“Biohackers”: ¿podemos crear súper humanos?

“Biohackers”: ¿podemos crear súper humanos?

La NASA quiere crear el punto más frío del Universo
Paracelso y un manual para crear homúnculos
¿El fin de la muerte?Empresa se prepara para clonar parientes fallecidos y crear bebés a deseo de los padres

es/wp-content/uploads/2016/08/1-1.jpg”>

Todos hemos escuchado o leído de quienes son los “hackers” de internet, y siempre suelen evocar algo negativo respecto a lo que ellos representan. Aunque la gente no lo crea, existe una ética del hacker y muchas comunidades dejarán por fuera a quienes no la cumplan; la mayor parte de los hackers “legítimos” rechazarán, así mismo, que se denomine con tal nombre a personas que utilizan sus habilidades para hacer daño a terceros.

Pero ¿ quienes son los “biohackers”?, ¿tiene algo que ver con los hackers informáticos?.A grandes rasgos, los biohackers son profesionales que alteran el ADN u otros aspectos de la genética de animales, plantas e incluso seres humanos con el fin de dotar a dichos organismos de nuevas aplicaciones. Evidentemente, esta profesión aún está dando sus primeros pasos pero es previsible que con el tiempo sea una práctica más que habitual; de hecho, ya está consiguiendo algunos resultados a nivel funcional. La relación que guardan con sus “colegas” informáticos es la de  entrar otras áreas del conocimiento, y su incesable apetito por soluciones, y por alternativas a los sistemas actuales. En este caso, hablaríamos de la biología humana y de la medicina, y de la posibilidad (según los biohackers) de alterarlas hacia nuestro favor.

El cuerpo humano es el resultado de cerca de 3 mil millones de años de evolución. Es una obra maestra de la ingeniería capaz de reaccionar en centésimas de segundo, procesar millones de datos al día y mantener reservas energéticas para futuras necesidades. Sin embargo, ¿estamos aprovechando su máximo potencial?. Mas bien no, pero podríamos modificarlo para que fuera incluso más eficiente.

La pregunta es inevitable, ¿qué peligros entraña todo esto?. Los peligros de esta experimentación son bastante obvios: alterar un sistema tan extraordinariamente complejo como es el cuerpo humano. Sin embargo, paso a paso, y aprendiendo de sus errores, los biohackers comienzan a anotarse sus primeras victorias. Las tecnologías que desarrollan, aunque un tanto riesgosas, están abiertas para que cualquiera pueda experimentar con ellas y aportar su grano de conocimiento a la disciplina.

Así como los hackers tradicionales de internet buscan la libertad de la información, los biohackers presionan por el abaratamiento de las tecnologías ya existentes que permitirían realizar (por ejemplo) experimentos genéticos en un garaje. Análogamente, muchos consideran que la fusión del hombre con la tecnología no solo es posible, sino deseable, y se dedican a intervenir su cuerpo con máquinas caseras que se supone mejorarán su desempeño.

Así mismo, hay una corriente de este movimiento que habla sobre la posibilidad de usar drogas psicoactivas para mejorar el desempeño del cerebro humano. Sobre este campo se ha experimentado más bien poco, pero la ilusión sigue siendo que, eventualmente, se encontrarán sustancias capaces de potenciar las capacidades del individuo sin consecuencias negativas a mediano o largo plazo.

Las variantes más radicales de este movimiento tienen contacto cercano con elbiopunk y la ideología del transhumanismo (es decir, la idea de que el hombre debe moverse a nuevos estadios de evolución modificando voluntariamente su cuerpo), y consideran que las potencialidades del cuerpo y la mente humana no se han explorado por motivo de un sentido erróneo de la moral.

En España es un movimiento tan nuevo que todavía no ha acabado de explosionar, por lo que está lejos de otras potencias europeas en este sector. Concretamente, en el Viejo Continente la ventaja en la materia la llevan Suiza, Holanda y Francia. El primero cuenta con un buen número de grupos y está haciendo avances con cierta rapidez. 
Pero en potencias a nivel mundial, la palma se la lleva Estados Unidos. Allí uno de los principales referentes es Amaal Graafstra, que tiene su base en Seattle, en la coste noroeste del país. Para él un biohacker es alguien “que ve el cuerpo como una máquina simple acostumbrada a las experiencias y a explorar el mundo a través del cerebro. El cuerpo es genial, pero puede ser mejorado”
Para Graafstra “la revolución del biohackinges posible porque la gente está volviendo a los garajes, a investigar por ellos mismos”. “Se ha hecho un avance bastante grande en los últimos cinco o 10 años. Y en Estados Unidos se ha creado una comunidad bastante fuerte”,según afirma en una entrevista en ELMUNDO.ES.

Otro  personajes que ha modificado su cuerpo de manera permanente es Lepht Anonym, quien ha llegado a integrar dispositivos electrónicos en su cuerpo para obtener nuevos sentidos e interactuar con sus aparatos. En este momento se encuentra desarrollando un proyecto llamado Southpaw, el cual adaptaría a la rodilla un dispositivo que, permanentemente, le indicara al cerebro de su poseedor la ubicación del norte geográfico. 

Otros avances del Biohacking involucran el desarrollo de visión nocturna y la creación de aparatos para aprovechar (e interactuar con) la energía eléctrica desarrollada por los músculos humanos.

Sobre las aplicaciones del biohacking en la vida cotidiana, Núria Conde, doctora en biología sintética, destaca el caso de Meredith Patterson, una investigadora estadounidense que desarrolló bacterias modificadas genéticamente que se iluminaban al contacto con la melamina, una sustancia química letal para los humanos y que durante un tiempo contenían algunos productos lácteos de países asiáticos. Lo hizo a través del ADN de las medusas y salvó vidas. (Elmundo.es)
Pero de momento este tipo de avances son difíciles de ver en España. El problema es, como casi siempre, el dinero. “A nivel privado es muy complicado conseguir financiación. Básicamente porque es dificilísimo monetizar este tipo de procesos. A todo el mundo le echa para atrás tener que hipotecarse con un crédito de 50.000 o 100.000 euros cuando no tiene garantías de poder rentabilizar su proyecto”, aseguran en el centro de investigación “Do It Your Self”, ubicado en Barcelona . Además,  las instituciones públicas no apoyan, de momento, este tipo de iniciativas. “Hay becas y muchos concursos, pero es complicado conseguirlas”, lamentan. 
Lo que está claro es que sea en potencias como EEUU o en países donde apenas comienza como España el biohacking es ya una realidad que en pocos años formará parte de nuestras vidas. ¿Microchips instalados en el brazo para abrir puertas?, ¿bolígrafos hechos con bacterias?… 

Resulta interesante cómo mientras que algunos científicos afirman que la eventual evolución digital pone en peligro a la humanidad (y proponen buscar medios para contenerla), los biohackers proponen forzar una evolución humana queeventualmente podría competir con estas máquinas. ¿Será que el futuro nos depara una guerra entre máquinas inteligentes y humanos súper desarrollados?

Despues de leer este post, ¿serías capaz de modificar así tu cuerpo? ¿Te gustaría experimentar con ello?, ¿Querrias ser un superhumano?.

Misterios y Conspiraciones

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS

DMCA.com Protection Status