Filemón y Baucis: leyendas de humildad

Leyendas, Mitología

Una historia de humildad griega

Cuenta la leyenda que los dioses aburridos de sus infinitos privilegios en el panteón, en especial  Zeus y Hermes, decidieron poner a prueba la humildad y amabilidad de los seres  humanos. Así que esté dúo de padre e hijo bajaron a la tierra a una población cercana, se hicieron pasar por humanos y tocaron de puerta en puerta buscando cobijo y alimento.

No obstante, lo único que recibieron fueron portazos en las narices, hasta que finalmente llegaron a una pequeña casita y allá los recibió una pareja de ancianos, Filemón y Baucis, quienes no tuvieron problema en dejar entrar a los dos peregrinos (que como sabemos eran dioses camuflados).

Filemón los hizo entrar y tomar asiento mientras que Baucis les suministro telas para protegerse del frío. Durante toda la noche atendieron a los viajeros y dispusieron para ellos los pocos recursos con los que contaban: avivaron las llamas para dar calor a la vivienda, calentaron agua para aliviar el cansancio de los pies de sus visitantes, Baucis dispuso una sencilla pero deliciosa cena y jamás dejaron desatendidos a los dioses, quienes conmovidos por el actuar de aquella pareja no dejaban de sonreír.

Sin embargo, en el transcurso de la noche algo peculiar sucedió y era que en la jarra donde estaba el vino jamás se  terminó, Filemón se dio cuenta de esté hecho y así fue como descubrió la verdadera identidad de sus huéspedes: dioses.  Preocupado le contó a su esposa de lo que sucedía: Filemón y Baucis se sintieron realmente mal  por no poder ofrecer mejores alimentos a las deidades y sin decir nada la pareja salió para intentar atrapar a la única oca que tenían, un ave que estaba vieja y flaca.

El animal les puso resistencia a los ancianos y se entró a la casita de huida de la pareja, Zeus y Hermes entretenidos al ver el trajín revelaron su verdadera identidad: “efectivamente somos dioses, y hemos bajado a la tierra para poner a prueba la amabilidad de los humanos, pero sus huraños vecinos nos han tratado mal. Así que ellos tendrán su castigo. Por favor, sígannos a lo alto de la montaña.”

El regalo a Baucis y Filemón

La pareja siguió a los dioses y desde lo alto de la montaña, vivieron como su pueblo se inundaba y lo único que seguía intacto era su pequeña cabaña que en instantes se transformó en un impresionante templo. Antes de marcharse, los dioses les dijeron a Filemón y a Baucis que les concederían un deseo.

Después de conversarlo, los ancianos se dirigieron a los dioses y les pidieron lo siguiente: “Permítenos  ser sacerdotes de tu templo y cuidarlo. También permítenos vivir el resto que nos queda de vida juntos en armonía así como lo hemos hecho y que al final de nuestra existencia nos podamos ir juntos para que ninguno sufra la ausencia del otro.”

Les fue concedida su petición y cuando ya se acercaba el ocaso de su vida, la pareja se abrazó una última vez y notaron como el cuerpo de cada uno era cubierto de ramas  y hojas, él se convirtió en un roble y ella en un tilo, entrelazados desde las  raíces creciendo siempre juntos.

Bibliografía:

  1. https://enriquepallares.wordpress.com/2017/03/03/el-roble-y-el-tilo/

Imágenes: 1: wikipedia.org, 2: mitoslogos.blogspot.com.co

¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                         

Let's block ads! (Why?)

Los fantasmas y monstruos misteriosos más extraños de Japón
Yacumama: ¡La serpiente come humanos Más grande está aún viva!
5 Datos interesantes sobre la muerte que te sorprenderán.

Leyendas, Mitología

Una historia de humildad griega

Cuenta la leyenda que los dioses aburridos de sus infinitos privilegios en el panteón, en especial  Zeus y Hermes, decidieron poner a prueba la humildad y amabilidad de los seres  humanos. Así que esté dúo de padre e hijo bajaron a la tierra a una población cercana, se hicieron pasar por humanos y tocaron de puerta en puerta buscando cobijo y alimento.

No obstante, lo único que recibieron fueron portazos en las narices, hasta que finalmente llegaron a una pequeña casita y allá los recibió una pareja de ancianos, Filemón y Baucis, quienes no tuvieron problema en dejar entrar a los dos peregrinos (que como sabemos eran dioses camuflados).

Filemón los hizo entrar y tomar asiento mientras que Baucis les suministro telas para protegerse del frío. Durante toda la noche atendieron a los viajeros y dispusieron para ellos los pocos recursos con los que contaban: avivaron las llamas para dar calor a la vivienda, calentaron agua para aliviar el cansancio de los pies de sus visitantes, Baucis dispuso una sencilla pero deliciosa cena y jamás dejaron desatendidos a los dioses, quienes conmovidos por el actuar de aquella pareja no dejaban de sonreír.

Sin embargo, en el transcurso de la noche algo peculiar sucedió y era que en la jarra donde estaba el vino jamás se  terminó, Filemón se dio cuenta de esté hecho y así fue como descubrió la verdadera identidad de sus huéspedes: dioses.  Preocupado le contó a su esposa de lo que sucedía: Filemón y Baucis se sintieron realmente mal  por no poder ofrecer mejores alimentos a las deidades y sin decir nada la pareja salió para intentar atrapar a la única oca que tenían, un ave que estaba vieja y flaca.

El animal les puso resistencia a los ancianos y se entró a la casita de huida de la pareja, Zeus y Hermes entretenidos al ver el trajín revelaron su verdadera identidad: “efectivamente somos dioses, y hemos bajado a la tierra para poner a prueba la amabilidad de los humanos, pero sus huraños vecinos nos han tratado mal. Así que ellos tendrán su castigo. Por favor, sígannos a lo alto de la montaña.”

El regalo a Baucis y Filemón

La pareja siguió a los dioses y desde lo alto de la montaña, vivieron como su pueblo se inundaba y lo único que seguía intacto era su pequeña cabaña que en instantes se transformó en un impresionante templo. Antes de marcharse, los dioses les dijeron a Filemón y a Baucis que les concederían un deseo.

Después de conversarlo, los ancianos se dirigieron a los dioses y les pidieron lo siguiente: “Permítenos  ser sacerdotes de tu templo y cuidarlo. También permítenos vivir el resto que nos queda de vida juntos en armonía así como lo hemos hecho y que al final de nuestra existencia nos podamos ir juntos para que ninguno sufra la ausencia del otro.”

Les fue concedida su petición y cuando ya se acercaba el ocaso de su vida, la pareja se abrazó una última vez y notaron como el cuerpo de cada uno era cubierto de ramas  y hojas, él se convirtió en un roble y ella en un tilo, entrelazados desde las  raíces creciendo siempre juntos.

Bibliografía:

  1. https://enriquepallares.wordpress.com/2017/03/03/el-roble-y-el-tilo/

Imágenes: 1: wikipedia.org, 2: mitoslogos.blogspot.com.co

¿Conoces acerca de…?

Se habla de: castigo    Filemón y Baucis    Hermes    roble    templo    Tilo    Zeus

Let’s block ads! (Why?)

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS