August Landmesser, el hombre que no quiso saludar a Hitler

August Landmesser, el hombre que no quiso saludar a Hitler

Artículo del NY Times de 1890: Raza de Gigantes descubierta en Nueva York
Se busca hábitat para la clonación de mamuts
La Agencia Espacial Europea anuncia que cerca de 500 asteroides amenazan la Tierra
August Landmesser, el hombre que no quiso saludar a Hitler
August Landmesser, el hombre que no quiso saludar a Hitler
August Landmesser pertenecía al partido nazi y trabajaba en los astilleros Blohm und Voss en Hamburgo. Según se cree, las razones de su pertenencia al partido se debían sobre todo a motivos laborales. A decir verdad, Landmesser no debía de tener nada de racista, pues decidió formar una familia con Irma Eckler, una mujer judía. Sin embargo, esta unión, que nunca pudo legalizarse, fue reprimida por sus compañeros y jefes de partido, que lo expulsaron de sus filas en 1935. Y ese sólo fue el comienzo de su persecución.
La fotografía que se ha hecho famosa, y en la que se aprecia a un hombre (Landmesser), cruzado de brazos ante la multitud que alza el brazo al estilo nazi, fue tomada en 1936 en Hamburgo durante la botadura del buque Horst Wessel. Hitler estaba presente. Sin duda, le pasaría desapercibido ese hombre que le desafiaba ante la multitud; pero no pasó desapercibido al objetivo de la cámara. Ni a la historia.
En 1938, Landmesser fue apresado por la Gestapo y condenado por contravenir la Ley para la Protección de la Sangre y el Honor Alemanes, ley que prohibía cualquier relación sexual entre judíos y no judíos alemanes. August Landmesser pasó casi tres años en el campo de concentración de Börgemoor bajo un régimen de trabajos forzados, del que sería liberado para ser enviado directamente al frente de batalla de una guerra que ya estaba en su apogeo. Pero no fue enviado a cualquier batallón: sino al 999, destinado a soldados que se hallaban en régimen de libertad condicional. Nunca más se supo de él. Su esposa Irma fue enviada al campo de concentración de Ravensbrück, donde murió en 1942.
August Landmesser                               Irma Eckler
Sin embargo, y a pesar de los obstáculos, August e Irma lograron criar a dos hijas que, una vez acabada la contienda, fueron a parar a uno de los incontables orfanatos que daban acogida a los miles de niños solos y perdidos de la postguerra alemana. Las hijas de los Landmesser nunca olvidaron a sus padres, hasta el punto de que, en 1991, una de ellas descubrió y señaló a su padre como el hombre de la fotografía, el hombre de los brazos cruzados que se negó a saludar a Hitler.
 

 

from otra realidad

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS