Un remedio medieval podría matar una superbacteria

Un remedio medieval podría matar una superbacteria

Cuando la ciencia que hoy conocemos y en la que confiamos estaba en manos de curanderos, brujas y alquimistas, las pociones, pomadas y ungüentos fabri

La CIA hacía experimentos con humanos en el marco de su programa de torturas
The Grinning Man 
UN VISITANTE DE LOS CIELOS Bebgororoti

Cuando la ciencia que hoy conocemos y en la que confiamos estaba en manos de curanderos, brujas y alquimistas, las pociones, pomadas y ungüentos fabricados a partir de plantas, frutas, y otros alimentos que se podían encontrar comúnmente en la despensa de cualquiera sustituían las modernas medicinas y también se combatían los males que a quejaban a la sociedad de aquel entonces, por extraño que esto nos pueda parecer aún pueden ser de utilidad para combatir enfermedades de hoy, como nos enseña la microbióloga Freya Harrison que junto a su equipo recurre a un remedio medieval para curar una superbacteria. ¿Quieres saber cuál?

Un repugnante remedio medieval aniquila el SARM

 

Tal y como hemos tratado en otras ocasiones las superbacterias suponen un grave peligro para la salud humana sobre todo por la inmunidad que han desarrollado hacia a los medicamentos con los que las combatíamos. El SARM, es una enfermedad infecciosa provocada por una de esas macrobacterias que se han hecho resistentes a los antibióticos  como la penicilina y la meticilina, el Staphylococcus Aureus, que en 2005 ha llegado a cobrarse la vida de 19.000 estadounidenses. Es por esto que los científicos del Reino Unido, bajo la dirección de Freya Harrison, deciden buscar alternativas empezando, podríamos decir que, desde cero revisando un viejo vademécum de la Edad Media, el Bald’s Leechbook.

En el Bald’s Leechbook entre los remedios naturales para aliviar el dolor de cabeza, los sabañones, la impotencia masculina, los herpes etc. encuentran uno que llama especialmente la atención de la microbióloga, quizás por la extraña combinación de ingredientes, y fue el remedio para los orzuelos. Se trataba de una asquerosa crema viscosa obtenida a partir de la fermentación de un revoltijo de ajo, apio, bilis de vaca y vino viejo que se dejaba fermentar durante 9 días, pasados los cuales la pasta está lista para el uso. Los científicos siguen al pié de la letra la receta y deciden probarla sobre una herida infectada de SARM.

La sorpresa para todo el equipo vino cuando comprobaron los resultados de los efectos de aquel repugnante brebaje medieval y vieron que había conseguido eliminar nada menos que el 90 por ciento de las bacterias que causan la infección de SARM. Sin duda un increíble descubrimiento que, no sólo muestra que aquellos remedios no eran sólo producto de la chamanería,  sino que siguen siendo capaces de salvar vidas.


Source: Mundooculto.es

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS