La misteriosa Teleplastia

La primera noticia sobre este fenómeno, apareció publicada en un diario local en noviembre de 1971 y fue tratada profusamente por los medios de comu

Hubble revela la existencia de una «galaxia oculta» cercana a la Vía Láctea
La misteriosa montaña china que produce huevos de roca
¿GIGANTES contruyeron tiahuanaco?¿TECNOLOGÍA DESCONOCIDA? Los humanos NO PUDIERON SER

La primera noticia sobre este fenómeno, apareció publicada en un diario local en noviembre de 1971 y fue tratada profusamente por los medios de comunicación de la época, no menos que de asombroso.
Dicho esto, ¿estamos ante un fenómeno natural o hay algo más?.
Los fenómenos extraordinarios que no parecen tener explicación son muchas veces calificados como paranormales. Entre estos hay uno que no debe confundirse con la pareidolia, aunque en ocasiones parecen tener algo en común. A este fenómeno se le conoce como teleplastia, que es la aparición casual de formas o figuras reconocibles sobre una superficie en la que anteriormente no había nada y que supuestamente se han formado por la acción de un agente sobrenatural. Las teleplastias aparecen tanto en muros y paredes como en el suelo e incluso en trozos de hielo.

Los parapsicólogos consideran que estas formas, que suelen coincidir con rostros e incluso con figuras humanas enteras, pueden ser producidas por ectoplasmas o por la mente de un o una médium.

Determinados espíritus utilizarían una mancha o una superficie que ya existiera para modificarla, mostrarse y así poder comunicarse con el mundo de los vivos. Este último supuesto se conoce también como “psicoteleplastia”.
En el caso de las Caras de Bélmez, el más famoso fenómeno de teleplastia conocido hasta el momento, se creía en un principio que los rostros que aparecían correspondían a los difuntos enterrados en un antiguo cementerio árabe del siglo XIII situado bajo la casa. Otra de las hipótesis para la aparición de las teleplastias en Bélmez era la existencia de corrientes subterráneas que discurrían por el subsuelo de la casa y que provocaban humedades en las paredes y suelos y que a partir de ahí se formaban las imágenes con la ayuda involuntaria de una médium. Otro caso conocido es el de 2004, en el que una cara fantasmal apareció en la fotografía del muro de un edificio cercano a la Puerta del Sol de Madrid, o el caso del cadáver de Shilling, que dejó su mancha en el suelo del ático de un manicomio.

Los detractores se agarran a que jamás se ha demostrado que existan los ectoplasmas, ni que las manchas provengan de estos y que por ejemplo en el caso de las Caras de Bélmez, en el que se pensaba que María Gómez Cámara era sin saberlo la médium que hacía surgir los rostros, era un fraude. También se aduce que estos fenómenos son en su mayoría simples casos de pareidolia o se atribuye la existencia de formas humanas a manchas o abultamientos que requieren mucha imaginación para considerarse así.
Como en las propias Caras de Belmez, sin duda estamos ante un fenómeno que aún guarda muchos secretos esperando ser revelados.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS