La bestia de Stronsay, 1808.

La bestia de Stronsay, 1808.

Así funciona “Boundless Informant”, el sistema de análisis de datos de la NSA
El valle de la muerte en Rusia
Un nativo americano llevado a Islandia antes de que colon descubriera América

La bestia de Stronsay, 1808.

La bestia de Stronsay, 1808.


Reunido unido fue testigo de uno de los mayores misterios de la criptozoología, bien por la fecha en la que databa el suceso, o bien porque realmente estamos ante uno de los criptidos con restos para investigar. Todo sucedió en la isla de Orkney, en la costa escocesa, típico lugar de lucha entre vikingos y el leviatán, como narran las historias.

La bestia de Stronsay, 1808.
Descripción del monstruo

«Orcadas»(nombre de la isla en español), amaneció un día de 1808 con restos de un animal marino varado en la arena, eso no es noticia, lo que es noticia son los 18 metros de longitud que tenía el descomunal cuerpo. Los datos recogidos por las personas que pudieron presenciar el encuentro y los científicos que lo estudiaron son varios: su cuello medía 5 metros, y el volumen del cuerpo unos 3. Unas medidas de un auténtico monstruo marino.

Recogido el cadáver por especialistas y científicos, y siendo enviado al Museo Real de Edimburgo, tras exhaustivos análisis no consiguieron identificar el animal con ninguno de los existentes, aunque lo encajaban como serpiente marina.

La bestia de Stronsay, 1808.
La bestia de Stronsay, 1808.
Dos de los bocetos recogidos por los científicos sobre la descripción de la bestia.

La bestia de Stronsay, 1808.
Pero un científico de Londres, E. Home pudo analizar restos de la criatura, y cuál fue su sorpresa, que los resultados le indicaban que estaban ante una especie de tiburón desconocida para la ciencia.

La teoría chocaba un poco, ya que el cuerpo de tiburón no tiene la misma fisionomía que la bestia marina, principalmente por la longitud del cuello. Parte de científicos apoyaron esta teoría, y otros la rechazaban porque no encajaba con el tipo de cuerpo de los escualos.

Obviamente, por la época en la que estamos, el único material que disponemos son ilustraciones, ya que la fotografía no existió hasta 1828, fecha en la que data la foto más antigua. Hoy día, aun se desconoce el origen de la bestia de Stronsay, siendo un gran misterio para la criptozoología.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS

https://cdn.hyperpromote.com/bidvertiser/tags/active/bvpprtr.html?pid=701583&bid=2005034&subid=[SUBID]&kw=[KEYWORD_ENCODED]&url=[REFERRER_ENCODED]&mincpc=[MIN_CPC]&flback=[FALLBACK_ENCODED]