Las asombrosas conexiones en línea recta entre las antiguas civilizaciones

Las asombrosas conexiones en línea recta entre las antiguas civilizaciones

Hoy vamos a echar la vista atrás y vamos a observar diferentes retazos históricos de un saber perdido en el tiempo: la creencia de que existen l

Soldados estadounidenses mataron a un gigante Nephilim cerca de una cueva en Afganistán
El misterio de los túneles romanos de Bayas
Extrañas estructuras en Elysium Planitia, Marte. ¿Geológicas o arqueológicas?

Hoy vamos a echar la vista atrás y vamos a observar diferentes retazos históricos de un saber perdido en el tiempo: la creencia de que existen lugares por donde fluye una energía que las civilizaciones antiguas, capaces de cientos de maravillas arquitectónicas, creían que traería poder y gloria para sus pueblos. ¿Os apetece venir de viaje hacia lugares tan sugerentes como los Senderos del Dragón, o los caminos de la Serpiente?

Estos son algunos de los nombres que reciben las famosas líneas Ley desde tiempos prehistóricos, unas supuestas alineaciones de energía que se localizan en vórtices magnéticos en la mayoría de los lugares sagrados del mundo,como los círculos de piedras o los monumentos megalíticos (siendo Stonehenge en Inglaterra el principal monumento erigido a este respecto) y abarcando todo tipo de construcciones religiosas y cementerios.

Líneas que conectan todos los lugares sagrados de la tierra

La teoría expone que todas esas construcciones habrían sido construidas con algún propósito desconocido por pueblos prehistóricos realizando incluso alineaciones rectas entre lugares sagrados de distintas civilizaciones que estarían consideradas como “rutas de energía”, como si debajo de la tierra estuviera marcado el camino entre un lugar y otro por una fuente de energía que uniría los lugares sagrados del mundo. En el siglo XXI parece un disparate, pero este tema es más complicado de lo que pudiera parecernos…

La historia de su estudio comienza con un hombre, el galés Alfred Watkins (1865-1935), anticuario, fotógrafo, arqueólogo aficionado y explorador de lugares antiguos, quien notó, después de visitar y fotografiar varios lugares considerados sagrados por los celtas de Gran Bretaña, que estos lugares estaban alineados por todo el Reino Unido. En 1922 publicaría el libro “Early British Trackways” con los datos. Otro investigador, John Michell, identifico 22 alineamientos, pero sería Watkins quien le pondría el nombre a tales líneas.

Un detalle significativo es que todos los asentamientos solían estar construidos sobre restos de santuarios paganos más antiguos, como si fuese un conocimiento heredado desde hace miles de años

Como suele acontecer, estas teorías de Watkins fueron rechazadas por la arqueología oficial como fantasiosas, argumentando que los antiguos pueblos de la tierra no poseían  los conocimientos necesarios para alinear tales lugares, por lo que la apariencia de linealidad solo se debía a la casualidad. Si eso fuese así, no ocurriría en otros lugares de la tierra pero la arqueología siguió descubriendo esos misteriosos alineamientos como si todo formara parte de una inmensa red global que era mantenida por civilizaciones… que no se conocían entre sí…

Los alineamientos se producen misteriosamente entre continentes

Fueron, como no, los sumerios y sus desarrollados conocimientos de astronomía, astrología, geometría sagrada y matemáticas, los primeros que estudiaron esta red de líneas de fuerza magnética de la Tierra, también conocida comocuadrícula de energía global, e incluso se dice que el arqueólogo A. Waddell encontró marcas sumerias en una de las piedras en Stonehenge. Por su parte, Alexander Thom, profesor de Ingeniería en la Universidad de Oxford, descubrió que los que construyeron Stonehenge sabían de los principios geométricos y matemáticos “Pitagóricos” miles de años antes de que Pitágoras naciese, como si hubiese una ciencia remanente en la historia que se remontase a hace miles de años, mucho antes del comienzo de la era del homo sapiens-sapiens.

¿Sería posible que ese saber también incluyera una tendencia a aprovechar una energía de la tierra que a día de hoy no es reconocida por la ciencia?

Proyección icosaédrica basada en el mapa de Mercator

Thom explicó que las piedras no sólo formaban dibujos geométricos en y alrededor del círculo de Stonehenge, si no que también se alineaban con las posiciones del sol, la luna y las estrellas más relevantes en momentos determinados, como por ejemplo cuando el sol aparecía o desaparecía en el equinoccio o el solsticio y la luna estaba en las posiciones extremas de su ciclo. Era un reloj astronómico gigantesco, Pero añadió que era algo más: un receptor y transmisor de energía de esas líneas ley.

Según Alexander Thom, donde estas líneas se cruzan, la energía se mueve en espiral hacia un vórtice y donde muchas líneas se cruzan se tiene un vórtice enorme de energía.

La teoría también expondría un hecho francamente curioso: hay un punto sobre una de las cuadrículas de la tierra, llamado cuadrícula de Hartmann, donde doce de estas líneas de fuerza se reúnen y bajan hacia el interior de la tierra. ¿Es todo un disparate mayúsculo o realmente existe una ciencia detrás de estas líneas ley? Sigamos estudiando el enigma.

