¿Eran los DIOSES del EDÉN CIENTÍFICOS de otros mundos que nos CREARON?

¿Eran los DIOSES del EDÉN CIENTÍFICOS de otros mundos que nos CREARON? El relato Bíblico de Adán y Eva en el Jardín del Edén está basada en hechos

El agua de mar
ENCUENTRO CERCANO DEL TERCER TIPO EN ICA (TESTIMONIO DEL PALEONTÓLOGO KLAUS HÖNNINGER)
El Elemento 115 combustible de las naves extraterrestres

¿Eran los DIOSES del EDÉN CIENTÍFICOS de otros mundos que nos CREARON?

El relato Bíblico de Adán y Eva en el Jardín del Edén está basada en hechos reales que sucedieron hace cerca de 200.000 años. Una comparación de los textos antiguos con los últimos avances en la ciencia genética revela detalles sorprendentemente coherentes, el cual nos permiten finalmente resolver el misterio de los orígenes de la humanidad.

La sorprendente conclusión es que el hombre era un híbrido genético, creado y manipulado no por un Dios, sino por ‘dioses’ de carne y hueso, que caminaban y conversaban.

Representación sumeria de los ‘dioses’ Anunnaki manipulando el ADN de la humanidad (vía el árbol de la vida), mientras están siendo supervisado por ANU (traduciendo literalmente como ‘el Padre del Cielo’)

Una creencia religiosa en Un Dios ha dominado el pensamiento de la sociedad occidental durante más de mil años, conduciendo a considerables dificultades con el concepto de ‘dioses’ de carne y hueso.


Sin embargo, tal idea no presentó ningún problema a la primera civilización conocida en el mundo – los Sumerios – que vivieron junto a estos gobernantes divinos y eran representados como seres de apariencia humana.

Los escribas Sumerios y sus sucesores Acadios inscribieron tablillas de arcilla con una gran cantidad de información acerca de los dioses. Uno de esos textos, comúnmente conocido por el nombre de su héroe, Atra-Hasis, describe los antecedentes de la creación del hombre, cuando los propios dioses estaban involucrados en la minuciosa extracción de los minerales de la Tierra:

“Cuando los dioses, como hombres, llevaban el trabajo y sufrían la fatiga – la fatiga de los dioses era grande, el trabajo era pesado, el sufrimiento era mucho.”Las condiciones eran tan duras que, después de 40 períodos de dificultades, los dioses se rebelaron contra su líder Enlil. Un consejo de los dioses fue entonces realizado, en la que el dios Ea (alias Enki) proporciono la solución:”Mientras la Diosa del Nacimiento esté presente, que cree un Trabajador Primitivo; que lleve él el yugo, que cargue él con el duro trabajo de los dioses!”Los subsiguiente pasajes del Atra-Hasis describen lo que parece ser un proceso de clonación, en la que la diosa Nin-ti (‘Señora de la Vida’) hizo catorce piezas de ‘arcilla’ y fecundo a catorce diosas del nacimiento.

Los primeros esclavos componen siete hombres y siete mujeres, conocidas como LU.LU – un termino que indica una mezcla genética entre el homínido primitivo Homo erectus y los propios dioses. El evento puede fecharse a hace unos 200.000 años, cuando los Homo Sapiens de grandes cerebros aparecieron de repente en este planeta.

El Significado del Edén

El Bíblico Jardín del Edén no es un lugar mitológico, sino un lugar real. Con el fin de entender lo que pasó allí, es necesario tener en cuenta que la palabra Edén se deriva del termino sumerio E.DIN.

Mientras que la primera sílaba ‘E’ significa ‘Hogar’, la segunda sílaba era una abreviatura de DIN.GIR, traducido comúnmente como “los dioses”. Edén o E.DIN era, por tanto, la ‘Morada de los Dioses’.

Los textos antiguos describen más de una morada de los dioses, con la Tierra siendo dividida geográficamente entre dos grupos rivales, encabezados por los hermanos Enlil y Enki, respectivamente.

la primera ciudad del mundo y hogar de Enki. Parte del Edén

Mientras que los Enkiites habitaban el continente africano, los Enlilitas ocuparon Asia y particularmente las tierras fértiles de Mesopotamia. Estamos por tanto tratando con un Eden occidental y un Edén oriental.
Fue en el Eden occidental, también conocido como el Abzu o Mundo Inferior, que Enki y Ninti crearon al esclavo LU.LU, un detalle que se ve confirmado por los hallazgos de los fósiles más antiguos de Homo Sapiens en África. Fue en estas tierras ricas en minerales que el hombre se puso a trabajar en el peligroso proceso de extracción de minerales de las profundidades.

Un texto conocido como El mito de la Piqueta explica lo que pasó después. En el Edén oriental, el hermano y rival de Enki, Enlil, fue asediado por sus subordinados, que se quejaron de que los esclavos estaban siendo monopolizados injustamente en el Mundo Inferior. Enlil, que se describe en el siguiente texto como ‘el Señor’, reaccionado en consecuencia:

“El Señor hizo sacar el AL.A.NI, le dio sus órdenes. Él rasgo la Tierra como corona en la cabeza, y lo metió en el Lugar-Donde-la-Carne-Brotaba. En el agujero estaba la cabeza de un hombre; desde el suelo, la gente se abría paso hacia Enlil. Él miró a las Cabezas Negras de manera firme.”

Nota: AL.A.NI («hacha que genera poder») era un arma forjada por Enlil. Esta arma tenía un «diente» que, «como un buey de un solo cuerno», podía atacar y destruir grandes murallas. Según las descripciones, debió ser una especie de taladradora gigante, montada sobre una especie de buldózer, que aplastaba todo lo que se le ponía por delante.

Esta incursión sobre los esclavos de Cabeza Negra también se menciona brevemente en el Antiguo Testamento, Génesis 2: 7-8, donde el hombre curiosamente ya se había formado cuando fue ‘puesto’ en el Jardín del Edén por ‘Dios’.

El Dios Serpiente

El relato en el libro del Génesis de Adán y Eva es hoy en día considerado como un mito simbólico, pero varios indicios sugieren que eso se inspira sobre una anterior narración de un evento real. La primera pista es que Dios mismo se describe como uno de los dioses que caminaban y conversaban.

La segunda pista es la presencia de la serpiente — un símbolo bien conocido para los antiguos dioses egipcios, y en particular para el propio Enki, el científico genético que había creado al hombre. No es casualidad que el símbolo moderno de la medicina es una serpiente entrelazada alrededor de un bastón [es decir, el caduceo].

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS

DMCA.com Protection Status