Megaingeniería en África: el Proyecto del Mar del Sahara

La parca
Contagio neandertal» – ‘Como huellas de dinosaurios de larga extinción’: los humanos estaban infectados con virus alienígenas
Un niño de 13 años inventa un dispositivo de energía libre inspirado por Nikola Tesla

Megaingeniería en África: el Proyecto del Mar del Sahara

Sahara

Hoy por hoy el Sahara es la extensión árida más amplia en nuestro planeta. Soporta poca población, principalmente constituida en nómadas, y su extensión hacia el norte y hacia el sur representa un constante peligro para las sociedades que allí habitan.

Sabemos que es probable que en un futuro lejano el Sahara se convierta de nuevo en una húmeda sabana que soporte densa vida animal (y, por qué no, también una agricultura exitosa). Sin embargo, esto no sucederá en los milenios por venir, por lo que no resulta ningún alivio para los problemas actuales.

Sin embargo, ya desde el siglo XIX comenzó a pensarse una alternativa, una gran obra de ingeniería que le devolviera la vida a esta región y permitiera su ocupación exitosa por grupos humanos. Lo llamaron El Mar del Sahara.

Mares interiores

Existen en la actualidad un puñado de mares interiores.

Los más conocidos e importantes son el Mediterráneo, el Mar Negro y el Mar Caspio.  Todos ellos han generado sistemas climáticos a su alrededor incrementando la humedad y permitiendo la ocupación humana (además, claro, de brindar una fuente constante de pescado).

Un mar interior, en muchos sentidos, es un gran beneficio para una sociedad. Permite el comercio y el transporte, ofrece recursos y favorece el desarrollo de actividades agrícolas y pesqueras.

Sin embargo, la naturaleza es compleja y predecirla es imposible. También puede ser que una intervención de este tipo tuviese efectos inesperados, como contaminar fuentes de agua dulce desconocidas en el fondo del desierto, causando la destrucción de un recurso extremadamente valioso.

Bajo el nivel del mar

Gran parte del Sahara se encuentra de hecho bajo el nivel del mar. Crear un mar allí no requiere de bombas de ningún tipo, únicamente la realización de un canal.

Tras la construcción del Canal del Suez, todos pensaron que lo siguiente sería la creación de un gran mar interior en Egipto. En aquellos tiempos gran parte de África del Norte estaba bajo control francés o británico y el acceso a la región en barco era un asunto fundamental. Así mismo, se esperaba que la humedad modificara el clima lo suficiente para comenzar a cultivar la zona.

El Capitán Francois-Elie Roudaire fue quien estuvo detrás del proyecto, que propuso en 1874. Poco después recibió la bendición de Ferdinand de Lesseps, constructor del Canal de Suez. Sin embargo, el proyecto fue finalmente abandonado y terminó definitivamente con la muerte de su creador en 1885.

Otros intentos superiores no tuvieron mayor éxito. Quizás el más conocido consistió en inundar la Depresión de Qattara, propuesto por el gobierno egipcio a mediados del siglo XX. Sin embargo, la mejor solución en que pudieron pensar los científicos que asesoraban el proyecto fue en usar bombas nucleares para abrir camino al agua, algo que obviamente aterró a los egipcios, quienes inmediatamente cancelaron el programa.

Hoy por hoy, con las técnicas actuales, hacerlo ni siquiera debería ser tan costoso y seguramente nos revelaría muchísimo sobre el funcionamiento del clima. Pero volvemos a lo mismo: siempre existe la posibilidad de que algo salga mal, siempre puede suceder que un pequeño factor, que no se tuvo en cuenta, resulte más importante de lo que se creía… y todo el asunto termine en una catástrofe.

¿Creerían ustedes que vale la pena tomar el riesgo?

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS