Cómo la creación de la vida extraterrestre podría desencadenar un antropoceno interestelar

Cómo la creación de la vida extraterrestre podría desencadenar un antropoceno interestelar


Cómo la creación de la vida extraterrestre podría desencadenar un antropoceno interestelar
Una propuesta radical modificaría fundamentalmente las probabilidades del universo, y eso es lo que preocupa a los científicos.

Impresión del artista de Upsilon Andromedae d, retratado como un planeta de la clase II con las nubes del vapor de agua, según lo visto de una luna grande hipotética con el agua líquida superficial

Recientemente, la revista Astrophysics and Space Science publicó uno de los más extraños, pero convincentes, trabajos de investigación de 2016. El tratado, del físico teórico alemán Claudius Gros, sostiene que la probabilidad de que otros planetas que albergan a los extraterrestres en evolución es tan pequeña que corresponde a los seres humanos -como cuidadores del universo- distribuir activamente la vida a través del cosmos. El artículo Developing Ecospheres on Transiently Habitable Planets: The Genesis Project ha levantado cejas, pellizcos, y algunas preocupaciones, pero fue y es de una pieza con la escuela de ciencia planetaria que favorece la noción de que la vida tiene una ventana estrecha de oportunidad para emerger y prosperar antes de que un planeta se vuelva permanentemente estéril. Simplemente toma esa idea y corre en una dirección diferente. 

Inspirado en el trabajo de otros, Gros ha postulado que la humanidad debería considerar la posibilidad de alterar las probabilidades fundamentales del universo para crear eventos como la explosión cámbrica, que fue responsable de crear gran parte de la biodiversidad de la Tierra. La idea es que la humanidad pueda servir como un Dios ausente y "avanzar rápido hacia la evolución por 3-4 mil millones de años". El número que pone eso en perspectiva es la edad actual de nuestro planeta, aproximadamente 4.5 mil millones de años. 

La propuesta es radical, pero lo que lo hace singular es que el Proyecto Génesis tendría lugar durante un período tan prolongado de tiempo que no se puede decir que tenga ningún beneficio real para la humanidad en absoluto. "Para el Proyecto Génesis, un mínimo de 500 millones de años tendría sentido", dice Gros. "El Proyecto Génesis sólo es posible porque no tiene ningún beneficio para la humanidad.... La razón por la que no importa cuánto tiempo toma la misión es porque no tiene ningún beneficio para la humanidad." 

La misión supone que la vida es buena y más vida es mejor. Gros está proponiendo tal vez el primer programa que apoya la idea de vida sin atribuir ningún valor particular a la idea de vida humana. 

Crédito: filmaffinity.comSi estás familiarizado con el concepto de "panspermia", entonces esto probablemente suena algo familiar. La Panspermia es la hipótesis de que la vida primitiva puede sobrevivir al espacio, viajar en los asteroides u otros restos espaciales y entrar en un estado de latencia antes de aterrizar en otro mundo donde puedan reactivarse, establecer un hábitat y continuar con el proceso evolutivo.(mundooculto.es)Algunos científicos creen que así es como la vida llegó a la Tierra. La "panspermia dirigida" es la noción -dramatizada en la películaPrometheus- de que esto puede hacerse a propósito mediante formas de vida inteligentes. El gancho es el siguiente: Es ilegal sembrar otros planetas o lunas con vida desde la Tierra intencionalmente o por accidente. 

El principio rector de la "protección planetaria" persuade a los exploradores a ser cautelosos, para proteger otros ambientes de los efectos imprevisibles y potencialmente dañinos de los viajes espaciales humanos y la exploración. El Antropoceno no debe, según el pensamiento, extenderse más allá de la exosfera incluso si una misión a Marte está a su alcance. 

"En la Tierra, las especies invasoras son problemáticas para los intereses humanos -así que hemos optado por evitar distribuir la vida de la Tierra en nuestro sistema solar, hasta que tengamos una mejor comprensión de las consecuencias", explica Catharine Conley de la Oficina de Protección Planetaria de la NASA."¿Por qué sería una buena idea considerar el tratamiento de otros sistemas solares de manera diferente a como tratamos al nuestro?"

El telescopio Swift de la NASA demuestra que las galaxias activas son diferentes cercanas y lejanas.
Gros se burla de esto, describiendo la idea de la panspermia como una "especulación científica absolutamente infundada", lo cual es extraño, dado que el plan que ha presentado es simplemente una versión activa y dirigida del mismo concepto. Gros quiere desarrollar naves espaciales de bajo costo equipadas con equipos de laboratorio que permitan la síntesis in situ y la incubación de microbios unicelulares cultivados desde nuestro planeta.Estas naves espaciales serían enviadas (por una agencia espacial o grupo de agencias) hacia los exoplanetas y exolunaspotencialmente habitables en el espacio interestelar. Entonces, si todo iba bien, los colonizarían con vida primitiva, iniciando una secuencia de explosiones cámbricas a través del universo.

El plan de Gros parece mucho más factible de lo que tendría hace varios años por dos razones. La primera es la gran explosión de descubrimientos de exoplanetas (3.388 planetas confirmados y contando), lo que parece indicar que estamos en la cúspide de encontrar un nuevo mundo potencialmente habitable a la vida que puede incluso ser ya el hogar de algunas formas de vida. El segundo es tecnológico: las naves espaciales robóticas pronto podrían ser enviadas a los mundos interestelares en un plazo razonable. En ninguna parte esto está mejor ilustrado que en el plan para la iniciativa Starshot de Breakthrough, dirigida por Stephen Hawking, que busca enviar una flota de nanonaves a 4.3 años luz al sistema estelar de Alpha Centauri para buscar exoplanetas habitables y extraterrestres. Aunque ese plan presenta algunas preguntas sin respuesta, es indicativo que el viaje interestelar es una inevitabilidad.Lo que Gros propone, por lo tanto, es extremo, pero lejos de ser ridículo. 

El debate que el "Proyecto Génesis" cataliza no es lo que podemos hacer, sino lo que debemos hacer con nuestro nuevo conocimiento del cosmos, la tecnología de la vela solar y -y esto no es menor- la biología sintética, que los humanos podrían un día aprovechar para desarrollar un pequeño laboratorio que podría sintetizar la vida primitiva desde cero.¿Podríamos encajar ese laboratorio en una sonda? Sí. ¿Deberíamos? Eso es otra cosa.Hay ciertamente un elemento de la Ley del Instrumento de Abraham Maslow: "Si todo lo que tienes es un martillo, todo se parece a un clavo" - para el plan de Gros, que pide establecer un proceso en marcha pero no explica cómo se pueden monitorear los resultados o ser analizados.

A los laboratorios de vida podrían llevarle decenas a miles de años para llegar a otro planeta a años luz de distancia, dependiendo del tipo de tecnología que desarrollen las futuras generaciones (el problema crítico para los viajes espaciales ultrarrápidos ahora es que actualmente no tenemos una idea clara de cómo desacelerar una nave espacial que viaje a velocidades extremas para que pueda aterrizar con seguridad en la superficie de otro planeta). No está claro cuánto tiempo les llevaría a los seres humanos seguirlos. 

Y las objeciones no terminan ahí. Aditya Chopra, un astrobiólogo de la Universidad Nacional de Australia en Canberra, cuestiona toda la premisa de Gros, que parece suponer que rebobinar la cinta de la vida llevará al mismo resultado después de millones o miles de millones de años de evolución. "La razón detrás de plantar algunos microbios en otro planeta y esperar que evolucionen al mismo tipo de biosfera microbiana que vemos hoy en la Tierra no ha sido justificada", dice Chopra. 

Chopra rechaza la noción de que hay "alguna tasa universal estándar de evolución biológica y que es unidireccional". Hay, añade, algunas inexactitudes en el documento sobre la vida temprana en la Tierra."No hay un argumento convincente que explique por qué la vida unicelular trasplantada en otro planeta evolucionará hacia una explosión semejante al Cámbrico eucariótico y por qué tal evento es útil para mantener un planeta habitable", dice Chopra. "El universo no tiene ninguna obligación de compartir la perspectiva antropocéntrica del autor de que la vida es bella y que difundirla es estéticamente agradable". 