Cuadrícula a 19,5 grados

Para asombro de propios y extraño, este avezado catedrático expuso algo todavía más extremo y sorprendente: estos lugares formarían parte de una especie de circuito en el núcleo de la cuadrícula de energía, que afecta fundamentalmente la naturaleza del campo magnético de la Tierra, siendo las pirámides de Egipto uno de los lugares en donde se aprovecharía esa energía. Esta red “eléctrica” llena de construcciones de vital importancia para aquellos pueblos hacían líneas perfectamente rectas en sus caminos para unirlas en fila. Las enigmáticas líneas de Nazca son un buen ejemplo de como las culturas antiguas hacían grandes “caminos” en línea recta, y lo más curioso es que da la casualidad de que este mismo tipo de líneas conectan con las antiguas pirámides aztecas de México. ¿Quién calcularía algo así sin conocer el radio de la tierra?¿Nos hemos vuelto locos, o realmente existe la posibilidad de que en la antigüedad alguien tuviese la capacidad para canalizar el magnetismo de todo el planeta?

En el continente americano, por ejemplo,  una de estas líneas ley según la teoría de este profesor de Oxford conecta el Monk’s Mound, un montículo artificial prehistórico, situado en la ribera del Mississippi, con Mystery Hill, cerca de Salem del Norte, así como con el desierto de Mojave y con el White Horse, en Uffington (Inglaterra), todos ellos monumentos funerarios considerados sagrados en civilizaciones que no se podían conocer. Quizá demasiada casualidad. También en China se encuentran los Lunng mei (‘Sendas del Dragón’), que según las tradiciones del país oriental, se construyeron para atraer las energías positivas hacia el emperador creyendo que se crearía una auténticamanifestación de poder y vida en los templos por donde pasaban esos caminos.

Asia y Africa también tienen estas increíbles conexiones

Visto esto, ¿de donde nacería esta supuesta energía? Los antiguos creían que esto nacía del tránsito acuífero de los subsuelos o de las grietas de terrenos que entran en fricción, al igual que de los magmas subterráneos del planeta. Así pues, en la creencia druida estas energías serían la manifestación misma de la vida sobre la tierra y el origen de su fertilidad. Quizá demasiado fantasioso, más acorde al “señor de los anillos”, si me apuran. En este contexto, en el año 1969 el investigador John Michell escribiría su libro “The view over Atlantis” en el cual exponía que las líneas ley, al igual que las grandes pirámides y demás monumentos formaban parte de un antiguo sistema basado en la geometría sagrada que, derivando del magnetismo polar, canalizaba una sutil corriente sobre todo el mundo. Una teoría arriesgada que da con una de las claves del fenómeno:  el conocimiento secreto que se tendría de esta ciencia para erigir fortificaciones por parte de los principales grupos de poder.

Algunos investigadores del fenómeno creen que las asociaciones esotéricas, como la francmasonería, los templarios, los rosacruces y otros grupos, poseen un gran conocimiento de tales líneas, por lo que construían sus edificaciones siguiendo estas líneas.

Por esta razón las principales capitales del mundo occidental, incluyendo las de América, se habrían edificado en los vórtices de estas líneas, más allá de la casualidad.  En la actualidad hay algunos investigadores que utilizan métodos estadísticos para buscar los equivalentes de las líneas ley en otras culturas, intentando demostrar que tales caminos no se formaron al azar y que quienes los construyeron poseían ciertos conocimientos sobre estos caminos de energía. Visto esto, ¿dónde se localizarían esos lugares de poder en la actualidad? ¿Quizá nuestra casa está en una de ellas? Sería genial, la verdad, si me permiten el comentario.

Con todo, los análisis matemáticos exponen que uno de los principales vórtices se encuentra en elMonte Shasta,  situado en el extremo sur del macizo Cascade, el cual recorre el norte de California a través de Oregón y Washington hasta la frontera canadiense. Hay muchas montañas poderosas en este macizo, siendo el Monte Shasta y el Monte Rainer, situado en Seattle, los más conocidos, sobre todo el último en donde pudo verse uno de los primeros encuentros ovni de la historia moderna del fenómeno. ¿Tendría relación este hecho con la primera gran aparición de ovnis en la era moderna? ¿Acaso este tipo de conexiones favorece el tránsito de este tipo de objetos? Sería una interesante conexión, pero aún hay más.

La alta masonería sería consciente de este tipo de conexiones y las utilizaría para sus propósitos y construcciones

Un segundo vórtice se encontraría en el Lago Titicaca, junto al que se encuentran las enigmáticas ruinas de  Tiahuanaco, famosas por las inmensas piedras que forman el conjunto arquitectónico, imposibles de erigir por los seres humanos del pasado. Ese punto del mundo tocado por una de esas confluencias de las líneas ley incluiría muchos otros lugares sagrados comoCuzco y Machu Picchu. El tercer vórtice se encontraría en Uluru y Kata Tjuta, en Australia. Uluru, comúnmente conocido comoAyer’s Rock, es el gran icono del continente australiano y un lugar sagrado desde tiempos remotos. ¿Es demasiada casualidad que pase una de las líneas también por allí?

El cuarto vórtice se encontraría en la zona deGlastonbury y Shaftesbury incluyendo el el Círculo de Piedras de Avebury y el quinto vórtice estaría situado en las zonas de la Gran Pirámide, el Monte Sinaí y el Monte de los Olivos, lugares marcados por este tipo de conexiones y con una gran historia a sus espaldas en donde se mezcla el misticismo y auténticas odiseas para la construcción de sus edificaciones, algunas de ellas imposibles según la ciencia de aquel entonces.

La Gran Pirámide sería uno de los pocos vórtices terrestres artificiales construidos y de hecho, sería la mayor prueba que podría encontrarse en el mundo sobre la validez de la teoría de las famosas líneas ley.

¿Qué os ha parecido el tema? ¿Sería posible que alguien fuese capaz de aprovechar una supuesta energía de la tierra en su beneficio? ¿Quién proporcionó en primera instancia esos supuestos conocimientos tan avanzados a culturas tan remotas y separadas entre sí?

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS

DMCA.com Protection Status