La vida es común en el universo, sugiere nuevo análisis de meteoritos

La vida es común en el universo, sugiere nuevo análisis de meteoritos

La vida es común en el universo, sugiere nuevo análisis de meteoritos Crédito: Getty Images. Imagina esto: est

Dientes Tóxicos – Cómo una Endodoncia Podría Enfermarlo
La piedra más extraña del planeta” sigue desafiando a los científicos
Rusia y EE.UU. clavan la mirada en Venus

La vida es común en el universo, sugiere nuevo análisis de meteoritos

unnamed file 753 - La vida es común en el universo, sugiere nuevo análisis de meteoritos
Crédito: Getty Images.
Imagina esto: estás jugando basketball después de la escuela con tus amigos. Justo cuando estás a punto de hacer un triple, una franja de fuego atraviesa el cielo y el objeto que lo causa aterriza a solo unas pocas yardas de distancia, incrustándose en el asfalto. Te apresuras hacia el sitio de un cráter pequeño y humeante, donde aparece un meteorito. Y ese meteorito está transportando material biológico de otro planeta. Esto podría sonar como la escena de apertura del próximo gran thriller de ciencia ficción. Pero realmente ocurrió en la vida real.
Dos meteoritos, uno encontrado fuera de Marruecos y el otro en Texas, ambos en 1998, ahora han sido analizados y los resultados son tentadores. Una colaboración internacional de científicos en el Department of Energy’s Lawrence Berkeley National Laboratory (Berkeley Lab) condujo el análisis. Sus hallazgos fueron publicados en la revista Science Advances.
Estas rocas espaciales, que se cree que han circulado dentro del cinturón de asteroides de nuestro sistema solar por un billón de años, contienen compuestos orgánicos necesarios para la vida. Los meteoritos transportan hidrocarburos, aminoácidos y otros materiales orgánicos, además de agua. Es un poco como un kit de inicio de vida.
unnamed file 754 - La vida es común en el universo, sugiere nuevo análisis de meteoritos
Estos muchachos estaban jugando al basketball cuando un meteorito se estrelló contra el asfalto a pocos metros de ellos. Esto ocurrió en Texas el 22 de marzo de 1998. Después de estudiarlo de cerca, los científicos dicen que el meteorito contiene trazas de agua y elementos prebióticos. (Crédito: Mark Bostick).
Los investigadores observaron diminutos cristales de sal azul y morada desde el interior de los meteoritos, cada uno de una fracción del ancho de un cabello humano. Estos fueron transportados a una habitación controlada por el polvo y manejados con pequeños instrumentos que se asemejan a palillos dentales de metal. A continuación, los cristales se examinaron con un microscopio de rayos X. Los científicos también emplearon una técnica conocida como XANES: X-ray Absorption Near Edge Structure Spectroscopy [=Absorción de rayos-X cerca del borde de la estructura espectroscopica]. Y he aquí, trazas de compuestos prebióticos y agua quedaron atrapados dentro de estos cristales.
Es posible que se originen con Ceres–un planeta enano que también es el objeto más grande en el cinturón de asteroides. Ceres tiene una actividad volcánica similar a la de Encelado, que refuerza el caso de algún tipo de vida que toma forma debajo de la superficie de la luna helada de Saturno.
Dicha actividad volcánica podría obligar a los chorros de hielo y agua a dispararse al espacio. El asteroide Hebe es otro candidato. Esta es una fuente común de meteoritos que caen sobre la Tierra. O los cristales pueden haberse originado en “un mundo rico en agua en el sistema solar exterior,” como escriben los científicos en el estudio.
Esta es la primera vez que ha sido conducida una exploración comprensiva de la composición química de los meteoritos. El trabajo pionero nos ayuda a comprender mejor nuestro sistema solar primitivo y la composición de los asteroides dentro de él. Descubrir tales compuestos después de una larga caminata por el espacio sugiere una mayor diversidad de vida en el universo de lo que se asumía previamente.
unnamed file 755 - La vida es común en el universo, sugiere nuevo análisis de meteoritos
La concepción de un artista de los asteroides y el polvo espacial. Crédito: NASA/JPL-Caltech.
Un equipo internacional de científicos trabajó en este estudio. David Kilcoyne, de Advanced Light Source (ALS) de Berkeley Lab, fue uno de ellos. “Es como una mosca en ámbar,” dijo. Kilcoyne y sus colegas dicen que el agua que se encuentra dentro de los cristales podría tener una antigüedad de 4.5 billones de años, cuando nació nuestro sistema solar.
La científica planetaria e investigadora postdoctoral asociada, Queenie Chan, de The Open University en el Reino Unido, lideró el estudio. Ella dijo en un comunicado de prensa: “Estamos viendo los ingredientes orgánicos que pueden conducir al origen de la vida.”
Los cristales ocultos dentro de los meteoritos aumentan las posibilidades de que las biomoléculas o incluso los microbios lleguen a la Tierra u otros planetas. Aunque aterrizaron en locaciones muy diferentes, estos meteoritos en particular mostraron evidencia de un impacto. Se deben haber golpeado entre sí en algún punto, dicen los científicos. El material orgánico podría pasar a través de tal impacto, un escenario que los astrobiólogos no habían contemplado antes.
unnamed file 756 - La vida es común en el universo, sugiere nuevo análisis de meteoritos
Un cristal azul del meteorito que cayó cerca de Marruecos. La barra de escala representa 200 micras (millonésimas de metro). Crédito: Queenie Chan/The Open University, U.K.
Yoko Kebukawa fue una colaboradora en este estudio. Ella es profesora asociada de ingeniería en la Yokohama National University en Japón. Kebukawa y sus colegas aplicaron una serie de experimentos químicos a las muestras, para descubrir su composición.
“Revelamos que la materia orgánica era algo similar a la encontrada en meteoritos primitivos, pero contenía más química portadora de oxígeno,” dijo. “En combinación con otras pruebas, los resultados respaldan la idea de que la materia orgánica se originó a partir de un cuerpo principal [=parent body] rico en agua o previamente rico en agua – un mundo oceánico en el sistema solar primitivo, posiblemente Ceres.”
Chan dijo que hay otros cristales dentro de estos meteoritos que aún no han sido analizados. Eso consumirá un estudio de seguimiento. Kebukawa dijo: “Es posible que encontremos más variaciones en la química orgánica.” Mientras Chan dijo: “Todo conduce a la conclusión de que el origen de la vida es realmente posible en otros lugares. Existe un gran rango de compuestos orgánicos dentro de estos meteoritos, incluido un tipo de orgánicos muy primitivos que probablemente representan la composición orgánica del sistema solar primitivo “.
Digamos que encontramos extraterrestres, se verían como nosotros? Haga clic aquí para descubrir:

COMMENTS