Endrialfo: el demonio de la política

Endrialfo: el demonio de la política

Astrobiólogo propone que organismos extraterrestres podrían alimentarse con rayos cósmicos.
Los Dibbuk, almas alejadas de la luz que ansían poseer a los vivos
Misterio no escrito: ¿fue destruida la piedra angular de la Gran Pirámide?

Endrialfo: el demonio de la política

Endrialfo: el demonio de la política.

Son pocos los diccionarios demonológicos, los grimorios y libros prohibidos que hablan de él. No obstante, Endrialfo es uno de los demonios más democráticos del infierno.

Endrialfo: el demonio de la política

Endrialfo es un asiduo visitante de parlamentos, legislaturas, congresos, cámaras de diputados, de senadores, e incluso suele sentarse osadamente en la mesa de los presidentes.

Las tradiciones afirman que Endrialfo se oculta en habitáculos modestos: grietas, el fondo de una pecera, las las plumas de un ave de corral; para no ser reconocido, ya que en tal caso pierde buena parte de sus potestades y se ve obligado a servir a quien lo descubre.

Excelente orador, resulta casi imposible derrotar a Endrialfo en una discusión, arte que enseña a sus captores, junto con el de mentir y cambiar de aspecto a voluntad, por lo que se ha asegurado que entre sua acólitos abundan los políticos.

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS