Edgar Cayce el otro Nostradamus

Edgar Cayce el otro Nostradamus

EL “OTRO NOSTRADAMUS” Conozca las temibles y acuciantes profecías, aún por cumplirse, de Edgar Cayce, un famoso vidente y psíquico de los EEUU Edgar Cayce realizó un gran número de videncías, que con el paso del tiempo se han visto cumplidas OFERTA ESPECIAL

La OSCURA historia de COLÓN EL ASESINO y la FARSA del “DESCUBRIMIENTO” de América
Código morse desde una estrella
Pirámides de Giza grabadas en un Huevo de avestrúz anterior al periodo egípcio¿?

Edgar Cayce el otro Nostradamus

Edgar Cayce realizó un gran número de videncías, que con el paso del tiempo se han visto cumplidas
OFERTA ESPECIAL
Tras el fiasco apocalíptico de 2012, nos hemos atiborrado de todo tipo de profecías, que nos llevan a pensar en el terrible futuro que se avecina para nuestro mundo. Algunas, ya se estarían cumpliendo.
Las más conocidas pasan por ser la celebres profecías de Nostradamus, no obstante, Edgar Cayce, un vidente estadounidense, al que se le conoce como el “Profeta Durmiente”, o como el “Otro Nostradamus”, dejó muchos vaticinios que estarían por cumplirse, entre otros, que Barack Obama es el último Presidente democrático de los Estados Unidos.
Nacido el 18 de marzo de 1877, fue un afamado vidente y psíquico de los Estados Unidos que, al experimentar un trance o estado hipnótico, podia recabar información relevante sobre acontecimientos futuros del planeta y de sus pobladores.
Su primera visión, verso sobre cómo sanar su propia enfermedad. Ante la mirada atónita de sus familiares, que siguieron los pasos que él mismo les indicaba en estado de trance y, sin más esfuerzo, sanó sus dolencias.
Desde ese preciso instante, su casa se llenó de personas deseosas de hallar una solución a sus problemas de salud. Fue así que se convirtió en el padre de la Medicina Holística y fue reconocido como el psíquico más importante del Siglo XX.
Edgar Cayce realizó un gran número de profecías, que con el pasar del tiempo se han visto cumplidas, como la II Guerra Mundial y la muerte de algunos Presidentes de los Estados Unidos, como el sangriento asesinato de John F. Kennedy en la ciudad de Dallas, Texas.
Pasó parte de su vida investigando y trabajando en diferentes temas como la reencarnación, la videncia, OVNIS, Atlántida, espiritualidad y la sanación, entre otros.
Cayce dejó una gran cantidad de valiosa información sobre diferentes disciplinas, como la medicina, la teología y la filosofía. Dejando miles de escritos, que aún se conservan gracias a su secretaria, Gladys Davis, quien las recopiló desde 1905.
Fue por esta razón que se fundó la “Asociación para la investigación y la Ilustración”, una organización sin fines de lucro, dedicada al estudio y la aplicación práctica de todos sus descubrimientos psíquicos, y que hoy en día estaría a cargo de su nieto.
Grandes mentes y gente de poder se entrevistaron con Edgar Cayce, entre los cuales se pueden mencionar a Thomas Edison y Nelson Rockefeller, entre muchos otros.
Entres sus sorprendentes revelaciones, confirmaba la existencia de la ciudad de la Atlántida y fue capaz de describir asombrosos objetos y edificaciones admirables de esta avanzada civilización.
Sobre el futuro, el profeta habla sobre un período de transición y cambio hacia una Nueva Era, que conformaría una gran conciencia global y que coincidiría con la Nueva Era de Acuario.
Edgar Cayce nos dio a conocer una sarta de aterradores eventos, como la inversión de lospolos y terribles cambios climatológicos, que darán origen a violentas tormentas y graves eventos sísmicos, que se incrementaran de manera lenta pero progresiva, Una vez cumplidos el cambio de los polos, no habrá más desastres geológicos. Los hombres vivirán una nueva era.
Según el propio Cayce, “la tierra experimentará un cambio de sus polos electromagnéticos. Una vez cumplido el cambio de los polos, no habrá más desastres geológicos”.
En una primera fase, estos cambios habrían comenzado ya, se estuvieron gestando entre los años 1958 y 1998, donde el mundo vivió sin saberlo el inicio de una transformación radical.
Los cambios, se desatarían por la llegada de un cuerpo celeste a nuestro Sistema Solar. “La tierra alcanzo el tiempo”. Así se refirió Cayce al cambio de los polos terráqueos, “tierras que son cálidas se volverán heladas, y tierras cubiertas por el hielo se tornarán tierras cálidas”.
“Los grandes cambios mundiales ocurrirán en el lapso de una generación. Los cambios comenzarán en forma lenta. Más tarde, se verá un aumento en la intensidad, de los terremotos y cambios en el clima como las tormentas violentas y sequías”, indicó en sus escritos.
“Uno de los signos del comienzo de este período, es el movimiento de masas de tierra en el Océano Pacífico, con simultánea actividad en el Mar Mediterráneo y el Monte Etna en Sicilia. Esto marcará el comienzo de los cambios en gran escala”.
El derretimiento de las masas de hielo de Groenlandia y la Antártida, podría provocar una enorme y violenta actividad tectónica en la Tierra y, por consiguiente, erupciones volcánicas, terremotos, tsunamis e inundaciones. Un claro anuncio del Cambio climático.
Profetizó que Europa cambiaría muy rápidamente. Según él, Italia y Grecia se encontraran en peligro, pues previó el despertar de uno o de ambos volcanes, el Vesubio y el Etna.
“La mayor parte de Europa desaparecerá bajo las aguas, rápidamente, para convertirse en océanos, mares y bahías”. Quedarán sumergidas Inglaterra, Alemania y Ucrania.
“América estará sujeta a grandes cambios, pero éstos afectarán más a Sudamérica, que se verá sacudida como una alfombra, por ambos extremos”.
Anunció que “llegará un momento en que el sol se oscurecerá”. Esta misma semana, se pudo conocer un estudio que asegura que el proceso de la “muerte” del Sol ya se habría iniciado.
Vaticinó una serie de futuros terremotos que abatirán la Tierra y, en especial, al continente europeo, indicando que Irlanda sería el país menos abatido: “Por mil sacudidas padecidas en Inglaterra, sólo habrá cuarenta y tres en Irlanda”.
“La costa Atlántica de América se verá alterada, especialmente alrededor de Nueva York, que quedará destruida”.
En una de sus clarividencias, Cayce se vio a si mismo, hacia el año 2100, viviendo en uno de los estados centrales de los Estados Unidos, Nebraska. “El mar cubre aparentemente toda la parte oeste de la comarca, y la ciudad donde yo vivía estaba situada en la costa”.
Se vio viajando en un gran avión de metal, con forma de cigarro, que alcanzaba grandes velocidades. Cayce se detuvo en una población totalmente destruida y preguntó dónde estaba. “En Nueva York”, le contestaron, mirándole asombrados.
Entonces, vio numerosas canteras y reparó en como sus habitantes reconstruían la ciudad. Observó que el agua cubría gran parte de Alabama y que Norfolk y Virginia eran inmensos puertos de mar. Las industrias se hallaban diseminadas en vez de estar centralizadas en las ciudades y muchas casas eran de cristal.
“Es posible, que estas ciudades queden un día sumergidas en el océano”, dijo.
“Tendrá lugar el gran terremoto de California”.
“San Francisco, Los Angeles y Santa Bárbara sólo serán algunas de las ciudades notables que, después, no existirán”.
En 1934, Cayce predijo que la mayor parte del Japón se deslizaría hacia el mar. Sobre este respecto, el geólogo japonés, Nobichico Obara, afirma que Japón se hunde continuamente en el mar, entre dos y tres centímetros por año.
“Nuevas tierras surgirán en el Atlántico y el Pacífico, frente a las costas americanas, como los restos de continentes perdidos en otras épocas”.
“Aparecerán nuevas tierras en el Atlántico y en el pacífico, en las zonas del Caribe y las Bahamas”.
Jamás habló de destrucción nuclear, a pesar de que aseguraba que el hombre podía destruirse a sí mismo, como ya había hecho en la Atlántida.
Se descubrirá que hay poderes ocultos en las aguas de Bimini y que los cristales de cuarzo, provenientes de esas aguas, serán reconocidos por sus propiedades curativas. Ahí está ubicada la Atlántida.
Séneca escribió hacia 374-379, llegará un tiempo, en los siglos futuros, en que el mar soltará las cadenas que cierran su paso; ante nosotros se extenderá un vasto territorio, y el mar dejará ver nuevos mundo países desconocidos, el último de los cuales no será Thule.
Es ésta una profecía a largo plazo, e ignoramos si Cayce la conocía, cosa poco probable, pero en junio de 1940, predijo que la isla de Poseidón se contaría entre las primeras zonas de la Atlántida que volverían a surgir de entre las olas del mar Caribe; incluso precisó que este movimiento podría iniciarse a partir de 1969. Afirmó que todas las tierras que deben emerger no lo harán a la vez, sino progresiva y lentamente.
Sobre la mítica ciudad, Cayce nos dice: “Los registros de la Atlántida serán abiertos a todos los iniciados espirituales en el conocimiento del Dios único”. Y agregó, “Una cámara secreta será encontrada y el levantamiento del templo hará los registros accesibles”.
Pero Cayce habló más sobre la Atlántida, en una sesión describió una valiosa tumba llena de archivos, situada en una pequeña pirámide, que contenía recuerdos inestimables sobre el antiguo Egipto y la Atlántida. Declaró que esta pirámide se halla bajo la arena, cerca de una de las patas de la Esfinge, y que se descubriría en 1978. Lo que evidentemente no se ha cumplido, que sepamos.
Edgar Cayce predijo que la Atlántida deberá surgir nuevamente de las aguas, así como el descubrimiento de una maravillosa ciudad de Oro en el desierto de Gobi, en Mongolia. “Tendrá un templo con ascensores, autos eléctricos y elementos mágicos”, escribió.
Más allá de lo natural, Cayce anuncio que: “el mundo sufrirá una gran crisis financiera”, algo que ya ha sucedido, que aún estamos viviendo y, que según los expertos económicos, tiene visos de poder agravarse.
El hambre profetizada por las Sagradas Escrituras, el algo que también ha sido predicho por numerosos visionarios anteriormente, pero Cayce también lo presagió para la nación más rica del mundo.
“El que pueda adquirir una granja tiene suerte; cómprela, si no quiere conocer el hambre en el futuro”, recomendó en sus visiones.
Lo achaca al incremento desmesurado de la población y la falta de terrenos cultivables, por la masiva necesidad de construcciones que se avecina. Todo ello, hará que el mundo entre en guerras por enfrentamientos debidos a las apremiantes necesidades así surgidas, y que harán que haya millones de muertes en todo el mundo.
Sus visiones sobre Europa, le llevaron a predecir el fin de los regímenes nazi y comunista. “Ya que, esos regímenes, que desean reglamentar no sólo la vida económica de la gente, sino su vida mental y espiritual, no pueden durar largo tiempo”, afirmaba.
“En Rusia ve que se acaba el comunismo y prevalecerá la libertad”.
Sobre esta ultima, Cayce hace un anuncio bastante esperanzador: “A través de Rusia, viene la esperanza del mundo. No por relación con el comunismo, no, sino por la libertad… ¡La libertad! Cada hombre vivirá para su amigo. Y este principio saldrá de Rusia. Claro, que esto tardará años en hacerse realidad. Sin embargo, de Rusia surgirá la esperanza del mundo”.
Pero, sus visiones más acuciantes fueron, precisamente, para la tierra que le vio nacer
Cayce tuvo una visión de la lucha racial en Norteamérica, una lucha que se convertiría en guerra civil, y efectuó una predicción que todavía no se ha cumplido, pero que a la vista de los recientes y gravísimos eventos vividos en los Estados Unidos, con el incremento de los enfrentamientos raciales a consecuencia de las injustificadas muertes de miembros de la población negra, inocentes de delitos, a manos de la policía, pareciera haberse iniciado.
“Cuando un gran número de islas y tierras caigan bajo el yugo de los que no le temen ni al hombre ni al diablo, y que proclaman que el poder es el derecho, entonces ha de correr la sangre, como en las épocas en que se veía al hermano contra el hermano”, dijo.
Sobre Obama, la predicción de Cayce es inquietante: “El 44º presidente de los EEUU será negro “

Sobre la validez de sus profecías, sólo queda la información sobre sus antiguos aciertos.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS

DMCA.com Protection Status