También hay preocupaciones de que tal proyecto podría extinguir, transformar o alterar la ya existente vida terrestre. "No veo ningún beneficio real en la proposición, que en el mejor de los casos podría borrar la evidencia de otra génesis que ya ha tenido lugar en otro mundo, y tal vez fue establecida por otros físicos de la civilización trabajando en la misma falta de perspectiva", dice John Rummel, ex científico senior de astrobiología en la NASA y actual profesor de biología en la East Carolina University. 

"Llevado a su conclusión lógica, podríamos muy bien interrumpir una biosfera existente dejando caer un paquete de gérmenes de la Tierra en medio de ella", dice Rummel. "Eso podría enojar a los klingons, y no creo que debamos comenzar nuestro registro interestelar de esa manera". 

Gros reafirma esta idea diciendo que su proyecto evitaría específicamente sembrar planetas donde la vida ya está prosperando, pero dejaría las cosas abiertas en los casos en que la vida primitiva acaba de surgir o existe con escasa diversidad. Por supuesto, eso supone que el proyecto sigue siendo convincente después del descubrimiento de la vida extraterrestre. 

"No trato de convencer a nadie", dice Gros. 

Añade que, en última instancia, el Proyecto Génesis es un vehículo para iniciar una conversación sobre si la conformación e influencia de otros planetas es correcta o incorrecta, sobre todo porque la trayectoria de la tecnología emergente permitirá estas acciones. Si ese es el punto, entonces el proyecto ya puede estar funcionando. Si Gros espera lograr más que eso, tendrá que cambiar de opinión.

Fotos a través de Wikimedia Commons, ESA / NASA, Danny Coldheartx / Flickr


Ex empleada de la Nasa muestra fotografías y videos que confirmarían presencia de humanos en Marte
Mensajes extraterrestres que fueron decodificados por la NSA
¿Qué es el Dinero?

Cómo la creación de la vida extraterrestre podría desencadenar un antropoceno interestelar
Una propuesta radical modificaría fundamentalmente las probabilidades del universo, y eso es lo que preocupa a los científicos.

Cómo la creación de la vida extraterrestre podría desencadenar un antropoceno interestelarImpresión del artista de Upsilon Andromedae d, retratado como un planeta de la clase II con las nubes del vapor de agua, según lo visto de una luna grande hipotética con el agua líquida superficial

Recientemente, la revista Astrophysics and Space Science publicó uno de los más extraños, pero convincentes, trabajos de investigación de 2016. El tratado, del físico teórico alemán Claudius Gros, sostiene que la probabilidad de que otros planetas que albergan a los extraterrestres en evolución es tan pequeña que corresponde a los seres humanos -como cuidadores del universo- distribuir activamente la vida a través del cosmos. El artículo Developing Ecospheres on Transiently Habitable Planets: The Genesis Project ha levantado cejas, pellizcos, y algunas preocupaciones, pero fue y es de una pieza con la escuela de ciencia planetaria que favorece la noción de que la vida tiene una ventana estrecha de oportunidad para emerger y prosperar antes de que un planeta se vuelva permanentemente estéril. Simplemente toma esa idea y corre en una dirección diferente. 

Inspirado en el trabajo de otros, Gros ha postulado que la humanidad debería considerar la posibilidad de alterar las probabilidades fundamentales del universo para crear eventos como la explosión cámbrica, que fue responsable de crear gran parte de la biodiversidad de la Tierra. La idea es que la humanidad pueda servir como un Dios ausente y “avanzar rápido hacia la evolución por 3-4 mil millones de años”. El número que pone eso en perspectiva es la edad actual de nuestro planeta, aproximadamente 4.5 mil millones de años. 

La propuesta es radical, pero lo que lo hace singular es que el Proyecto Génesis tendría lugar durante un período tan prolongado de tiempo que no se puede decir que tenga ningún beneficio real para la humanidad en absoluto. “Para el Proyecto Génesis, un mínimo de 500 millones de años tendría sentido”, dice Gros. “El Proyecto Génesis sólo es posible porque no tiene ningún beneficio para la humanidad…. La razón por la que no importa cuánto tiempo toma la misión es porque no tiene ningún beneficio para la humanidad.” 

La misión supone que la vida es buena y más vida es mejor. Gros está proponiendo tal vez el primer programa que apoya la idea de vida sin atribuir ningún valor particular a la idea de vida humana. 

Cómo la creación de la vida extraterrestre podría desencadenar un antropoceno interestelarCrédito: filmaffinity.comSi estás familiarizado con el concepto de “panspermia”, entonces esto probablemente suena algo familiar. La Panspermia es la hipótesis de que la vida primitiva puede sobrevivir al espacio, viajar en los asteroides u otros restos espaciales y entrar en un estado de latencia antes de aterrizar en otro mundo donde puedan reactivarse, establecer un hábitat y continuar con el proceso evolutivo.(mundooculto.es)Algunos científicos creen que así es como la vida llegó a la Tierra. La “panspermia dirigida” es la noción -dramatizada en la películaPrometheus– de que esto puede hacerse a propósito mediante formas de vida inteligentes. El gancho es el siguiente: Es ilegal sembrar otros planetas o lunas con vida desde la Tierra intencionalmente o por accidente. 

El principio rector de la “protección planetaria” persuade a los exploradores a ser cautelosos, para proteger otros ambientes de los efectos imprevisibles y potencialmente dañinos de los viajes espaciales humanos y la exploración. El Antropoceno no debe, según el pensamiento, extenderse más allá de la exosfera incluso si una misión a Marte está a su alcance. 

“En la Tierra, las especies invasoras son problemáticas para los intereses humanos -así que hemos optado por evitar distribuir la vida de la Tierra en nuestro sistema solar, hasta que tengamos una mejor comprensión de las consecuencias”, explica Catharine Conley de la Oficina de Protección Planetaria de la NASA.“¿Por qué sería una buena idea considerar el tratamiento de otros sistemas solares de manera diferente a como tratamos al nuestro?”

Cómo la creación de la vida extraterrestre podría desencadenar un antropoceno interestelarEl telescopio Swift de la NASA demuestra que las galaxias activas son diferentes cercanas y lejanas.
Gros se burla de esto, describiendo la idea de la panspermia como una “especulación científica absolutamente infundada”, lo cual es extraño, dado que el plan que ha presentado es simplemente una versión activa y dirigida del mismo concepto. Gros quiere desarrollar naves espaciales de bajo costo equipadas con equipos de laboratorio que permitan la síntesis in situ y la incubación de microbios unicelulares cultivados desde nuestro planeta.Estas naves espaciales serían enviadas (por una agencia espacial o grupo de agencias) hacia los exoplanetas y exolunaspotencialmente habitables en el espacio interestelar. Entonces, si todo iba bien, los colonizarían con vida primitiva, iniciando una secuencia de explosiones cámbricas a través del universo.

El plan de Gros parece mucho más factible de lo que tendría hace varios años por dos razones. La primera es la gran explosión de descubrimientos de exoplanetas (3.388 planetas confirmados y contando), lo que parece indicar que estamos en la cúspide de encontrar un nuevo mundo potencialmente habitable a la vida que puede incluso ser ya el hogar de algunas formas de vida. El segundo es tecnológico: las naves espaciales robóticas pronto podrían ser enviadas a los mundos interestelares en un plazo razonable. En ninguna parte esto está mejor ilustrado que en el plan para la iniciativa Starshot de Breakthrough, dirigida por Stephen Hawking, que busca enviar una flota de nanonaves a 4.3 años luz al sistema estelar de Alpha Centauri para buscar exoplanetas habitables y extraterrestres. Aunque ese plan presenta algunas preguntas sin respuesta, es indicativo que el viaje interestelar es una inevitabilidad.Lo que Gros propone, por lo tanto, es extremo, pero lejos de ser ridículo. 

El debate que el “Proyecto Génesis” cataliza no es lo que podemos hacer, sino lo que debemos hacer con nuestro nuevo conocimiento del cosmos, la tecnología de la vela solar y -y esto no es menor- la biología sintética, que los humanos podrían un día aprovechar para desarrollar un pequeño laboratorio que podría sintetizar la vida primitiva desde cero.¿Podríamos encajar ese laboratorio en una sonda? Sí. ¿Deberíamos? Eso es otra cosa.Hay ciertamente un elemento de la Ley del Instrumento de Abraham Maslow: “Si todo lo que tienes es un martillo, todo se parece a un clavo” - para el plan de Gros, que pide establecer un proceso en marcha pero no explica cómo se pueden monitorear los resultados o ser analizados.

A los laboratorios de vida podrían llevarle decenas a miles de años para llegar a otro planeta a años luz de distancia, dependiendo del tipo de tecnología que desarrollen las futuras generaciones (el problema crítico para los viajes espaciales ultrarrápidos ahora es que actualmente no tenemos una idea clara de cómo desacelerar una nave espacial que viaje a velocidades extremas para que pueda aterrizar con seguridad en la superficie de otro planeta). No está claro cuánto tiempo les llevaría a los seres humanos seguirlos. 

Y las objeciones no terminan ahí. Aditya Chopra, un astrobiólogo de la Universidad Nacional de Australia en Canberra, cuestiona toda la premisa de Gros, que parece suponer que rebobinar la cinta de la vida llevará al mismo resultado después de millones o miles de millones de años de evolución. “La razón detrás de plantar algunos microbios en otro planeta y esperar que evolucionen al mismo tipo de biosfera microbiana que vemos hoy en la Tierra no ha sido justificada”, dice Chopra. 

Chopra rechaza la noción de que hay “alguna tasa universal estándar de evolución biológica y que es unidireccional”. Hay, añade, algunas inexactitudes en el documento sobre la vida temprana en la Tierra.“No hay un argumento convincente que explique por qué la vida unicelular trasplantada en otro planeta evolucionará hacia una explosión semejante al Cámbrico eucariótico y por qué tal evento es útil para mantener un planeta habitable”, dice Chopra. “El universo no tiene ninguna obligación de compartir la perspectiva antropocéntrica del autor de que la vida es bella y que difundirla es estéticamente agradable”. 

También hay preocupaciones de que tal proyecto podría extinguir, transformar o alterar la ya existente vida terrestre. “No veo ningún beneficio real en la proposición, que en el mejor de los casos podría borrar la evidencia de otra génesis que ya ha tenido lugar en otro mundo, y tal vez fue establecida por otros físicos de la civilización trabajando en la misma falta de perspectiva”, dice John Rummel, ex científico senior de astrobiología en la NASA y actual profesor de biología en la East Carolina University. 

“Llevado a su conclusión lógica, podríamos muy bien interrumpir una biosfera existente dejando caer un paquete de gérmenes de la Tierra en medio de ella”, dice Rummel. “Eso podría enojar a los klingons, y no creo que debamos comenzar nuestro registro interestelar de esa manera”. 

Gros reafirma esta idea diciendo que su proyecto evitaría específicamente sembrar planetas donde la vida ya está prosperando, pero dejaría las cosas abiertas en los casos en que la vida primitiva acaba de surgir o existe con escasa diversidad. Por supuesto, eso supone que el proyecto sigue siendo convincente después del descubrimiento de la vida extraterrestre. 

“No trato de convencer a nadie”, dice Gros. 

Añade que, en última instancia, el Proyecto Génesis es un vehículo para iniciar una conversación sobre si la conformación e influencia de otros planetas es correcta o incorrecta, sobre todo porque la trayectoria de la tecnología emergente permitirá estas acciones. Si ese es el punto, entonces el proyecto ya puede estar funcionando. Si Gros espera lograr más que eso, tendrá que cambiar de opinión.

Fotos a través de Wikimedia Commons, ESA / NASA, Danny Coldheartx / Flickr

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS