El impacto de la resonancia Schumann

El impacto de la resonancia Schumann

La resonancia Schumann es un conjunto de ondas defrecuencia extra baja (ELF) del espectro radioeléctrico de la Tierra. Dichas ondas se originan como consecuencia de diferentes fenómenos naturales (tormetas, relámpagos..) entre la superficie de la Tierra y la ionosfera, situada a unos 55 kms de altura.



Este fenómeno lo descubrió el físico alemán Winfried Otto Schumann, que predijo matemáticamente su existencia en 1952, a pesar de ser observada por primera vez por Nikola Tesla y formar la base de su esquema para transmisión de energía y comunicaciones inalámbricas.

La frecuencia más baja, y al mismo tiempo con intensidad más alta de la resonancia de Schumann, se sitúa en aproximadamente 7,83 Hz. Esta frecuencia, que tiene una longitud de onda igual a la circunferencia de la Tierra, puede variar ligeramente dependiendo de factores diversos como las perturbaciones solares en la ionosfera, que comprime la parte externa de la cavidad ionosfera/superficie terrestre.

Valores de la resonancia Schumann

En muchos foros y páginas de Internet, se relaciona la resonancia Schumann con las ondas alfa del cerebro humano. Dichas ondas son oscilaciones electromagnéticas en las frecuencias de 8 a 12 Hz. que surgen de la actividad neuronal de las células cerebrales de la zona del tálamo. Ocurren en estados de relajación y en el momento previo al sueño.

La relación clave de este asunto es que se cree fervientemente que la resonancia Schumann y las ondas alfa, tienen que oscilar a un mismo valor para que haya "harmonía" en nuestro cuerpo/mente y que estemos en equilibrio con el planeta (muchos foros de conciencia universal y espiritualidad hablan de ello). De hecho, estudios científicos avalan que el valor de la resonancia Schumann ha ido aumentando desde la década de los 80 hasta la actualidad y que ello afecta a nuestra percepción del tiempo (las horas pasan más rápido, el día parece que tenga 16 horas en vez de 24, etc.). También se dice que experimentos como el HAARP han influido en el aumento del valor de la resonancia Schumann. Pero, ¿qué hay de cierto en estas afirmaciones? Lo cierto es que ninguna de estas teorías aporta prueba alguna real de este nexo y es muy complicado seguir una pista certera.



Parece ser que el enlace de unión entre ciencia ypseudociencia ligados a este tema tiene su base enHerbert L König, sucesor de Schumann en la Universidad de Munich, que realizó estudios sobre el efecto de las ondas electromagnéticas en los seres vivos. Algunos de esos experimentos los publicó en su libro “Unsichtbare Umwelt” (El invisible medio ambiente). En este libro se pretende demostrar losefectos biológicos de los campos electromagnéticossiguiendo métodos que se mueven en la frontera de lo científico y lo pseudocientífico.

Científicos de la NASA realizaron un experimento comandado por el profesor Wever en el cual construyeron un búnker subterráneo totalmente aislado magnéticamente e hicieron pasar unas cuantas personas a vivir allí, sometidos a variaciones de frecuencia magnética por encima de los 7,8hz. El resultado fue que las personas empezaron a tener los mismos problemas de salud: migrañas, falta de coordinación, disminución de la concentración, alteraciones del ritmo cardíaco, etc. Al volver a situar el valor en 7,8hz, se normalizaron los estados alterados de las personas, como si nada hubiera pasado.

Experimento del bunker aislado magnéticamente

Así pues, podemos afirmar que algo afecta a nuestro cuerpo si nos sometemos a variaciones de frecuencias magnéticas. Pero, ¿dichas variaciones tienen relación directa con la frecuencia Schumann? ¿el aumento del valor de esta frecuencia está provocando que notemos que el tiempo pasa más rápido? ¿Sufrimos más migrañas y faltas de atención por culpa de esta alteración? ¿Nos ayuda realizar ejercicios para adaptar nuestro cuerpo a los nuevos valores de esta frecuencia?

Cualquier ejercicio adicional que proporcionemos a nuestro cuerpo nos ayudará a sentirnos mejor con nosotros mismos y mejorar nuestra calidad de vida. Pero a día de hoy es muy complicado demostrar científicamente la relación entre la resonancia Schumann y las ondas alfa del cerebro humano, más cuando estas tienen oscilaciones muy variadas y casi nunca coinciden sus valores. No obstante, alguna relación debe haber, puesto que someter nuestro cuerpo a ondas electromagnéticas sí que parece que nos afecta en un modo u otro.

