El caso de Esther Cox

El caso de Esther Cox

​El caso de Esther Cox El caso de Esther Cox En 1879, un personaje interesado en el tema de lo paranormal, Walter Hubbell, publicó un libro

10 Historias paranormales de músicos famosos
El misterio de los extraños dioses de Tassili
Fotografían el fantasma de una niña en la mansión irlandesa de Loftus Hall

​El caso de Esther Cox

El caso de Esther Cox

En 1879, un personaje interesado en el tema de lo paranormal, Walter Hubbell, publicó un libro de su autoría titulado “The Haunted House: A True Ghost Story”. En él, se podían conocer supuestas manifestaciones de orden paranormal que se presentaban por medio o cerca de Esther Cox, una joven quien, según ella misma y Hubbel, había sido poseída por el demonio; y cuya historia se conoce popularmente como “El gran misterio de Amherst”.

Al comienzo de su obra, Hubbell menciona: “las manifestaciones que aparecen en esta historia comenzaron un año atrás; al día de hoy, nadie ha podido determinar cuál es su causa”.

Esther Cox

Cuando las manifestaciones de posesión dieron inicio, Esther Cox contaba apenas con 18 años y vivía con Olive Teed, una hermana casada; en Amherst, Nueva Escocia. Tiempo antes, Esther había sido víctima del intento de una violación; fue a partir de este hecho que los acontecimientos comenzaron a presentarse en la vida de la joven.

Dichas manifestaciones iniciaron con repetidos golpes, pasos y sonidos extraños que sucedían mayormente durante la noche; posteriormente, Esther fue víctima de ataques de epilepsia que la hacían temblar y sacudirse sin que pudiera tener control alguno de su cuerpo. Con el paso de los días, estos sucesos se presentaron con mayor regularidad, y aparecieron otros, como objetos que se movían por sí solos; o bien, se rompían.

Esther Cox es la protagonista de nuestro artículo de hoy

La familia de Esther ya había contactado con el médico local, pero este, al realizar visitas, fue testigo de diversos sucesos paranormales, como objetos moviéndose o ruidos que provenían de debajo de la cama (cuando no había nada ni nadie ahí). Incluso, en cierta ocasión, tanto el médico, como algunos miembros de la familia de Esther, observaron cómo se escribía, “por sí sola”, la siguiente frase en la pared “Esther Cox, eres mía hasta tu muerte”.

Como es normal en los casos de posesiones, con el paso del tiempo todos los fenómenos empeoran, y cada vez más personas, visitantes de la casa, fueron testigos de cómo sucedían dichos fenómenos; los cuales no tenían explicación racional alguna. El clímax de la posesión de Esther Cox llegó cuando, espontáneamente, se suscitaban incendios en la casa. La misma Esther aseguraba que podía ver a un espectro, quien la amenazaba y la seguía por toda la casa.

Walter Hubbell

Este caso llegó a los oídos de Hubbell y viajó a Amherst con el fin de alquilar una habitación en el mismo edificio donde vivía Esther Cox y su familia. Durante las semanas que pasó ahí, recogió testimonios y él mismo pudo percibir golpes, objetos flotando en el aire o moviéndose por sí solos, así como de incendios que se originaban sin motivo alguno.

Dado el misterio que rodeaba a la historia de Esther Cox, el libro de Hubbell se vendió bastante bien, y logró atraer mayor atención sobre la situación en la que se encontraba la joven. Incluso, Hubbell y Esther se embarcaron en una gira para dar conferencias; aunque esto no resultó muy bien, pues fue mayor el escepticismo que la aceptación con la que se toparon ambos.

Así, Esther Cox decidió regresar a Amherst, e intentó dejar ese pasado tan turbulento en el olvido; con el paso del tiempo, los fenómenos fueron desapareciendo, hasta que la vida de Esther Cox regresó a la normalidad; llevando una vida que podemos calificar de normal, casándose en dos ocasiones y muriendo en el año de 1912.

En años posteriores se calificó de falsa la historia publicada de Hubbell; aunque durante años, diversos testigos aseguraron que los sucesos paranormales que aquejaban a Esther y a su familia habían sido reales.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS

DMCA.com Protection Status