Adicción a la comida chatarra: más de lo que parece

Adicción a la comida chatarra: más de lo que parece

Los WANDJINAS Y EL TIEMPO DE LOS SUEÑOS
Los símbolos de los Siete Pecados Capitales. ¿Los conoces?
¿Los extraterrestres intentan comunicarse con nosotros? Al parecer si

Una investigación neurobiológica demostró que estos alimentos pueden causar adicción grave similar a las drogas. Cuando se trata de alimentos procesados, las cantidades excesivas de azúcares y grasas hidrogenadas son la regla y no la excepción. No es ningún secreto ya que hay un hilo muy distinto que une el aumento del consumo de este tipo de alimentos, junto con las campañas implacables de publicidad y las proporciones epidémicas de diabetes y obesidad en todos los grupos de distintas edades a escala global. De hecho, si las tendencias actuales continúan, se estima que para el 2030, más del 86 por ciento de los estadounidenses tendrán sobrepeso o serán obesos. Para algunas personas, esta imagen se ve terrible, pero la verdad es que apenas roza la superficie del problema. Una investigación neurobiológica demostró que estos alimentos pueden causar una adicción grave, similar a la adicción a las drogas. La Dra. Nicole Avena y sus colegas del departamento de Psiquiatría de la Universidad de Florida, informan que el consumo de azúcar no solo altera la función cerebral y el comportamiento, sino que también provoca el mismo tipo de abstinencia y producen los mismos síntomas que generan las drogas opiáceas. En otras palabras, el azúcar afecta a los receptores opioides en el cerebro, que son reconocidos por naturales (endógena o no) sustancias opioides. Por otro lado, los alimentos ricos en grasas parecen afectar el cerebro de una manera diferente, a pesar de que causan síntomas de retirada. Muchos estudios muestran que existe una relación única entre los ácidos grasos y el equilibrio emocional. Por ejemplo, un estudio publicado en The Journal of Clinical Investigation en 2011 probó los efectos del consumo de grasas en personas sanas, mientras pasaban por sentimientos de tristeza inducida experimentalmente. En cuestión de minutos los sentimientos de tristeza se aliviaron considerablemente y los sujetos mejoraron su humor, mientras que la resonancia magnética confirmó la respuesta cerebral esperada. Este estudio es importante porque muestra que la grasa en realidad ni siquiera tiene que ser digerido correctamente con el fin de modificar las funciones del cerebro. La mera presencia de grasa en el intestino provoca la liberación de hormonas gastrointestinales, que regulan las respuestas neurológicas y emocionales dentro de muy pocos minutos. Los estudios demuestran que la comida chatarra, alta en grasa y azúcar, es mucho más que calorías excesivas. Esta sin duda, crea adicción en un nivel bioquímico y neurológico. Sería ingenuo creer que la riqueza de la comida chatarra en estos compuestos específicos es un accidente. Michael Moos explica en su increíble libro “Salt, Sugar, Fat: How the Food Giants Hooked Us” que la cantidad de investigación secreta invertida por los gigantes de Big Food en encontrar las combinaciones adecuadas de los ingredientes más baratos y más adictivos de sus productos es inmensa. Lo que la neurociencia recién ahora está empezando a comprender y a dilucidar, es lo que las compañías de alimentos sabían desde el principio. Y capitalizaron con fuerza mediante la venta de alimentos procesados, especialmente diseñados para eludir el control del apetito y las válvulas de seguridad neurológicas de cualquier víctima insospechada. Debido a la complejidad y la interconexión de las funciones biológicas en el cuerpo humano, el impacto global de los alimentos procesados en la fisiología humana, la salud, la esperanza de vida y calidad de vida en esta generación es aún difícil de estimar. Pero una vez más el rigor de este lento, pero eficiente ‘genocidio’ no puede ser completamente apreciado si el impacto en las futuras generaciones no se evalúa también. Las últimas investigaciones muestran que la dieta durante el embarazo tiene un impacto significativo en las opciones de nutrición de los hijos. Ahora se confirma que cuando la mujer embarazada sigue una dieta alta en grasas, su bebé muestra una preferencia medible para el azúcar. Sin embargo, esto no es solo un rasgo de comportamiento casualmente transmitido a la siguiente generación por medio de imitar el comportamiento de los adultos. Por el contrario, como resultado de la dieta materna, el ADN y la posterior expresión de los genes que codifican los receptores opioides y dopamina en el cerebro del niño se altera de una manera que promueve la adicción. Esto no es sorprendente, ya que el uso repetido de ciertas drogas ha sido bien documentado por causar modificaciones del ADN enzimática (cambios epigenéticos) que interrumpen los programas de genes neuronales y apoyan la conducta adictiva. Este hecho científico explica por qué los niños de madres obesas pesan más, tienen mayor masa grasa y se elevó la insulina y niveles de glucosa en la sangre en comparación con los grupos control. Los experimentos demuestran que la alteración genética inducida por el consumo de comida chatarra durante el embarazo tiene efectos a largo plazo sobre el comportamiento del niño y las respuestas neurológicas. En una manera retorcida, la nueva generación es genéticamente pre-programada para ser adicta a la comida chatarra, incluso antes de que nazcan. Esta perfecta auto-alimentación garantiza beneficios a largo plazo para las empresas alimentarias y una enfermedad crónica que irá debilitando a los seres humanos, para las generaciones venideras. Mediante el diseño y la venta del productos adictivos, la baja calidad y los productos de promoción de la enfermedad, las gigantescas Corporaciones de alimentos lograron lo impensable: crear un ejército dedicado de admiradores, adictos a la salud comprometida, cuya cognitiva, bioquímica e incluso el potencial genético de liberarse de su adicción es secuestrado antes del nacimiento.
AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS