Los colores radiestésicos

Los colores radiestésicos En radiestesia se llaman colores a gamas de frecuencias que tienen propiedades determinadas y que no corresponden sol

Las misteriosas señales que podrían estar propulsando naves extraterrestres
El extraño Museo de Merrylin y sus criaturas mitológicas
Háckers demuestran que el Estado Islámico podría rodar sus ejecuciones en un plató de cine

Los colores radiestésicos

En radiestesia se llaman colores a gamas de frecuencias que tienen propiedades determinadas y que no corresponden solo con los colores del espectro visible. Cada color tiene una serie de correspondencias específicas y cada elemento emite uno determinado que lo caracteriza. Así mismo las formas geométricas en cada parte de su superficie emiten una frecuencia de color específica. 
 
Este concepto surgido entre los radiestesistas franceses de principios del siglo XX fue fundamental para el descubrimiento de objetos y técnicas en manejos de energía, como por ejemplo en la apreciación de las cualidades de las pirámides y los conos. 


Existen distintos tipos para diagnosticar el color de un elemento u objeto, tales como el “péndulo Universal” o “el cromático”, aunque por la distancia del cordel o cadena del péndulo también se puede determinar. Cuando el péndulo gira en el sentido de las agujas del reloj significa que el instrumento está en sintonía con éste, ya se indique en la posición adecuada del péndulo o a través de una tabla. El manejo y explicación del “péndulo Universal” requiere su propio apartado dada su complejidad, siendo la herramienta elegida por los radiestesista expertos. Un simple péndulo con bolitas en la cadena o cordel con los colores del espectro más el verde negativo también serviría para trabajar en la detección de estas frecuencias. Esta sería la disposición en un péndulo normal, preferentemente del tipo “neutro” y con forma de esfera pintada de negro de los colores a lo largo del cordel o cadena:

Cada objeto tiene un color o vibración determinada, la ausencia de uno puede determinar una enfermedad o patología, pues se relaciona directamente con las sustancias químicas del elemento en cuestión. A través de los colores se puede diagnosticar o tratar diferentes patologías. Los colores pueden ser potenciados su radio de acción a través de un imán u otras fuerzas como la electricidad, el radio o el verde negativo.
Hay dos grupos distintos de colores:
A – Positivos: Rojo, anaranjado y amarillo.
B – Negativos: Azul, índigo y violeta.
El verde que se encuentra entre esos dos grupos es simultáneamente positivo y negativo, reuniendo las características de sus vecinos: el amarillo y el azul.

Los colores radiestésicos operan igualmente en la gama que están fuera del espectro óptico: el ultravioleta, el infrarrojo, el blanco y el negro. Entre estos dos últimos en el polo opuesto a 180 grados del verde del espectro, se encuentra una radiación misteriosa más fuerte que todas las demás, la conocida como verde negativo. Algunos llaman a esta radiación “el color gris”, fundamentándose en el hecho de que está entre el negro y el blanco y presenta una mezcla de estos dos colores, lo mismo que el verde es una mezcla del amarillo y el azul. Otros la denominan “verde negativo” por su oposición al verde del espectro, pues el péndulo que gira en sentido directo sobre el verde, girará en sentido inverso sobre esa radiación. Es una frecuencia de energía que es muy delicada de trabajar, pues produce deshidratación y es portadora de efectos, se habla de distintos investigadores franceses que resultaron envenenados por un mal uso de esta frecuencia energética; se encuentra presente en muchas figuras geométricas, como a un tercio de la pirámide tal y como descubrió Bovis en su inspección radiestésica de la Gran Pirámide. La denominada “pila radiestésica” o el “péndulo Osiris”, son potentes emisores de esta radiación y han de ser manipulados con cuidado.
Son colores ácidos: el rojo, el anaranjado, el amarillo, el infrarrojo y el negro; sus radiaciones son irritantes. 
Son colores alcalinos: el blanco, el índigo, el violeta, el ultravioleta; sus radiaciones son en general frías y calmantes.
Tanto para diagnosticar, como para la sanación, hay dos colores fundamentales: el anaranjado y el violeta. Estas son sus características:
Anaranjado: Positivo. Se emplea para contrarrestar una acción demasiado intensa del azul. Es tónico cardiaco, combate la somnolencia, la opresión, el pesimismo y similares. En fisiología afecta al corazón, al cerebro, los nervios motores, los ojos y el lado derecho del cuerpo en general. Patológicamente causa las enfermedades del corazón, ciertas afecciones nerviosas y la oftalmía. Como metal le corresponde el oro, su reacción química es ácida y su rayo principal tiene la dirección SUR-ESTE.
Violeta: Negativo. Produce un efecto sedante en general, sobre todo en cuestiones psíquicas, pero su dosis ha de ser muy pequeña. Fisiológicamente corresponde con el bazo, la vejiga, los huesos, los dientes y el oído derecho. Patológicamente se relaciona con enfermedades infecciosas, la desintegración celular y la disminución de la nutrición. Como metal le corresponde el plomo y su reacción química es alcalina

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS