La muerte no existe según la fisica cuántica

Esta semana, vamos a hablar sobre física cuántica,  o mejor dicho, sobre como la física cuántica explicaría la

4,650 AC Y ANTERIORES LLEGADAS DE NIBIRU: Hechos de sus últimas pasadas.
Thomas Edison SE COMUNICABA CON LOS MUERTOS con una maquina que construyó el mismo
Documental de la BBC asegura que Jesús era un monje budista llamado Issa.

Esta semana, vamos a hablar sobre física cuántica,  o mejor dicho, sobre como la física cuántica explicaría la vida después de la muerte, o la ausencia de la muerte propiamente dicha.

Robert Lanza, biólogo celular, defiende en un artículo en su sitio web la denominada teoría del biocentrismo; esta teoría defiende que el universo existe en la medida que un individuo sea consciente de él. 

Siempre se ha pensado que el universo es la fuente de toda vida, pero si nos guiamos por esta interesante teoría sería al revés, la vida es la fuente del universo. Siguiendo esta premisa, el tiempo y el espacio son solo conceptos mentales, por lo que la muerte tal y como la conocemos no existe porque no hay límites verdaderos para definirla; por lo que sería solo un concepto mental.
Esta teoría esta hermanada, según Lanza, con la teoría del multiuniverso (universos paralelos), que tiene mucha aceptación entre los físicos teóricos, esta teoría dice, como expliqué en mi artículo “viajar en el tiempo, ¿es posible?”, que nuestras acciones pueden tener diferentes repercusiones simultáneas en diferentes universos.
Las pruebas de la física cuántica 
Según Lanza, el experimento de la doble rendija, usado en física cuántica, es la mejor prueba de cómo la percepción de una persona puede incidir en su entorno. En este experimento, los científicos observan una partícula pasar a través de una ranura como lo haría una bala disparada por un cañón. Sin embargo, cuando no están observando, la partícula cambia su comportamiento y lo hace como si fuera una onda. Los físicos han argumentado esto asegurando que las partículas pueden actuar como dos entidades separadas a la vez, esto cambia por completo la percepción que tenemos del espacio y el tiempo.

Es fácil rayarse con todo esto, ¿verdad? Lanza propone un ejemplo más sencillo: Mira el cielo, ¿es de color azul verdad? Sin embargo si nuestras células receptoras fueran modificadas para ver el cielo verde, ¿significa que el cielo alguna vez fue de color azul o en realidad era nuestra percepción de él?. 
Bien, respecto al tema que nos ocupa, la muerte, Lanza asegura que “nuestra vida es una flor eterna que vuelve a florecer en el multiuniverso”.
Y concluye diciendo: “La vida es una aventura que trasciende a nuestra forma lineal de pensamiento. Cuando morimos, no lo hacemos en un sistema aleatorio de bolas de billar que caen en un agujero, sino en un sistema de vida de la que no podemos escapar”.

Una teoría interesante y que no deja indiferente a nadie. Y hasta aquí este lunes, insólitos, espero que hayáis disfrutado de esta teoría tanto como yo, aunque no es posible demostrar nada al cien por cien, siempre es entretenido debatir con un buen café sobre estos temas que tanto nos da que pensar.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS

DMCA.com Protection Status