a una colina en la parte central del Gran Cañón, llamada “Templo Isis”.
Muchas personas todavía atribuyen la ubicación a la del Templo de Isis. La ubicación de la “cueva” según lo descrito por G.E. Kincaid en 1909 no puede estar ubicada en “Isis”. Algunas personas han sugerido que la otra entrada ya sea al mismo sistema de túneles/cuevas o un sistema totalmente diferente, pero similar está presente en el Isis. Yo soy muy escéptico de esas afirmaciones.
En un lenguaje sencillo, los reclamos que he visto flotando alrededor de la Internet, en lo que respecta al Templo Isis no están respaldadas por evidencia sustancial.
Steve y yo hemos estado trabajando juntos en esta investigación durante alrededor de un año o así.
Hace varios meses algunas otras personas serias se han reunido con Steve y conmigo (o si se quiere “nosotros” nos reunimos con ellos), a lo que ahora es un “equipo” de exploradores/investigadores. Varios de estos miembros del “equipo” ya tenían un gran interés en esta “cueva” cuando nos conocimos.
Todos nos reunimos básicamente a través de una serie de eventos sincrónicos…. y aquí es donde estamos actualmente. Todos estamos de acuerdo en básicamente la misma área física en el Gran Cañón como un candidato ideal para la ubicación de la “cueva”.
Trabajamos en conjunto y de manera independiente, siempre mirando y escuchando en busca de pistas e información que con el tiempo dará lugar a una revelación de lo que “realmente” sucedió en esta cueva en varios puntos de la historia, lo que puede implicar la historia en el presente y para el futuro, y lo que significará una revelación eventual de la verdadera historia detrás de esta “cueva”.
Revelada.La Ubicación de… La “Cueva” de Kincaid
por Jack Andrews
Con gratitud a Steve Wingate
por sus propios esfuerzos en la búsqueda de esta cueva y nuestro esfuerzo conjunto para resolver este misterio.
Un análisis sobre la probable ubicación de una presunta “Ciudadela Subterránea”
Alegada de estar en el Gran Cañón del río Colorado, Arizona,
de acuerdo a una historia  en el “Phoenix (Arizona) Gazette” primera página de prensa de fecha “05 de abril 1909″
Publicado por primera vez el 27 de junio 2001 en: “Civilizaciones Perdidas y Misterios Ocultos”
Exploración e imaginación con Jack Andrews y Susan Anway:
He sabido de esta ubicación desde 1972.
He mantenido el secreto desde entonces.
Siento que es el momento adecuado para revelar la ubicación.
Jack Andrews 27 de junio 2001.
Un artículo de primera plana que se desarrolló en el “Gazette de Phoenix (Arizona)”, un importante periódico de Arizona de la época, de 5 de abril de 1909, que comenzaba con el título, “Exploraciones en el Gran Cañón” “Misterios de la Inmensa rica Caverna Siendo Sacados a la Luz” “Jordania está entusiasmado”  “Notables Hallazgos Indican que Pueblos Antiguos Emigraron Desde Oriente.”
La historia habla de un explorador solitario, G.E. Kincaid, descrito como “un explorador y cazador de toda la vida” y “Treinta años de haber estado al servicio del Instituto Smithsoniano”, que viajaba solo, por el río Colorado, en un barco de madera, en busca de “mineral”.
El Sr. Kincaid dijo haber visto “manchas en el sedimento” en la pared en la pared este del cañón por el que viajaba. Lo más probable es que llegó en su bote, y se abrió camino hasta el lado este del cañón, y sobre una “plataforma”, luego caminó “escalones” hasta la entrada de la “boca de una cueva”. Entró y descubrió pasillos, habitaciones, “momias”, “objetos de cobre” y otros “artefactos”, junto con lo que se apareció en el momento ser “jeroglíficos” de un tipo “egipcio” u “oriental”.
Esto es sólo una breve descripción de lo que encontró y vio.
El resto de la historia continúa relatando cómo Kincaid llevó unos artefactos de vuelta a Yuma Arizona y luego los envió a Washington (presumiblemente al instituto Smithsoniano, aunque no lo dijo específicamente) que luego pasó a investigar más a fondo el sitio bajo la supervisión de “S.A. Jordan” y un grupo de arqueólogos de un “grupo” que eventualmente iba a ascender a 30-40 personas. Es importante señalar aquí que S.A. Jordan no fue nombrado como  empleado Smithsoniano.
El artículo sólo dice que “supervisó” las exploraciones.
Para los efectos de este análisis, voy a tratar de no especular o entrar en razones que puedan tener que determinar si la historia del Sr. Kincaid es o no es verdadera o falsa. Ese tema separado que he tratado en: La Ciudad Perdida de los Muertos en el Gran Cañón.
Mi propósito al escribir este artículo es determinar de la mejor manera posible, de las propias palabras del Sr. Kincaid, y mi propia experiencia y otra de investigación, donde la supuesta ” cueva “y posterior” ciudadela “podría haber sido localizada (o “está” ubicada, si realmente existe o todavía existe) en el  Parque Nacional del Gran Cañón.
Voy a determinar lo que creo que es la ubicación más probable sobre la base de pruebas obtenidas a partir de la descripción del propio Sr. Kincaid de la ubicación, mi conocimiento del Gran Cañón de veintiún caminatas debajo de sus bordes, mi amplia lectura e investigación sobre el Gran Cañón, datos de la elevación del área a partir de mapas topográficos USGS, distancias de kilometraje en el río Colorado, “nombres de lugares” históricos en el Gran Cañón, y “capas” geológicas en el Gran Cañón, junto con varias otras fuentes de investigación, algunos de las cuales se enumeran al final de este escrito en mis “Referencias y notas”.
Voy a tratar de hacer un caso para su ubicación en un punto relativamente específico en el área del Cañón de Mármol  del Gran Cañón Parque Nacional, al lado y, posiblemente incluyendo una porción de la Reservación de los Indios Navajo, (la parte subterránea de las cavernas) en el noreste de Arizona.
Voy a citar las propias palabras de G.E. Kincaid sobre la ubicación que se publica en la historia de la “Gaceta” “y añadir mis razones bajo cada cita para mi interpretación de sus palabras y cómo describen lo que deduje que es el lugar en el año 1972 y todavía creo, es la ubicación hoy.
“En primer lugar me impresiona que la caverna es casi inaccesible” 
G.E. Kincaid
(Phoenix / Arizona Gazette, 1909) 
Esto implica que la ubicación es muy difícil de alcanzar (al menos en 1909, cuando Kincaid lo describió).
Estoy de acuerdo en que la ubicación habría sido difícil de alcanzar en el año 1909, y además, sería difícil (aunque menos difícil que en 1909) llegar a ella en la actualidad. La ubicación por debajo de la misma cueva, se encuentra en una profunda hoz del río (Marble Canyon), accesible por cualquiera que llega allí en un barco o en un viaje flotante, o a pie desde el borde de la garganta del río Little Colorado, en la reserva Navajo reserva.
También se podría ir de excursión desde el camino de Tanner, o abajo en la pista de North Rim Nankoweap, cruzar el río Colorado (ilegalmente) y caminar por la orilla este hasta un punto frente a Kwagunt Rapids.
La caminata más práctica implicaría caminar por algunas zonas escarpadas del  “Hopi Salt Trail” en la garganta del cañón del río Little Colorado, luego caminar varias millas hacia el oeste de la confluencia de los ríos Colorado y Little Colorado en el Gran Cañón. (Marble Canyon) Luego, el viaje requeriría una caminata relativamente llana a lo largo del río Colorado en dirección norte durante varios millas.
En 1909 estas opciones habrían sido mucho más difíciles, ya sea en bote hacia la ubicación en un barco de envoltura dura (como lo hizo Kincaid), o ir de excursión allí a pie. Los barcos rígidos de la época alrededor de 1909 eran mucho más peligrosos en los rápidos del Gran Cañón que sus equivalentes modernos, las balsas inflables.
Además, en 1909 los senderos en el sitio habrían sido menos conocidos y recorridos con menor frecuencia, haciendo el viaje de senderismo a la ubicación mucho más peligroso.
Se podría, en teoría intentar una bajada desde el borde hacia abajo  y una subida a la zona cercana a la cueva.
“La entrada está a 1,486 pies por la pared de un escarpado cañón”
G.E. Kincaid
(Phoenix / Arizona Gazette, 1909) 
orion7_Camp_Site
Esto solo demuestra que la  “cueva de entrada” sería difícil de encontrar y lo más probable es que involucra habilidades de escalada de roca y sería muy peligroso.
Acantilados como éste son comunes en Cañón Mármoly acantilados verticales también son comunes cerca del río en esta zona. Los 1,486 pies de Kincaid es también un importante marcador de la elevación en la determinación de la ubicación de este sitio.
He estado en la zona por encima del tramo de tres millas del cañón, donde muy probablemente existe la cueva, y como se puede ver en la foto de abajo, los acantilados justo por debajo del borde son muy empinados y intransitables a pie.
“Me dirigía por el río Colorado en un bote, solo, en busca de mineral. Algunas cuarenta y dos millas río arriba del Cañón Tovar Crystal…”
G.E. Kincaid
(Phoenix / Arizona Gazette, 1909) 
Aquí Kincaid afirma que fue “viajando” hacia abajo “del río Colorado.”
“Hacia abajo” de un río (cualquier río) no es por lo general, siempre interpretado en el sentido de “con la corriente del río.” Este uso de la palabra “abajo” ha sido confirmado por mis conversaciones y correspondencia con los corredores fluviales, historiadores y, en particular, los corredores del río Colorado. Kincaid luego pasa a utilizar el término “río arriba”.
“Río arriba” es lo contrario de “río abajo” y es interpretado en general en el sentido de “en contra de la corriente del río” Esto también ha sido confirmado por fuentes anteriores.
Estos términos no serían generalmente confusos en la conversaci


Content Protection by DMCA.com

COMMENTS

DMCA.com Protection Status