La nueva obsolescencia programada: dispositivos conectados a la nube que dejan de funcionar cuando el fabricante quiere

La nueva obsolescencia programada: dispositivos conectados a la nube que dejan de funcionar cuando el fabricante quiere Logitech acaba de matar Har

SONDA SECRETA PLANETA X SERA LANZADA POR SPACEX NOMBRE CLAVE ZUMA
NASA va a hacer un gran anuncio sobre la búsqueda de vida el lunes
Las asociaciones de afectadas por la vacuna papiloma unen fuerzas en un grupo internacional

La nueva obsolescencia programada: dispositivos conectados a la nube que dejan de funcionar cuando el fabricante quiere

Logitech acaba de matar Harmony Hub, uno de sus primeros productos para crear un hogar conectado. El problema es que no sólo se ha conformado con eso; también va a matarlo para aquellos que lo hayan comprado. Una nueva prueba de que cada vez las cosas que compramos son menos nuestras.

La nube ha tomado la mayor parte de nuestras vidas gracias a sus ventajas. Disponibilidad inmediata, nuevas funciones que llegan al momento, poder acceder desde cualquier parte… pero por el camino se nos han olvidado los inconvenientes. Inconvenientes que ahora están llegando con el paso del tiempo.

Logitech cierra Harmony Link con efecto retroactivo

El último ejemplo de esto viene de la mano de Logitech, el famoso fabricante de periféricos y otros dispositivos. Hasta ahora vendían un producto llamado Harmony Link, el cual servía para controlar dispositivos a través del smartphone o la tablet. Televisores, sistemas de sonido, reproductores de vídeo… hasta se puede conectar a dispositivos ya inteligentes como Sonos, Roku o Philips Hue. Es decir, es una base para crear una casa conectada.

El problema viene cuando Logitech ha anunciado que dejará de dar soporte y vender el Harmony Link. Normalmente esto significa que se dejará de vender y producir, y que no trabajarán en nuevas funciones para el dispositivo. Pero la compañía ha cruzado una línea roja y ha ido un paso más allá: todos los Harmony Link dejarán de funcionar, sin excepción.

Logitech, para salir del paso, ha asegurado que todos los que tengan un Harmony Link en garantía recibirán su sucesor, un Harmony Hub, para compensar. Pero estamos hablando de un producto con cinco años de vida, y muchos de sus propietarios ya no tienen garantía. Ellos sólo tendrán disponible un descuento del 35% para adquirir el producto. Si no lo compran, se quedarán con un ecosistema inútil.

El caso es aún más flagrante cuando observamos que, según algunos usuarios en Reddit, Logitech comenzó a venderlos con descuentos antes de anunciar esta muerte. Es decir, intentaron vender todos los Harmony Link que les quedaban antes de que dejen de funcionar. Logitech incluso ha empezado a censurar palabras como “demanda colectiva” o “demanda” en sus foros. Por supuesto, todo esto ha supuesto que la comunidad se vuelque en contra de Logitech.

Harmony Link no es la única: Revolv, Squeezebox…

Y lo peor de todo es que estos casos no son nuevos. No es la primera vez que un fabricante acaba con un dispositivo que incluso ya han vendido. Y los Revolv son un ejemplo muy reciente de esta tendencia. Cuando fueron comprados por Nest, la filial de domótica de Google, desactivaron la aplicación a todos sus dueños.

De esa forma dejaron a todos sus compradores con un pisapapeles de diseño, según The Next Web. Aunque los usuarios ya se han encargado de recodar casos parecidos en base a esta noticia. Squeezebox, una radio vía Internet que también vendía Logitech, también murió en 2012 en circunstancias parecidas.

¿La nube nos hace perder el control sobre nuestros dispositivos?

Este caso, y el recordatorio de casos pasados, hacen que se vuelva a reabrir un debate: el papel que nos deja la nube a nosotros como propietarios. Cada vez tenemos más dispositivos y gadgets conectados a Internet con la excusa de ofrecer más funciones o más comodidad. Este acceso suele estar controlado por el fabricante. Y, cuando lo usamos, lo único que tenemos es una especie de “licencia” para acceder a ese enlace.

Si nuestros dispositivos son cada vez más dependientes de estas conexiones, ¿en qué papel nos coloca a nosotros como propietarios? ¿Puede un fabricante quitarnos la funcionalidad de un dispositivo que hemos comprado, porque sí? ¿Cuál será el próximo caso en el que un fabricante destruya un dispositivo de una manera similar?

 

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS

DMCA.com Protection Status