Los viajes astrales

Muchas personas han experimentado la sensación de estar fuera de sus cuerpos mientras duermen lo que se conoce como proyección astral o experiencia síquica externa, pero este no es un fenómeno moderno sino muy antiguo. Inclusive las leyendas de los tiempos prehistóricos hablan de los sabios que abandonaban sus cuerpos y se comunicaban con los dioses. En tiempos más modernos, el místico y científico Emanuel Swedenborg visitó muchas dimensiones y escribió al respecto. Thomas de Quincey abandonó su cuerpo mientras fumaba opio y se dice que Napoleón ,a punto de morir, viajó astralmente desde Santa Elena a Roma para comunicar a su madre su próximo fallecimiento.

Es importante señalar que las tribus primitivas ( los brujos africanos, los chamanes siberianos, los indios americanos, etc) siempre practicaban rituales que les permitían efectuar viajes astrales. Aún hoy en día, los aborígenes australianos entran en trance y efectúan viajes astrales cuando su tribu necesita una determinada información. Los estudiosos de la materia indican que existen dos tipos de proyección astral. La subjetiva, que se produce cuando sólo la mente del individuo abandona su cuerpo físico y siente que se halla en un lugar distinto ( o en otro plano) y la objetiva que ocurre cuando el espíritu del individuo abandona el cuerpo físico y permanece unido a él mediante un cordón umbilical electro-magnético que sólo se corta en el momento de la muerte.

Quienes han logrado la proyección astral (subjetiva u objetiva) la describen de la siguiente manera:
– Sienten un miedo muy grande al contemplar su propio cuerpo físico inerte desde el exterior.
– Experimentan fuertes vibraciones musculares y sonidos que simplemente han calificado de " extraños".
– Tienen una sensación agradable " como si flotaran o volaran en el aire"
– Atraviesan superficies materiales.

Sentir que uno sale fuera de su cuerpo debe ser , a todas luces, una experiencia impactante. Viajar hasta lugares lejanos, ver cosas que se escapan a la percepción habitual, y hasta sentir que se es algo más que un cuerpo físico, son algunas de las realidades a las que es posible acceder cuando la mente se libera del cuerpo. Los estudiosos del tema indican, además, que, después de un viaje astral, es recomendable anotar todo para poder recordar, analizar y evaluar así esta experiencia. Las personas que lo han experimentado señalan que lo más importante de la proyección astral es que existe algo más allá del cuerpo físico y que la muerte en sí no existe, solamente experimentamos un cambio de plano o de dimensión.

MISTERIOS EN EL POLO SUR : PORTAL DEL TIEMPO..
Lo que otras personas piensen de ti es su realidad no la tuya
APARECEN MILES DE PECES MUERTOS EN LAS COSTAS DE ARGENTINA, URUGUAY Y BRASIL

Muchas personas han experimentado la sensación de estar fuera de sus cuerpos mientras duermen lo que se conoce como proyección astral o experiencia síquica externa, pero este no es un fenómeno moderno sino muy antiguo. Inclusive las leyendas de los tiempos prehistóricos hablan de los sabios que abandonaban sus cuerpos y se comunicaban con los dioses. En tiempos más modernos, el místico y científico Emanuel Swedenborg visitó muchas dimensiones y escribió al respecto. Thomas de Quincey abandonó su cuerpo mientras fumaba opio y se dice que Napoleón ,a punto de morir, viajó astralmente desde Santa Elena a Roma para comunicar a su madre su próximo fallecimiento.

Es importante señalar que las tribus primitivas ( los brujos africanos, los chamanes siberianos, los indios americanos, etc) siempre practicaban rituales que les permitían efectuar viajes astrales. Aún hoy en día, los aborígenes australianos entran en trance y efectúan viajes astrales cuando su tribu necesita una determinada información. Los estudiosos de la materia indican que existen dos tipos de proyección astral. La subjetiva, que se produce cuando sólo la mente del individuo abandona su cuerpo físico y siente que se halla en un lugar distinto ( o en otro plano) y la objetiva que ocurre cuando el espíritu del individuo abandona el cuerpo físico y permanece unido a él mediante un cordón umbilical electro-magnético que sólo se corta en el momento de la muerte.

Quienes han logrado la proyección astral (subjetiva u objetiva) la describen de la siguiente manera:
– Sienten un miedo muy grande al contemplar su propio cuerpo físico inerte desde el exterior.
– Experimentan fuertes vibraciones musculares y sonidos que simplemente han calificado de » extraños».
– Tienen una sensación agradable » como si flotaran o volaran en el aire»
– Atraviesan superficies materiales.

Sentir que uno sale fuera de su cuerpo debe ser , a todas luces, una experiencia impactante. Viajar hasta lugares lejanos, ver cosas que se escapan a la percepción habitual, y hasta sentir que se es algo más que un cuerpo físico, son algunas de las realidades a las que es posible acceder cuando la mente se libera del cuerpo. Los estudiosos del tema indican, además, que, después de un viaje astral, es recomendable anotar todo para poder recordar, analizar y evaluar así esta experiencia. Las personas que lo han experimentado señalan que lo más importante de la proyección astral es que existe algo más allá del cuerpo físico y que la muerte en sí no existe, solamente experimentamos un cambio de plano o de dimensión.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS