DMCA.com Protection Status

El terrorismo que viene

Los recientes incidentes con drones sobrevolando puntos estratégicos de Paris y el caso del pequeño drone estrellado en los jardines de la Casa Blanca, han encendido las alarmas entre los servicios de seguridad occidentales, según sostiene la web Debka.com.

Dama de Elche tecnología antigua
Esta foto nunca antes vista de un OVNI con forma de balón de fútbol con un alienígena de tres ojos a bordo ha convencido a un experto de que es REAL
La misteriosa pieza ‘Lolladoff’ una piedra de 12000 años de antigüedad

Los recientes incidentes con drones sobrevolando puntos estratégicos de Paris y el caso del pequeño drone estrellado en los jardines de la Casa Blanca, han encendido las alarmas entre los servicios de seguridad occidentales, según sostiene la web Debka.com.
es/wp-content/uploads/2015/03/DRONES001.jpg”>
Según Debka, los servicios de seguridad aún no han sido capaces de desarrollar contra-medidas efectivas para afrontar la posible amenaza de un pequeño drone cargado con una pequeña carga explosiva, que pudiera ser utilizado como artefacto terrorista.

El Servicio Secreto estadounidense está planeando ejercicios de entrenamiento para mantener la Casa Blanca y el Capitolio a salvo de drones “terroristas”. Escuadrones de pequeños drones sobrevolarán los dos sitios durante varias madrugadas para poner a prueba los métodos de protección de edificios sensibles en EEUU.
La amenaza de los drones suicidas resultaría relativamente barata y accesible para los supuestos terroristas, pues cada vehículo puede costar entre 1.500 y 5.000 dólares, dependiendo del modelo y cualquier persona puede adquirirlo, consiguiendo con ello toda una amplia gama de capacidades.

Uno de estos drones puede llegar a transportar más de un kilo de peso y tiene una autonomía de vuelo de hasta un kilómetro, pudiéndose mantener en vuelo durante media hora.
En manos de un terrorista, un drone de “juguete” podría sustituir de forma efectiva a un atacante suicida. Cargado con 400 gramos de explosivos, una cámara de vídeo de alta definición y un transmisor en miniatura, podría transmitir el ataque de forma precisa sobre cualquier objetivo designado, con cierta precisión.

Curiosamente, ninguno de los dispositivos electrónicos más avanzados, incluidos los instrumentos guiados por láser, están diseñados para destruir juguetes de plástico que pesan unos pocos gramos. Están programados para contrarrestar grandes vehículos aéreos con ciertos niveles de calor y ciertas dimensiones.

Una barrera electrónica capaz de interferir las frecuencias de un tipo de avión no tripulado, puede no funcionar para otro modelo de drone.
Así pues, ninguno de estos dispositivos puede desviar o abortar el vuelo de un pequeño drone comercial, que puede incluso ser programado previamente para realizar un plan de vuelo concreto.
Así pues, según la web Debka, la única forma actual de proteger un edificio como la Casa Blanca del ataque de uno de estos pequeños artefactos, consistiría en extender una gran red de nylon sobre los edificios…

Y la pregunta que surge aquí es: Si es tan fácil atentar con uno de estos artefactos, ¿por qué razón esos terroristas-psicópatas-fanático-malvados no lo usan para atentar contra altos mandatarios occidentales?
Ya pueden apostar que si se produce un ataque con “drones suicidas”, será contra población civil inocente…como siempre…

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS