Tras experiencias telepáticas, doctor ahora combina ciencia y espiritualidad

Tras experiencias telepáticas, doctor ahora combina ciencia y espiritualidad

Más Crop Circles: ahora en Alemania y Reino Unido 28 y 29 de junio
La paradoja de Monsanto: ahora quiere producir orgánicos
Siguen Apareciendo Extrañas Anomalías Atmosféricas, ahora en Croacia

es/wp-content/uploads/2016/09/Rick-Sheff-674×450-674×400-1.jpg”>

El Dr. Rick Sheff, se crió en la cultura judía, pero esencialmente fue ateo. En la Pascua, su familia solía sentarse en rueda para dialogar sobre las posibles explicaciones científicas del cruce del Mar Rojo durante el Éxodo.

“Estoy seguro que Moisés conocía los gráficos de mareas”, bromeaba su padre. Para ellos, era la ocasión de recordar una victoria política encabezada por la figura histórica de Moisés. No se trataba de Dios. Aprendió a una edad temprana que la ciencia mantiene respuestas de cómo trabaja el mundo.

Como médico, Sheff compartió experiencias con sus pacientes que parecían desafiar los conocimientos médicos corrientes. Fue capaz de descartarlos uno a uno como sucesos extraños, anomalías; pero estos “puntos de datos”, como él los llama, comenzaron a tener sentido.

Dos destacados puntos de los datos -experiencias de telepatía- crearon grietas en su armadura de certeza atea y perturbaron que él llama su “red de creencias” basada en la ciencia moderna. La reconstrucción de esa red requirió entretejer la espiritualidad y un nuevo paradigma científico.

¿Cuál es su ‘red de creencias’?

Sheff es médico de familia, un autor y director médico de consulta sanitaria para la Compañía Greeley. Estudió filosofía en la Universidad de Oxford antes de atender la Escuela de Medicina en la Universidad de Pennsylvania.

Como estudiante de filosofía, aprendió sobre el famoso filósofo estadounidense Willard Van Orman Quine (1908-2000), quien acuñó el término “web para la red de creencias”.

Sheff resumió: “Cada una de nuestras funciones es una red personal de creencias. Piense en esto como una red de refuerzo mutuo con afirmaciones de conocimiento acerca del mundo”.

“Cuando nos encontramos con un punto de datos de alguna experiencia o un resultado científico que no se ajusta a nuestra red de creencias, tenemos tres opciones”, dijo él. La primera opción es negar que se trate de “datos”.

Podemos decir “es tan sólo una coincidencia”, o en un estudio científico podríamos suponer que es un error de medición. Los científicos pueden decir, por ejemplo, “Hasta que el estudio no se repita en un cierto número de personas de forma independiente, no voy a aceptar los datos como válidos. No es de datos”.

“Cuando nos encontramos con datos de alguna experiencia o un resultado científico que no se ajusta a nuestra red de creencias, tenemos tres opciones”. Dr. Rick Sheff .

La segunda opción es aceptarlo como datos anormales. Se queda en la periferia de la red de creencias que no influye en el núcleo. Podríamos decir, “Eso es raro”, o “Eso es muy inusual” y dejar de pensar en ello.

La tercera opción es permitir que se establezca su residencia -cada vez más profunda- en la red de creencias, causando cambios en el núcleo. Esto es lo que finalmente le pasó a Sheff.

Los puntos de datos finalmente rompieron la red de su creencia. “Al principio, la ruptura me fue dolorosa, pero el resultado es más alegría de lo que jamás pude imaginar”. Ese es el origen del título de su libro, “Alegría Destrozada”, en ella cuenta su historia y se analiza lo que él ve para el futuro de la ciencia, una ciencia que se concilia con la espiritualidad en lugar de oponerse a ella.

Experiencias de ‘Telepatía’

Sheff tuvo un paciente, un bebé de 6 meses de edad, de nombre Ryan, que tenía una enfermedad terminal. La enfermedad llegó de repente, y comprensiblemente Tom, el padre del bebé, tenía dificultades para aceptar que su bebé iba a morir. Ryan aguantó mucho más de lo esperado, pero estaba en muy mal estado.

Un sentimiento de intuición sin precedentes se apoderó de Sheff.

Él sintió que Ryan podría estar aguantando porque sabía que su padre no sería capaz de aceptar su muerte. Sheff nunca había pensado o dicho algo parecido a lo que le dijo Tom: le sugirió acercarse a la cama de Ryan y decirle que estaba bien si se iba. El bebé murió dos horas después.

“Mi parte científica me decía que todo esto era sólo una coincidencia”, Sheff lo escribió en su libro. “Etiquetar una coincidencia preservaría mi fe en la ciencia, para la que yo había sido entrenado”.

“Etiquetar una coincidencia preservaría mi fe en la ciencia, en la que yo había sido entrenado”.  Dr. Rick Sheff.

Marsha, la esposa de Sheff, estaba embarazada. Su mejor amiga, Susan, también estaba embarazada.

A las 4:30 a.m., una madrugada, Marsha despertó de un profundo sueño y dijo: “Susan está dando a luz, lo sé”. Ella sintió un hormigueo, una energía que corrió por todo su cuerpo. Aunque no estaba en contacto con Susan, estaba segura de ello, finalmente se volvió a dormir. Más tarde se descubrió que Susan había comenzado a sentir las contracciones a las 4:30 a.m.

