Que le ocurrió a este hombre en 1967, tal vez un ovni

Que le ocurrió a este hombre en 1967, tal vez un ovni

Parece IMPOSIBLE que estemos solos en el Universo, sobretodo si tenemos en cuenta lo masivo que ES realmente. Supongamos, por un momento, que tal vez

¿Que está subiendo a su cama de esta mujer?
¿QUÉ SE OCULTA TRAS LAS MISTERIOSAS DESAPARICIONES en el LAGO MALDITO de China?….ATERRADOR!!…
La marina de guerra de los EE.UU y la NASA tienen una “flota completamente funcional del espacio”.

Parece IMPOSIBLE que estemos solos en el Universo, sobretodo si tenemos en cuenta lo masivo que ES realmente. Supongamos, por un momento, que tal vez no estamos solos entre las estrellas. En este escenario, la siguiente pregunta que nos haríamos sería: “¿Son amigables nuestros vecinos cósmicos?”
A juzgar por algunas historias de encuentros con extraterrestres, es difícil de decir, pero parece que hay resultados más hostiles que amistosos. La historia de lo que pasó con Stephen Michalak en Falcon Lake en Manitoba, Canadá, en 1967, está en el lado inexplicable y aterrador de las cosas.
Michalak era un mecánico de profesión, que también incursionaba como geólogo aficionado. El 19 de mayo de 1967, Michalak decidió hacer algo de prospección de plata en el Parque Provincial Whiteshell.

Michalak estaba siguiendo varias vetas de cuarzo en el parque cerca de Falcon Lake, temprano en el primer día de su prospección. Por la tarde, él escuchó algo extraño. Cuando levantó la vista, vio a dos brillantes objetos en forma de cigarrillo que volaban por encima.
Uno de los objetos aterrizó sobre una gran roca a unos 160 pies de distancia de Michalak. Rápidamente, él esbozó el objeto desde la distancia. Era lo que parecía una nave, y el color de la misma pasó de rojo a gris, y estaba rodeada por un “resplandor dorado”.

Después de 30 minutos, una escotilla se abrió. Michalak dijo que podía oír voces en su interior. Inicialmente, Michalak creyó que la nave era un experimento estadounidense, por lo que pensó en hablar en inglés. Cuando no hubo respuesta, él intentó hablar en ruso, pero fue en vano.
Michalak finalmente reunió el coraje para acercarse a la nave y mirar dentro. Una vez que él asomó la cabeza por la escotilla, las voces se detuvieron. En el interior, alcanzó a ver un laberinto de luces brillantes y vigas.

Después de no ver a nadie dentro, Michalak se alejó de la escotilla y dio un paso atrás, preguntándose qué hacer a continuación. Pasó la mano sobre la superficie lisa del objeto y el guante que tenía puesto se derritió. De repente, la escotilla se cerró de golpe y la nave se movió ligeramente. Lo que parecía una rejilla de escape de ventilación, ahora estaba dirigida o enfocada hacia Michalak. Sin previo aviso, el respiradero lo roció con un gas caliente que causó que su camisa se prendiera en fuego. Mientras Michalak estaba tratando de quitarse su camisa en llamas, la nave despegó hacia el cielo oscurecido.
Michalak observó con asombro lo que había sucedido. El suelo donde la nave había estado quedó notablemente barrido, y el aire olía a un aislamiento eléctrico quemado. Él decidió regresar a su hotel para tratar de procesar los eventos del día.

En el camino, comenzó a sentirse muy enfermo. En lugar de regresar al hotel, Michalak fue directamente a casa y luego al hospital. Para cuando llegó a la sala de emergencias, él tenía un fuerte dolor de cabeza, sudor frío y vomitaba profusamente. Fue en el hospital que los médicos notaron el patrón de cuadrícula perfecta (en la foto) de las quemaduras de Michalak.
Unos días más tarde, Michalak y sus amigos hicieron un equipo de investigación para determinar qué fue lo que lo atacó. Después de varias semanas, llegaron con las manos vacías.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS