TECNOLOGÍA DEL SIGLO XX EN LA ANTIGÜEDAD

TECNOLOGÍA DEL SIGLO XX EN LA ANTIGÜEDAD

TECNOLOGÍA DEL SIGLO XX EN LA ANTIGÜEDAD Hay algunos elementos encontrados por las investigaciones arqueológicas, que han dejado un gran interrogan

Las lluvia de estrellas fugaces, significado y leyenda de las “lágrimas de San Lorenzo”.
Marte, construcciones más obvias.
Por que no hay fotos de la tierra?

TECNOLOGÍA DEL SIGLO XX EN LA ANTIGÜEDAD


Hay algunos elementos encontrados por las investigaciones arqueológicas, que han dejado un gran interrogante en cuando a quienes fueron sus verdaderos hacedores, como así también la forma en que tecnológicamente fueron desarrollados.
Tal vez los casos más conocidos por el gran público sean las pirámides (ya sea de Egipto o de América), las líneas de Nazca o los moais de la Isla de Pascua; sin olvidarnos de las calaveras de cristal, las piedras de Ica o la máquina de Antikythera, solo por nombrar algunos.
Presentaré algunos ejemplos que muestran a las claras que la tecnología que hoy orgullosamente disfrutamos, ya la dominaban en la antigüedad nuestros antepasados.

EL MISTERIOSO CUBO GURLT

En realidad no es un cubo propiamente dicho, sino más bien, un paralelepipedo, que recibe su nombre de su descubridor, el Dr. Gurlt, quién lo encontró en el siglo XIX en una vieja mina de carbón.
Este prodigio, encontrado por Gurlt (estimada su antigüedad en 2.000.000 de años) fue trabajado con una máquina y medios técnicos muy cercanos a nuestro tiempo actual.

     Borrador automático

Corría el año 1886 cuando el Dr. Gurlt dio a conocer públicamente su obra titulada “Fossil Meteorite Found in coal” (C.Gurlt. Nature, 35, 36, 1886). En este escrito hablaba del descubrimiento realizado un año antes en Alemania.
Según los informes, el cubo estaba adherido a las profundidades de la mina carbonífera y su antigüedad se remonta a la Era Terciaria.
El Dr. Gurlt consideró que el cubo era un trozo de meteorito incrustado -en época de los dinosaurios- en las entrañas de la Tierra.
Otros científicos, comprobando los elementos que lo componían, no descartaron que se tratara de un meteorito, pero trabajado con modernos elementos técnicos.
El cubo de Gurlt tiene una medida de 67 x 47 mm . y un peso de 7.859 grs.
Un gran tajo cortante rodea su mitad (o cintura) y los elementos que lo componen son: acero al níquel y al carbón con muy poco azufre.
Finalmente, numerosos estudiosos de la época llegaron a la conclusión de que esta figura geométrica no era un meteorito estrellado contra la superficie terrestre; sino un cubo fabricado con técnicas ultramodernas.
Finalmente, el tan comentado Cubo fue entregado al Museo de Ciencias de Salzburgo, de donde desapareció misteriosamente en el año 1910. A partir de allí, científicos, investigadores, periodistas y hasta simples curiosos trataron de averiguar donde estaba el cubo descubierto por el Dr. Gurlt. Nunca se pudo dar con él ni descifrar su misterio.-

LAS PILAS DE BAGDAD

En el año 1928 un Ingeniero austríaco llamado Wilhelm Köning se encontraba en Bagdad a fin de realizar la obra de alcantarillado público.

    Borrador automático

En uno de sus días no laborables, decidió visitar el museo local, ya que era muy afecto a la arqueología. Mientras deambulaba despreocupadamente por las galerías encontró para su asombro dos piezas arqueológicas que yacían ignoradas en una vitrina con el ambiguo rótulo “objetos de culto”. A su buen entender profesional, aquello era un gravísimo error, dado que las piezas en cuestión eran dos pilas eléctricas.

A primera vista, sin embargo, las piezas parecían no tener nada que ver con el uso que Köning atribuía a las mismas; teniendo en cuenta que se remontaban a la dinastía de los Sasánidas que reinó entre los persas desde el siglo III hasta el VII de nuestra era.

Como sabemos, la pila eléctrica tuvo su aparición de la mano de su inventor Alejandro Volta en las postrimerías del siglo XVIII (más precisamente en 1790) y toda afirmación en contrario, apoyada además en semejantes antecedentes constituía sin lugar a dudas un absurdo. Lamentablemente para los racionalistas intransigentes, el análisis realizado con posterioridad en el laboratorio de una importante empresa industrial de EEUU. demostró que las piezas del museo de Bagdad eran pilas eléctricas fabricadas en recipientes de terracota vidriada y provistas de sus ánodos y cátodos metálicos.

EL TESORO DE LA GEODA

Un descubrimiento hecho por tres personas que nada tenían que ver con la arqueología se produjo el 13 de febrero de 1961 en Olancha (California).

Mike Mikesell, Wallace Lane y Virginia Maxey; buscaban geodas para vender en el negocio del ramo que esta última poseía.
Recordemos que las geodas se forman dentro de las rocas y son cavidades mineralizadas que pueden llegar a tener miles y aún millones de años, por lo que pueden alcanzar casi el valor de una piedra preciosa

     Borrador automático

Entre todas las geodas recogidas (que eran muchas ya que la zona es muy rica en estas formaciones) hubo una que les llamó la atención dado su extraordinario peso. Fue así que la abrieron con una sierra de diamante, que terminó deteriorada por lo que encontraron dentro: Un objeto extraño: una pieza circular de porcelana, en cuyo interior se fijaba una varilla metálica de 2 mm . de diámetro, terminando en algo similar a una espiral. Todo estaba envuelto en un estuche hexagonal de material no identificable.

Este extraño objeto se definió como una bujía para motor de explosión (similar a las usadas hoy por nuestras motos y automóviles); pero guardada en una piedra de una antigüedad establecida en 500.000 años.-

Ejemplos como estos encontramos en cantidad desde la más remota antigüedad, tanto en Europa, como en África, Asia o América, lo que nos deja un gran interrogante en cuanto al verdadero conocimiento tecnológico de nuestros antepasados y más aún, al verdadero origen de los mismos.

¿La humanidad ha evolucionado o por el contrario ha involucionado?
Saque Ud. su propia conclusión.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS