Hyakumonogatari Kaidankai, o de cómo invocar fuerzas del más allá

Leyendas, Relatos de terror, Rituales, exorcismos y misas negras

Relatos del Más Allá

Una prueba de valor propia de las tierras del sol naciente para aquellos que no les da miedo enfrentar lo desconocido, lo perturbador y aterrador: llamado Hyakumonogatari Kaidankai, es un juego que se ha realizado desde el periodo Edo (el cual se extiende desde 24 de marzo de 1603 hasta 3 de mayo de 1868).

La idea del juego es aparentemente sencilla: se trata de contar historias tenebrosas, que involucren espíritus incorpóreos, a la luz de las velas. En este sentido no parece tener mucha diferencia con la tradicional fogata en Occidente, en la cual se relatan estas mismas historias.

Pero el secreto, el truco del ritual, está en las velas. Pues deberán colocarse de una manera muy específica para invocar las fuerzas ocultas que desean encontrarse.

Cómo jugarlo y sobrevivir: las 100 velas

Es muy sencillo, solo necesitas 100 velas, una mesa, un espejo y un montón de amigos deseosos de participar y narrar historias de miedo. Si están realmente entusiasmados con el juego pueden ir a un lugar escabroso.

Las velas las podrán alrededor en forma de círculo, a medida que cada uno va contando un relato de terror y termina deberá apagar una vela, asomarse en el espejo y volver al círculo, y así sucesivamente se va continuando el juego. Se pueden dar una idea de cómo se irá tornando el ambiente.

De acuerdo con la tradición japonesa, por cada vela apagada los espíritus se sentirán más atraídos, como un insecto a una flama.

Muchos se detienen cuando llegan a la vela 99, y no se han encontrado historias que cuenten si alguien llegó a terminarlo. A excepción, claro, de antiguos documentos en que se narran las leyendas sobre los samuráis, en donde jugaban el Hyakumonogatari como una prueba de su valía y al final de juego una mano gigante caía sobre ellos. La única forma de defenderse era con un golpe certero de la espada.

Los guerreros que lograban superar la prueba eran reconocidos como valientes, mientras que los que se apabullaban se convertían en la burla de su grupo. De esa forma el juego se convirtió en una tradición que eventualmente rompió clases sociales, volviéndose popular entre todos sin importar procedencia o profesión.

La gente, se entusiasmó tanto con esté entretenimiento que muchos se pusieron de misión recolectar nuevas historias sobrenaturales  con la idea de incursionar en nuevas temáticas y atraer a más público. Para el año de 1677, se sacó al mercado un libro que reunía más de 100 historias de terror de distintos países, el ‘Shokoku Hyakumonogatari‘, según los narradores cada uno de esos relatos eran verídicos.

Bibliografía:

  1. http://anime-manga.atresmedia.com/mas-asia/hyakumonogatari-el-terrorifico-juego-japones-de-las-100-velas#sthash.JbrhGD7z.dpbs

Imagen: foundintranslation.me

¿Conoces acerca de...?

Se habla de:                         

Let's block ads! (Why?)

HERENSUGE
Black Annis – La Devoradora de Niños.
Amemait – El devorador de Almas.

 

Relatos del Más Allá

Una prueba de valor propia de las tierras del sol naciente para aquellos que no les da miedo enfrentar lo desconocido, lo perturbador y aterrador: llamado Hyakumonogatari Kaidankai, es un juego que se ha realizado desde el periodo Edo (el cual se extiende desde 24 de marzo de 1603 hasta 3 de mayo de 1868).

La idea del juego es aparentemente sencilla: se trata de contar historias tenebrosas, que involucren espíritus incorpóreos, a la luz de las velas. En este sentido no parece tener mucha diferencia con la tradicional fogata en Occidente, en la cual se relatan estas mismas historias.

Pero el secreto, el truco del ritual, está en las velas. Pues deberán colocarse de una manera muy específica para invocar las fuerzas ocultas que desean encontrarse.

Cómo jugarlo y sobrevivir: las 100 velas

Es muy sencillo, solo necesitas 100 velas, una mesa, un espejo y un montón de amigos deseosos de participar y narrar historias de miedo. Si están realmente entusiasmados con el juego pueden ir a un lugar escabroso.

Las velas las podrán alrededor en forma de círculo, a medida que cada uno va contando un relato de terror y termina deberá apagar una vela, asomarse en el espejo y volver al círculo, y así sucesivamente se va continuando el juego. Se pueden dar una idea de cómo se irá tornando el ambiente.

De acuerdo con la tradición japonesa, por cada vela apagada los espíritus se sentirán más atraídos, como un insecto a una flama.

Muchos se detienen cuando llegan a la vela 99, y no se han encontrado historias que cuenten si alguien llegó a terminarlo. A excepción, claro, de antiguos documentos en que se narran las leyendas sobre los samuráis, en donde jugaban el Hyakumonogatari como una prueba de su valía y al final de juego una mano gigante caía sobre ellos. La única forma de defenderse era con un golpe certero de la espada.

Los guerreros que lograban superar la prueba eran reconocidos como valientes, mientras que los que se apabullaban se convertían en la burla de su grupo. De esa forma el juego se convirtió en una tradición que eventualmente rompió clases sociales, volviéndose popular entre todos sin importar procedencia o profesión.

La gente, se entusiasmó tanto con esté entretenimiento que muchos se pusieron de misión recolectar nuevas historias sobrenaturales  con la idea de incursionar en nuevas temáticas y atraer a más público. Para el año de 1677, se sacó al mercado un libro que reunía más de 100 historias de terror de distintos países, el ‘Shokoku Hyakumonogatari‘, según los narradores cada uno de esos relatos eran verídicos.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS

DMCA.com Protection Status