Un ex general de la OTAN pide la implantación de campos de concentración en EEUU

La desaparición de Frederick Valentich: hombre aterrorizado es secuestro desde su avión por extraterrestres
Anamelech: de madre de los Annunaki a rey de las ninfas
Hay oxígeno en Marte como para que albergue algo más que vida microscópica


Wesley Clark, general retirado del Retirado del Ejército de EEUU y ex Comandante Supremo Aliado de la OTAN en Europa, aboga por perseguir a los estadounidenses “radicalizados” y “desleales” y propone encerrarlos en campos de internamiento, mientras dure “la guerra contra el terror”.
Según Clark:
En la Segunda Guerra Mundial, si alguien apoyaba a la Alemania nazi, en contra de los Estados Unidos, no dijimos que aquello era ‘libertad de expresión’; lo que hicimos fue meterlo en un campo, como si fuera un prisionero de guerra”, declaró Clark a la MSNBC.
related6
Lo más alarmante del caso, es que Clark compara una guerra declarada, como fue la Segunda Guerra Mundial, con un conflicto difuso y no declarado, sin enemigos concretos, como es la “guerra contra el terror”.
31798
Si estas personas están radicalizadas y no apoyan a los Estados Unidos, y son desleales a los Estados Unidos, están en su derecho, pero es nuestro derecho (del gobierno) y nuestra obligación, segregarlos de la comunidad normal mientras dure el conflicto. Y creo que vamos a tener que ser cada vez más duros con esto”
clark
La pregunta clave es: ¿qué es una persona “desleal” a EEUU? ¿Qué es una persona “radicalizada”?
Como vemos, estamos ante definiciones muy vagas y potencialmente peligrosas para las libertades de todos los individuos.
Y puesto que esta guerra contra el terror puede alargarse durante décadas, el general Wesley Clark está abogando por una sentencia a cadena perpetua, sin juicio, para personas que no hayan cometido un delito y que simplemente expresen opiniones o inclinaciones que el gobierno norteamericano considere “radicales” y opuestas a su política exterior.
Además, la definición difusa de “guerra contra el terror”, puede extenderse hacia cualquier movimiento que se oponga a los designios del gobierno norteamericano de turno: ahora quizás esté centrada en los islamistas radicales, pero en el futuro, podrían incluirse anarquistas, ultraderechistas antigubernamentales, o presuntos simpatizantes de cualquier régimen o idea considerada contraria a los intereses de EEUU.
Lo más preocupante de estas opiniones, es que se producen en EEUU y por lo tanto, pronto pueden ser exportadas a otros países, siguiendo “la inspiración norteamericana”.
¿Cuánto tiempo tardaríamos en verlo en Francia, con la excusa de su lucha contra el terrorismo islamista? ¿O en Alemania?
Content Protection by DMCA.com

COMMENTS

DMCA.com Protection Status