Sacad vuestras propias conclusiones

«Liber Tertio Oculus»: el libro del tercer ojo
¿Calavera alargada de Paracas grabada por la Curiosity?
LOS ROTHSCHILD: INICIO DE UNA CONSPIRACIÓN

La resonancia Schumann es un conjunto de ondas defrecuencia extra baja (ELF) del espectro radioeléctrico de la Tierra. Dichas ondas se originan como consecuencia de diferentes fenómenos naturales (tormetas, relámpagos..) entre la superficie de la Tierra y la ionosfera, situada a unos 55 kms de altura.

Este fenómeno lo descubrió el físico alemán Winfried Otto Schumann, que predijo matemáticamente su existencia en 1952, a pesar de ser observada por primera vez por Nikola Tesla y formar la base de su esquema para transmisión de energía y comunicaciones inalámbricas.

La frecuencia más baja, y al mismo tiempo con intensidad más alta de la resonancia de Schumann, se sitúa en aproximadamente 7,83 Hz. Esta frecuencia, que tiene una longitud de onda igual a la circunferencia de la Tierra, puede variar ligeramente dependiendo de factores diversos como las perturbaciones solares en la ionosfera, que comprime la parte externa de la cavidad ionosfera/superficie terrestre.

Valores de la resonancia Schumann

En muchos foros y páginas de Internet, se relaciona la resonancia Schumann con las ondas alfa del cerebro humano. Dichas ondas son oscilaciones electromagnéticas en las frecuencias de 8 a 12 Hz. que surgen de la actividad neuronal de las células cerebrales de la zona del tálamo. Ocurren en estados de relajación y en el momento previo al sueño.

La relación clave de este asunto es que se cree fervientemente que la resonancia Schumann y las ondas alfa, tienen que oscilar a un mismo valor para que haya «harmonía» en nuestro cuerpo/mente y que estemos en equilibrio con el planeta (muchos foros de conciencia universal y espiritualidad hablan de ello). De hecho, estudios científicos avalan que el valor de la resonancia Schumann ha ido aumentando desde la década de los 80 hasta la actualidad y que ello afecta a nuestra percepción del tiempo (las horas pasan más rápido, el día parece que tenga 16 horas en vez de 24, etc.). También se dice que experimentos como el HAARP han influido en el aumento del valor de la resonancia Schumann. Pero, ¿qué hay de cierto en estas afirmaciones? Lo cierto es que ninguna de estas teorías aporta prueba alguna real de este nexo y es muy complicado seguir una pista certera.

Parece ser que el enlace de unión entre ciencia ypseudociencia ligados a este tema tiene su base enHerbert L König, sucesor de Schumann en la Universidad de Munich, que realizó estudios sobre el efecto de las ondas electromagnéticas en los seres vivos. Algunos de esos experimentos los publicó en su libro “Unsichtbare Umwelt” (El invisible medio ambiente). En este libro se pretende demostrar losefectos biológicos de los campos electromagnéticossiguiendo métodos que se mueven en la frontera de lo científico y lo pseudocientífico.

Científicos de la NASA realizaron un experimento comandado por el profesor Wever en el cual construyeron un búnker subterráneo totalmente aislado magnéticamente e hicieron pasar unas cuantas personas a vivir allí, sometidos a variaciones de frecuencia magnética por encima de los 7,8hz. El resultado fue que las personas empezaron a tener los mismos problemas de salud: migrañas, falta de coordinación, disminución de la concentración, alteraciones del ritmo cardíaco, etc. Al volver a situar el valor en 7,8hz, se normalizaron los estados alterados de las personas, como si nada hubiera pasado.

Experimento del bunker aislado magnéticamente

Así pues, podemos afirmar que algo afecta a nuestro cuerpo si nos sometemos a variaciones de frecuencias magnéticas. Pero, ¿dichas variaciones tienen relación directa con la frecuencia Schumann? ¿el aumento del valor de esta frecuencia está provocando que notemos que el tiempo pasa más rápido? ¿Sufrimos más migrañas y faltas de atención por culpa de esta alteración? ¿Nos ayuda realizar ejercicios para adaptar nuestro cuerpo a los nuevos valores de esta frecuencia?

Cualquier ejercicio adicional que proporcionemos a nuestro cuerpo nos ayudará a sentirnos mejor con nosotros mismos y mejorar nuestra calidad de vida. Pero a día de hoy es muy complicado demostrar científicamente la relación entre la resonancia Schumann y las ondas alfa del cerebro humano, más cuando estas tienen oscilaciones muy variadas y casi nunca coinciden sus valores. No obstante, alguna relación debe haber, puesto que someter nuestro cuerpo a ondas electromagnéticas sí que parece que nos afecta en un modo u otro.

Sacad vuestras propias conclusiones

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS