4 casos de barcos fantasma

  Existen incidentes en alta mar que hielan la sangre. Escenarios de crímenes sin resolver en donde las explicaciones oficiales, racionales,

10 simbolos egipcios para conocer
La leyenda de la princesa egipcia que fundó Escocia
10 maravillas que podrían tener origen extraterrestre

 

Existen incidentes en alta mar que hielan la sangre. Escenarios de crímenes sin resolver en donde las explicaciones oficiales, racionales, las que dicta el sentido común no pueden ser aplicables ante las imágenes de pesadilla en las que se encuentran a los marineros. Hoy en ufopolis vamos a estudiar cuatro casos de barcos encontrados en alta mar en donde al parecer se produjeron ataques de naturaleza desconocida. En 1947, el buque holandés SS Ourang Medan envió una llamada de socorro que fue recibida por varias naves cercanas. El mensaje era corto, con algunas de sus partes indescifrables:
“Todos los funcionarios, entre ellos el capitán, están muertos en el cuarto de derrota y el puente. De la tripulación posiblemente todos también estén muertos”.
Poco después se escucharon las palabras: “me muero…” para finalizar la transmisión de radio. ¿Qué había pasado? La tripulación de un buque que estaba en la zona fue en su ayuda para rescatar a los sobrevivientes a bordo del SS Medan Ourang. Se encontraron el infierno.
Barco Ourang Medan antes de hundirse
A medida que los equipos de rescate subieron y entraron en la cubierta de carga afirmaron que los marineros del puente habían fallecido y tenían el rostro… transfigurado. La descripción es de las que quitan el hipo: “los rostros congelados fueron vueltos hacia el sol, las bocas estaban abiertas abierta y los ojos mirando hacia arriba. El autor de los mensajes de SOS, estaba también muerto y su mano aún en aparato de Morse. Los ojos bien abiertos y mostrando los dientes. Extrañamente, no había señales de heridas o lesiones en cualquiera de los cuerpos.
Todos los tripulantes fueron encontrados muertos con los brazos extendidos, como si quisieran señalar o alcanzar algo en el momento de su muerteTodos los rostros de los tripulantes muertos estaban paralizados de horror. A medida que intentaron entrar en la bodega de carga, una súbita explosión seguida de un incendio se extendió rápidamente consumiendo la nave. Posible reacción de cianuro de sodio con agua de mar, podríamos pensar. Un envenenamiento masivo.
Algunos investigadores exponen que el caso Ourang Medan solo puede explicarse con la presencia de un ovni.
El problema fue que no se encontraron rastros de intoxicación en ninguno de los cadáveres. Nadie pudo determinar lo que pasó en la nave, ya que la nave se hundió rápidamente en el océano. Un caso tremendo y extremo dentro de la casuística de este tipo de hallazgos. En circunstancias similares está el caso del MV Joyita. En 1955, un barco velero llamado así realizó un viaje de dos días a las Islas Tokelau con 25 pasajeros y una carga ligera. Nunca llegó a su destino y tampoco hubo señales de socorro. Se organizó una misión de búsqueda y rescate, pero sin éxito. El barco fue encontrado un mes más tarde, pero sin nadie a bordo. Inundado y parcialmente sumergido. El cuaderno de bitácora del barco y el equipo de navegación habían desaparecido. De nuevo, la pregunta, ¿Qué demonios había pasado?
Así se encontró al MV Joyita
Tampoco estaba la embarcación auxiliar, ni los 3 botes salvavidas, ni la comida. La radio se encontraba en perfecto estado de funcionamiento y ajustada a la frecuencia de emergencia, aunque solamente tenía un alcance de dos kilómetros. Las primeras investigaciones determinaron que la nave comenzó a hundirse y los pasajeros tuvieron que abandonar la embarcación, pero el misterio comenzó cuando los investigadores se dieron cuenta de que el barco estaba en condiciones perfectas de navegar. Solamente había una pequeña cantidad de agua en el interior del barco que se debió principalmente a la entrada de agua por las olas durante semanas de abandono. Los botes salvavidas estaban diseñados para tener una buena visibilidad y que no se hundieran con facilidad. Tendrían que haberlos rescatado, pero no estaban. El misterio aumentó cuando descubrieron que casi todas las ventanas de la nave estaban rotas y el motor principal estaba cubierto con colchones por alguna extraña razón. Uno de los pasajeros, que era médico, había dejado su maletín en la cubierta con trapos ensangrentados.

Los relojes del barco se detuvieron a las 22:25h

A esa se pararon, excepto, eso sí el reloj de pie de la cabina del capitán, que mostraban una hora completamente diferente. Ese detalle es interesantísimo porque ocurre lo mismo en varios eventos ovni recogidos por todo el mundo. Nunca más se supo de la tripulación ni lo que ocurrió en realidad.
La presencia de ovnis también aparece en incidentes como el de la Isla de los Cangrejos, en Brasil.
Si seguimos en nuestro interesante recorrido tenemos que hacer una parada en la fragata británica Atlanta, desaparecido en enero de 1880. Iba de las islas Bermudas a Inglaterra. Desapareció con 290 personas a bordo muy cerca de las islas Bermudas.El buque de entrenamiento Atlanta era uno de los motivos de orgullo del almirantazgo británico a finales del siglo XIX. Se trataba de un leviatán marino capaz de transportar a más de 400 tripulantes y que servía como barco de entrenamiento de los futuros cadetes del imperio. Pero a finales del mes de abril de 1.880 la marina andaba preocupada por el paradero de su buque-escuela. El pasado enero el Atlanta había zarpado de las islas Bermudas rumbo a Inglaterra, con lo que tendría que haber arribado al puerto de Portsmouth a principios de marzo. El retraso de casi dos meses presagiaba lo peor. El buque de guerra Avon reportó el hallazgo de restos de un naufragio en las Azores, en la ruta del Atlanta, pero no se pudieron identificar los restos. Pasaron los meses y no había ni rastro del barco ni de su tripulación, o supervivientes. Nada.
Entonces ocurrió un hecho de lo más curioso. Empezaron a aparecer mensajes de los cadetes en varios sitios, tanto cartas a sus familias como notas desesperadas solicitando ayuda. Finalmente todas se probaron fraudulentas, impulsadas seguramente a bromistas por el seguimiento sensacionalista de la prensa británica. Pero de todas estas notas, hubo una que presenta signos de poder tomarse en serio. Se trata deuna página de una agenda personal aparecida en la costa norteamericana, que llevaba garabateado este texto:

<18 de abril de 1.880. Buque de entrenamiento Atlanta. Nos estamos hundiendo en la longitud 27º, latitud 32º. Quien quiera que encuentre este mensaje, que lo dé a conocer… John L. Hutchings>

Lo importante de la nota es la posición que se cita, prácticamente la misma en la que el Dei Gratia encontró el Mary Celeste, otro buque fantasma que fue descubierto sin su tripulación.
¿Qué buscaría el fenómeno ovni presentándose ante estos barcos?
Aunque quizá el emplazamiento más curioso sea el del carguero Snoboy. Desaparecido el 1 de Julio de 1963, era un pesquero pequeño, de solo 20 metros de eslora y con 40 pescadores a bordo. Iba en ruta de Jamaica a Cayo Nordeste cuando desapareció con toda su tripulación. Muchos testimonios se refieren a sucesos poco habituales, como la parada total de los equipos de a bordo, fenómenos visuales incomprensibles u observaciones de curiosas luces submarinas. En esa misma zona, el remolcador de salvamento Good News, que cubría la ruta entre Puerto Rico y Fort Lauderdale en 1966 se vio repentinamente rodeado por una neblina muy espesa y sacudido por un mar encrespado. El compás y los instrumentos eléctricos se descompusieron enseguida, pero cuando el navío salió de esa bruma misteriosa, el mar estaba calmado y los instrumentos funcionaban de nuevo normalmente.
El mismo tipo de contratiempo le sucedió en 1972 al piloto Chuck Wakely cuando volaba entre Bimini y Miami. Creyó ver que las alas de su avión se volvían translúcidas y en pocos minutos la cabina de pilotaje era inundada por una extraña luz, mientras el aparato cambiaba de dirección sin que él pudiera evitarlo. Finalmente la luz se desvaneció y los instrumentos volvieron en seguida a operar en forma normal. En 1975, en la misma zona existe otro incidente de una lancha costera, la Diligence, que iba en auxilio de un carguero en llamas.  Su radio se apagó bruscamente sin razón alguna. La tripulación vio unas misteriosas luces verdes que caían del cielo mientras eso ocurría. La investigación posterior no pudo, tampoco en ese caso, entregar ninguna explicación racional de esos fallos eléctricos y de estos extraños fenómenos . ¿Qué se oculta en los mares que parece atacar a los marineros a bordo de este tipo embarcaciones? ¿Dónde están las tripulaciones de los barcos que se encuentran desiertos? Os esperamos en los comentarios y os dejamos con el caso del lago Baikal en donde también se encuentran curiosísimas anomalías

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS

DMCA.com Protection Status