Basilisco

Es un animal de la mitología del cual hay varias descripciones, pero en lo que todas las versiones coinciden es que su poder mortífero estaba en su poderoso veneno, en su ácido aliento e incluso en su mirada con la que podía matar.

También su nacimiento tiene más de una explicación: dice la leyenda que surgía a partir de un huevo redondo (no ovalado como los comunes) puesto por una gallina e incubado por un sapo; mientras que otra versión afirma que el huevo es puesto por un gallo e incubado por una serpiente y en este caso sus características son las de ambos, ya que tiene cuerpo de gallo (con cresta incluida) y la lengua de la serpiente con su mortífero veneno; mientras que en otros casos era considerado una serpiente de un tamaño no muy significativo, con una cresta en su cabeza en forma de corona, lo que llevaba a que fuese considerado "el rey de las serpientes".

Además de su veneno y del poder de matar con la mirada, su aliento marchitaba las plantas a su alrededor y resquebrajaba las piedras, por lo que producía prácticamente un desierto en derredor, donde habitaba. Los únicos métodos para matarlo era haciéndolo escuchar el canto de un gallo, el cual lo aterrorizaba o bien enfrentándolo con una comadreja, el único animal capaz de vencerlo; ya en la Edad Media los hombres idearon un nuevo método, el cual consistía en enfrentarlo a un espejo, dado que se mataba a si mismo con su mirada. También en esa época surgen descripciones que lo muestran como un gallo de cuatro patas, con plumas amarillas, grandes alas y cola de serpiente, que podía tener cabeza de gallo o bien de serpiente.

La bella durmiente peruana.
Titanes: HIPERIÓN
La cabaña Brunckow.
es/wp-content/uploads/2016/10/basilisco” class=”ff-og-image-inserted”>

Es un animal de la mitología del cual hay varias descripciones, pero en lo que todas las versiones coinciden es que su poder mortífero estaba en su poderoso veneno, en su ácido aliento e incluso en su mirada con la que podía matar.

También su nacimiento tiene más de una explicación: dice la leyenda que surgía a partir de un huevo redondo (no ovalado como los comunes) puesto por una gallina e incubado por un sapo; mientras que otra versión afirma que el huevo es puesto por un gallo e incubado por una serpiente y en este caso sus características son las de ambos, ya que tiene cuerpo de gallo (con cresta incluida) y la lengua de la serpiente con su mortífero veneno; mientras que en otros casos era considerado una serpiente de un tamaño no muy significativo, con una cresta en su cabeza en forma de corona, lo que llevaba a que fuese considerado “el rey de las serpientes”.

Además de su veneno y del poder de matar con la mirada, su aliento marchitaba las plantas a su alrededor y resquebrajaba las piedras, por lo que producía prácticamente un desierto en derredor, donde habitaba. Los únicos métodos para matarlo era haciéndolo escuchar el canto de un gallo, el cual lo aterrorizaba o bien enfrentándolo con una comadreja, el único animal capaz de vencerlo; ya en la Edad Media los hombres idearon un nuevo método, el cual consistía en enfrentarlo a un espejo, dado que se mataba a si mismo con su mirada. También en esa época surgen descripciones que lo muestran como un gallo de cuatro patas, con plumas amarillas, grandes alas y cola de serpiente, que podía tener cabeza de gallo o bien de serpiente.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS

DMCA.com Protection Status