“De repente supe que las personas pueden comunicarse a distancia”, dijo Sheff. Le contó a un colega médico acerca de la experiencia. El médico respondió: “No hay datos, es sólo una coincidencia”.

En su libro, Sheff describió su reacción: “¿Qué quiere decir coincidencia?” Las probabilidades estadísticas de Marsha, el despertarse precisamente en el mismo momento que Susan despertó con su primera contracción y que Marsha fuera inundada con energía sabiendo que Susan comenzaba a dar a luz, ese momento es tan sumamente pequeño que algo debió haberlo causado.

“Llamar a eso una simple coincidencia, es un indignante acto de fe. Eso no es buena ciencia”.

Él dijo a La Gran Época que si alguien hubiese llegado con un cuento similar cuando todavía estaba enredado en el materialismo absoluto, habría tenido la misma respuesta. Sheff no se resiente ante gente como este amigo médico; entiende su punto de vista.

“Para el que cree, ninguna prueba es necesaria. Para el que no cree, ninguna cantidad de pruebas es suficiente”. San Ignacio de Loyola

Citó a San Ignacio de Loyola: “Para el que cree, ninguna prueba es necesaria. Para el que no cree, ninguna cantidad de pruebas es suficiente”.

“¿Debe ser siempre así?”, Preguntó Sheff.

El nuevo paradigma

“Mira, Rick” -dijo el médico amigo de Sheff cuando más tarde Sheff discutió un cambio de paradigma en la ciencia- “yo no dudo que usted haya tenido esas experiencias subjetivas que ha compartido con nosotros a lo largo de los años. Pero éstas son sólo eso, subjetivas. Eso no es ciencia. La ciencia requiere de datos, datos públicos que otros puedan probar, reproducir, y refutar. Sea lo que sea que esté haciendo, por favor, no confundirlo con ciencia”.

Tenía razón, Sheff necesitó de más. “Un buen científico sigue los datos dondequiera que se encuentren, en lugar de truncar esa búsqueda basada en nociones o teorías preconcebidas. Había tenido el valor de perseguir estos puntos de datos que me habían llevado a unirme al creciente grupo de solicitantes para el nuevo paradigma científico. Pero él tenía razón. Mis puntos de datos no pasaron bien la prueba de la ciencia”.

Él estaba en lo correcto. Mis puntos de datos no pasaron bien la prueba de ciencia. Dr. Rick Sheff

Exactamente una semana después, Sheff conoció al Dr. William Tiller -Ph.D, y en el trabajo de Tiller encontró lo que piensa podría ser la base del nuevo paradigma.

Tiller ha tenido una exitosa carrera en el mundo de la ciencia convencional. Es un profesor emérito de la Universidad de Stanford y ex presidente del Departamento de Ciencia de materiales e ingeniería de Stanford, con numerosos artículos publicados en revistas revisadas por pares.

Pero, como Sheff, él siente que la ciencia debe tener un cambio de paradigma en la escala de Copérnico. El Dr. Tiller dijo a La Gran Época en una entrevista en 2014: “Hay miles de personas que en los últimos 150 años hicieron este tipo de cosas notables, poniendo la parapsicología en categoría de ciencia, lo que la ciencia ortodoxa ha querido ocultar porque sus resultados no son internamente consistentes”.

“Cualquier cosa que no se ajuste a un tipo de resultado, ni a la metodología de conseguirlos, piensan que es basura”, dijo él.

Una mejor e importante visión de Tiller, es aquella fascinante influencia que Sheff pueda hacer valer sobre los científicos dando resultados a los experimentos con sus propias intenciones.

Los experimentos de Tiller han sugerido que la intención humana puede cambiar los niveles de pH del agua, la actividad de una enzima en un tubo de ensayo, y los procesos biológicos en un organismo vivo. Él ha hecho una serie de experimentos que muestran los impactos físicos que puede tener la intención humana.

Sheff escribió en su libro internalización de Tiller: “Desde la época de Descartes, Bacon y Newton, en la investigación de las ciencias físicas ha descansado una suposición implícita de que no hay calidad humana de conciencia, intención, emoción, mente o que el espíritu puede reducir significativamente la influencia experimental del destino, diseñado en la realidad física”.

Se trata de “un supuesto básico de una red ampliamente compartida de creencias, pero no de un ‘hecho’ en forma comprobada”, escribió él.

Lecciones para el futuro en la historia de la ciencia

A finales de siglo XIX muchos científicos sintieron que ya se habían hecho todos los grandes descubrimientos, dijo Sheff. Ellos tuvieron comprensión del electromagnetismo y la termodinámica, se formuló la tabla periódica, e Isaac Newton había establecido un paradigma para los físicos.

Pero hubo puntos de datos que no encajaban en ese momento. Las aberraciones en la órbita de Mercurio no se podían explicar con la física de Newton, por ejemplo. Albert Einstein en su hipótesis de que la velocidad de la luz no es constante en general, pero es constante a partir de cualquier sistema de referencia dado, fue un cambio de la comprensión Newtoniana.

La teoría de la relatividad de Einstein inició otro cambio de paradigma y nos expuso que el espacio y el tiempo no son como pensábamos. La mecánica cuántica estimula otro cambio, y el paradigma de hoy incluye a la mecánica cuántica y a la relatividad en general.

Sheff preguntó: “¿Acaso alguien piensa que ese es el punto final, el paradigma final, o la verdad?”

Misterios y Conspiraciones

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS

DMCA.com Protection Status