Una nueva técnica para reciclar dióxido de carbono y tener una excusa para cobrarnos por ello

Una nueva técnica para reciclar dióxido de carbono y tener una excusa para cobrarnos por ello

El objetivo es construir hojas artificiales que emulen la fotosíntesis de las plantas y transformen el CO2 en fuente de energía.

La nueva filtración de Snowden desentraña el misterio de una base militar de EE.UU. en Europa
Nueva guerra global: “No se lucha por territorios, sino por las palancas de la conciencia de masas”
Una extraña y nueva molécula hallada en el espacio podría resolver uno de los misterios de la vida

El objetivo es construir hojas artificiales que emulen la fotosíntesis de las plantas y transformen el CO2 en fuente de energía.

es/wp-content/uploads/2016/08/industry-611668-960-720_0.jpg”>

El dióxido de carbono o C02 es el gran villano de los tiempos modernos, un compuesto químico que está en boca de todos y que pone en entredicho el futuro de nuestros descendientes. Medioambientalistas, expertos y políticos intentan por todos los mediosreducir las emisiones de este gas procedente de la quema de combustibles fósiles, aunque también existe una solución alternativa: capturarlo o “secuestrarlo” (como se dice en el argot científico) y, después, reciclarlo como fuente de energía.

SEGURO QUE TE INTERESA…

La idea básica es imitar a las plantas, capaces de convertir el C02 en energéticos azúcares. Para llevar a cabo esta compleja transformación, los vegetales utilizan enzimas como sustancias catalizadoras, es decir, con la propiedad de acelerar las reacciones químicas. Ahora, un grupo de investigadores de Laboratorio Nacional Argonne ha presentado su propia técnica de secuestro y reciclaje de C02 basada en un compuesto metálico llamado tungsteno-diselenido.

Con este catalizador, los científicos del centro estadounidense han logrado convertir el C02 en monóxido de carbono, que aunque también es un gas de efecto invernadero, luego puede transformarse fácilmente en combustibles como el metanol.

“Los árboles obtienen energía de la luz, el agua y el dióxido de carbono para fabricar su combustible. En nuestro experimento, los ingredientes son los mismos, aunque el producto sea diferente”, ha explicado Larry Curtiss, uno de los autores del trabajo. El objetivo es construir hojas artificialesrecubiertas con nanocopos de tungsteno-diselenido que reproduzcan las reacciones químicas de la fotosíntesis vegetal y que, a partir de la luz, el agua y el dióxido de carbono, fabriquen monóxido de carbono. El estudio ha sido publicado por la revistaScience

Misterios y Conspiraciones

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS