UNA HISTORIA DE MACHISMO Y LATROCINIO: EL FRAUDE MÁS GRANDE DE LA HISTORIA DEL ARTE

UNA HISTORIA DE MACHISMO Y LATROCINIO: EL FRAUDE MÁS GRANDE DE LA HISTORIA DEL ARTE

Dentro de pocos días se estrenará una película dedicada al que en su momento fuera un célebre pintor: Walter Keane. Walter Keane siempre dijo que p

Se encontró una bolsa de plástico en el punto más profundo de la Tierra, y todos deberíamos avergonzarnos
Camara secreta en la esfinge? Imagen prueba que si
El secreto de la eterna juventud en el ADN de una niña de 8 años, Gabby Williams
Dentro de pocos días se estrenará una película dedicada al que en su momento fuera un célebre pintor: Walter Keane. Walter Keane siempre dijo que para crear sus pinturas extraordinarias, se inspiró en los rostros de los niños que veía en las calles de Berlín durante la posguerra, mientras estudiaba arte. En sus ojos se esconden todas las preguntas y respuestas de la humanidad”, afirmaba solemnemente. “Yo quería que otras personas vieran esos ojos, también. Quiero que mis pinturas te lleguen al corazón y te hagan gritar, ‘¡Haz algo!’” A Keane también le gustaba repetir que: “los ojos son las ventanas del alma” margaret keane niño Pero para él, también eran las ventanas de la fortuna. Durante gran parte de los años cincuenta y sesenta, el americano fue el artista que vendió más obras en todo el mundo. Sus famosos óleos de niños abandonados de aspecto triste con enormes ojos llenos de lágrimas estaban por todas partes.

Joan Crawford, Natalie Wood, Kim Novak Joan Crawford, Natalie Wood, Kim Novak

Estrellas de Hollywood como Joan Crawford, Natalie Wood o Kim Novak no sólo compraban sus cuadros originales, sino que además encargaron a Keane que pintara retratos con grandes ojos de sí mismas. Millones de aficionados se colgaban copias de sus cuadros en sus hogares. Al igual que con la Mona Lisa, se decía que si uno miraba a esos niños durante el tiempo suficiente, sus miradas te seguian por toda la habitación.   Al final, Walter Keane se hizo multimillonario y famoso con su obra. Keane era un showman brillante y un auto-publicista incansable, que consiguió convertirse en una estrella, rodeado de mujeres y personajes famosos en su mansión de California. Incluso llegó a convertirse en un célebre portavoz en defensa de los niños que pasaban hambre en el mundo. No solo eso. Keane no tenía ningún problema en jactarse públicamente de que era un genio. En una entrevista a la revista Life, llegó a decir que: “Nadie pintó los ojos como El Greco y nadie puede pintar ojos como Walter Keane”. Llegando a cobrar 50000 dólares por cada cuadro, Walter Keane se convirtió en un fenómeno artístico tan lucrativo que incluso Andy Warhol admitió que estaba impresionado con él. Sólo había un problema. Keane no había creado ni una sola de aquellas pinturas tan codiciadas. una de las pinturas de niños de grandes ojos Ese hombre que amaba posar para los fotógrafos, con un pincel en la mano mientras ponía el broche de oro en un lienzo, era un completo fraude. El auténtico artista era en realidad su esposa, Margaret, a la cual mantenía como una prisionera virtual en un cuarto trasero de su enorme mansión, produciendo cuadros mientras Walter era aclamado por las obras y malgastaba los millones que ganaba. Keane dejaba a su mujer cerrada en casa, pintando 16 horas al día mientras él disfrutaba de la buena vida, engañándola con otras mujeres. marggaret en su estudio Ni tan solo sus sirvientes sabían lo que ella hacía, escondida en un estudio a puerta cerrada y con las cortinas echadas. Cuando Walter no estaba en la casa, la llamaba cada hora para asegurarse de que ella seguía allí, trabajando y pintando cuadros. Finalmente, en 1970, se reveló el secreto de uno de los fraudes más extraordinarios de la historia del arte. La búsqueda de justicia y de reconocimiento por su obra por parte de Margaret, tardó 16 años más en producirse, pues el desvergonzado marido seguía negándolo todo públicamente, escudándose en su fama y magnetismo. margaret keane pintando Eso llevó a Margaret a llevarlo a juicio y a desafiar públicamente a Keane para que hiciera una pintura delante de un juez y un jurado, para finalmente revelar quién era el auténtico artista de las figuras de grandes ojos. Margaret redondeó su testimonio con una pintura de uno de sus famosos “niños de grandes ojos” que realizó en 53 minutos ante el jurado. Cuando los abogados reclamaron a Keane que hiciera una manifestación similar para demostrar que el artista era él, Keane no pudo, aduciendo que “tenía un dolor en el hombro”. Ahora, esta historia increíble ha sido llevada a la pantalla por el director Tim Burton (él mismo es un apasionado coleccionista de pinturas Keane), en una película titulada “Big Eyes”.

Christoph Waltz y Amy Adams Christoph Waltz y Amy Adams

Los papeles principales serán interpretados por la actriz Amy Adams como Margaret y Christoph Waltz, interpretando a su monstruoso marido. En la película, Margaret, que actualmente tiene 87 años, hace un cameo como anciana sentada en un banco. Keane murió en el año 2000, a los 85 años, arruinado y abandonado por los que habían sido sus amigos famosos. La suya es la historia de uno de los fraudes más grandes y despreciables de la historia del arte… Www.mundooculto.es

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS

DMCA.com Protection Status