¿Existe una base extraterrestre en el Golfo de México?

No es raro escuchar a Tampiqueños hablar de luces extrañas saliendo del mar o platillos voladores resguardando la ciudad. La creencia en seres extrat

Razas extraterrestres se están comunicando aunque los cientificos lo nieguen
¿La Inteligencia Artificial aniquilará a la especie humana?
Piramide gigantesca a 60 metros bajo el mar en las Azores
No es raro escuchar a Tampiqueños hablar de luces extrañas saliendo del mar o platillos voladores resguardando la ciudad. La creencia en seres extraterrestres ha tomado tanta fuerza, que hasta celebran el Día del Marciano el último martes de cada mes…

En la ciudad y puerto de Tampico, situado en la costa atlántica del noreste de México, vienen sucediendo con anormal frecuencia extraños fenómenos OVNI desde mediados del siglo pasado. Sus pobladores hablan de luces misteriosas que salen del mar y de ‘platillos voladores’ que resguardan la ciudad. Los tampiqueños están convencidos que bajo la la superficie de su mar existe una base extraterrestre.

Una enorme mayoría de la población tampiqueña, no duda en afirmar que seres extraterrestres protegen a la región y sus habitantes de la devastadora fuerza de los huracanes, que tras avanzar con vehemencia hacia sus costas, detienen la marcha repentinamente para cambiar misteriosamente de rumbo.

Más aún, la gente asegura avistar todo tipo de objetos voladores y luces no identificadas surcando los cielos de la ciudad con frecuencia. Los más elocuentes sostienen abiertamente que, a unos 40 kilómetros de la costa, existe una base alienígena submarina, donde entran y salen naves de distintas fisonomías, especialmente triangulares y circulares.

Pero no siempre fue así. Los mayores aún recuerdan las épocas en que los huracanes devastaban la ciudad, como en 1955, cuando el denominado Hilda inundó tres cuartas partes del territorio y dejó a 20 mil personas sin casa. “Pienso que en esa época no había extraterrestres, si no, no hubiera ocurrido tanto desastre”, afirma sin vacilar Fernando Alonso Gallardo, de 68 años, ingeniero civil, empresario, ex teniente y jubilado de la petrolera estatal Pemex.

Sin embargo, un buen día, los huracanes nunca más volvieron a soplar sobre tierras de Tampico. Corrían los primeros años de la década de 1970, cuando un ignoto trabajador del Distrito Federal llegó hasta la ciudad para contar a los cuatro vientos que los extraterrestres lo habían contactado con un claro mensaje: estaban allí protegiendo a la región, no sólo de huracanes, sino también de cualquier otra amenaza al territorio.

“No es con el afán de proteger la ciudad, es con el afán de proteger la ciudad donde ellos viven, porque encontraron una forma de poder estar ahí”, sostiene Don Alonso, que tuvo su primer avistamiento en 1983; era un disco de luces amarillas con un diámetro de 60 metros. La última ocasión en que un huracán desvió repentinamente su marcha hacia Tampico, fue en 2013.

Amupac, la ciudad extraterrestre

Expertos ufólogos afirman que por la naturaleza de estos avistamientos, se puede deducir que en efecto, existe una base extraterrestre bajo la superficie marítima del Golfo de México, frente a las escolleras de Playa Miramar, pero hay quienes aseguran han estado en ese sitio, que es una ciudad y se llama “Amupac”.

Uno de estos supuestos visitantes a este espacio bajo el Golfo de México es Juan Carlos Ramón López Díaz, presidente de la Asociación de Investigación Científica Ovni de Tamaulipas (AICOT), quien narró su versión al sitio El Sol de Tampico.

Reconoce que hablar del tema ovni y sus experiencias con estos seres le ha generado críticas y burlas en un sinfín de ocasiones, “estoy preparado para que me cuestionen y me ataquen, yo respeto su verdad y yo doy la mía, lo que a mí me consta. Todo lo diferente a un parámetro cae en mofa, no me preocupa eso”, señala.

En febrero de 2015 decidió fundar con un grupo de profesionistas la AICOT, que hoy tiene más de 30 miembros que se reúnen regularmente para intercambio de información sobre el fenómeno ovni, además de contar con apoyo de la Mutual UFO Network (MUFON), la organización estadounidense más antigua que investiga casos de avistamientos.

“La Asociación está conformada por profesionistas, además que los reportes que recibimos se toman con seriedad hasta que se hace un perfil mental, ya que hay personas con problemas psicológicos que aseguran haber tenido contactos con extraterrestres”, comenta.

‘Amupac’, dice López Díaz, fue nombrada por primera ocasión por el ingeniero Alberto Zecua, un ingeniero electrónico que refirió ese sitio de seres provenientes de Marte.

La pregunta era obligada, ¿ha viajado usted a esta ciudad? Y sin titubear el hombre aseguró que sí: “No es un viaje físico, sino astral, para el que es necesario prepararse emocionalmente, mediante un proceso de desintoxicación del cuerpo y no consumir carne.”

Al lograr el contacto “nos metemos a la esfera de luz sobrevolamos la ciudad, nos vamos a la playa”. Avanzan unos kilómetros mar adentro, justo entre los límites de los estados de Tamaulipas y Veracruz, “se meten al mar y llegan a unas compuertas que se abren, después una rampa y entramos a su ciudad”

El acceso es obligado con una guardia de tres seres, manteniéndose en ese contacto que realizó hace algunos años por un tiempo terrenal de aproximadamente un minuto. Los seres que describe el entrevistado asegura son buenos o llamados de luz, quienes llegaron a instalarse frente a la costa atraídos por conocer a los humanos y sus sentimientos, así como por el oro monoatómico -polvo blanco derivado del oro y platino, relacionado con misticismo y poderes extraterrenales- que precisa el entrevistado abunda en la zona.

“Ellos querían saber cómo es que nosotros sentimos, ya que para ellos eso no existe”, menciona el hombre, quien puntualiza “no se trata que nadie me crea, solo que me gusta contar lo que he vivido”.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS