Buno: el demonio mudo (pero elocuente)

Buno: el demonio mudo (pero elocuente)

Buno: el demonio mudo (pero elocuente) Buno: el demonio mudo (pero elocuente) Pocos grimorios y libros prohibidos de la Edad Media rep

La magnifica pirámide escalonada de Zoser en Saqqara
Los descendientes de una antigua raza en la Tierra.
Descubren la Pirámide más grande de México, es mayor que la Gran Pirámide del Sol en Teotihuacan

Buno: el demonio mudo (pero elocuente)

Buno: el demonio mudo (pero elocuente)

Pocos grimorios y libros prohibidos de la Edad Media reparan en él.

Buno, así se llama nuestro demonio de hoy, fue asimilado a los cultos tártaros mongoles que Europa conoció, y padeció, a través de su paso por Turquía.

Buno: el demonio mudo (pero elocuente)

Algunos tratados demonológicos prefieren ver en Buno a un desconcertante enviado del Tártaro: el sótano del infierno de la mitología griega, donde, según Homero, habitaban los héroes y los dioses vencidos, y que para Virgilio era la casa de las Furias, Erinias y Euménides.

Una confirmación de las funciones de intermediario o mensajero de Buno aparece en un artículo de la Enciclopedia Británica, donde se nos informa que la palabra Tártaro, en la Estambul de los siglos XVII y XVIII, aludía coloquialmente a los carteros.

Para completar la ambigüedad que rodea al pobre Buno podemos añadir que es mudo y que se comunica utilizando un lenguaje de por señas.

Paradójicamente, su afasia no le impidió convertirse en protector de leguleyos, rapsodas, y oradores, ya que se caracteriza por otorgar a sus devotos el don de la elocuencia.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS