EL MISTERIOSO GIGANTE GUARDIAN DE LA PATAGONIA



Durante 1512, Fernando de Magallanes, explorador portugués al servicio de la corona española, inició un viaje alrededor del mundo, que trajo descubrimientos increíbles, como el estrecho de Magallanes y las tribus  de la Micronesia.  Pero un relato en el viaje de Magallanes es particularmenteasombroso.

Al llegar a las tierras argentinas que hoyconocemos como La Patagonia y Tierra del Fuego, Magallanes y su tripulación encontraron seres de dimensionesinmensas.  Mucho se ha dicho sobre la exageración de la historia por parte del propio Magallanes, y que en realidad seencontraron con gente de la tribu Ona, cuya estatura superaba los dos metros y veinte centímetros.   Ahora, una crónicahallada en un enterramiento Ona de 500 años de antigüedad arroja una luzmacabra sobre la historia del explorador portugués.El gigante que tuvo contacto con exploradores europeos

El gigante gentil

Los portugueses dijeron haberseencontrado con un hombre tan alto que sus cabezas no pasaban de su cintura y empezó suelo se cimbraba cuando andaba.  Tenía el rostro y cuerpo pintados de rojo, excepto los ojos, en torno a ellos llevaba círculos amarillos.  Su cabello era curiosamente rubio.El enorme aborigen convenció a Magallanes de irse de sus tierras

Aquel gigante vestía pieles y llevaba una lanzainmensa, pero a pesar de de su talla imponente el gigante tenía modales elevados y un trato exageradamente amable.  El sujeto les dio la bienvenida y logró comunicarse bien con ellos aunque no conocía el lenguaje.  Según la historia, el gigante les convenció de que siguieran su camino, y así lo hicieron.

El Ángel Guardian 

La historia parece ser una exageración de Magallanes para obtener fama, pero los Ona, la tribu con la que Magallanes tuvo contacto, narra como 300 años antes un gigante había venido del cielo, le llamaron Aonikenk, y lo adoraban como a un dios.  Según ellos, este ser había bajado del cielo para protegerlos de invasores extranjeros.Según los Ona, el gigante vino del cielo y engendró una tribu entera

La crónica de los Ona habla de como el gigante tomó varias esposas, que tenían hijos de estatura muy grande, pero aún así no tan altos como él.  Menciona que no envejecía y que un buen día llegaron los europeos, entonces el gigante salió a recibirlos y los convenció de marcharse de aquellas tierras.  Para ese entonces, los hijos de Aonikenk eran muchísimos y pronto la tribu se había vuelto una tribu de gigantes.  Poco después un ave de hierro, según  los Ona, se llevó de nuevo a Aonikenk a los cielos.  ¿Fue Aonikenk un Nephilim? ¿O tal vez un pleyadiano? Comenta y comparte.

¿Qué operaciones ocultó la Inteligencia militar de EE.UU. en el siglo XX?
No crees en OVNIS mira esto
Top 5 dragones captados en video

Durante 1512, Fernando de Magallanes, explorador portugués al servicio de la corona española, inició un viaje alrededor del mundo, que trajo descubrimientos increíbles, como el estrecho de Magallanes y las tribus  de la Micronesia.  Pero un relato en el viaje de Magallanes es particularmenteasombroso.

Al llegar a las tierras argentinas que hoyconocemos como La Patagonia y Tierra del Fuego, Magallanes y su tripulación encontraron seres de dimensionesinmensas.  Mucho se ha dicho sobre la exageración de la historia por parte del propio Magallanes, y que en realidad seencontraron con gente de la tribu Ona, cuya estatura superaba los dos metros y veinte centímetros.   Ahora, una crónicahallada en un enterramiento Ona de 500 años de antigüedad arroja una luzmacabra sobre la historia del explorador portugués.

El gigante que tuvo contacto con exploradores europeos

El gigante gentil

Los portugueses dijeron haberseencontrado con un hombre tan alto que sus cabezas no pasaban de su cintura y empezó suelo se cimbraba cuando andaba.  Tenía el rostro y cuerpo pintados de rojo, excepto los ojos, en torno a ellos llevaba círculos amarillos.  Su cabello era curiosamente rubio.El enorme aborigen convenció a Magallanes de irse de sus tierras

Aquel gigante vestía pieles y llevaba una lanzainmensa, pero a pesar de de su talla imponente el gigante tenía modales elevados y un trato exageradamente amable.  El sujeto les dio la bienvenida y logró comunicarse bien con ellos aunque no conocía el lenguaje.  Según la historia, el gigante les convenció de que siguieran su camino, y así lo hicieron.

El Ángel Guardian 

La historia parece ser una exageración de Magallanes para obtener fama, pero los Ona, la tribu con la que Magallanes tuvo contacto, narra como 300 años antes un gigante había venido del cielo, le llamaron Aonikenk, y lo adoraban como a un dios.  Según ellos, este ser había bajado del cielo para protegerlos de invasores extranjeros.Según los Ona, el gigante vino del cielo y engendró una tribu entera

La crónica de los Ona habla de como el gigante tomó varias esposas, que tenían hijos de estatura muy grande, pero aún así no tan altos como él.  Menciona que no envejecía y que un buen día llegaron los europeos, entonces el gigante salió a recibirlos y los convenció de marcharse de aquellas tierras.  Para ese entonces, los hijos de Aonikenk eran muchísimos y pronto la tribu se había vuelto una tribu de gigantes.  Poco después un ave de hierro, según  los Ona, se llevó de nuevo a Aonikenk a los cielos.  ¿Fue Aonikenk un Nephilim? ¿O tal vez un pleyadiano? Comenta y comparte.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS