La pariente fantasma

Share Hemos oído esta historia o leyenda en Ciudad de México, por lo que creemos que bien puede tener relación con la leyenda de la Penitente que tan

Reikan, el test japonés para saber si puedes ver espíritus
La Leyenda del Charro Negro
Naga

Hemos oído esta historia o leyenda en Ciudad de México, por lo que creemos que bien puede tener relación con la leyenda de la Penitente que tanto circula por las calles de esa populosa ciudad. Un hecho luctuoso empaña la vida cotidiana de los habitantes: puede tratarse de un accidente, de una muerte repentina, de un siniestro. En todos los casos, se produce una muerte; en todos los casos, la persona cuyo cadáver yace a la vista de todos no posee identificación, excepto por una tarjeta que tiene como sola leyenda una dirección. La policía se hace cargo de la situación y envían a un joven responsable de las relaciones institucionales a dar la mala nueva a los parientes de muerto. Según algunas versiones, siempre se trata de la misma dirección; según otras, la dirección es siempre cambiante, en algunas ocasiones se trata de un lugar más bien céntrico; en otras, es un rincón apartado de la ciudad.


El oficial se dirige a presentar sus respetos a la familia y anunciar la desafortunada muerte de la persona en cuestión. Al llegar, nota que el caserón al que se enfrenta parece inhabitado. Al llamar a la puerta, tras una larga espera, responde una viejecita que dice ser pariente (en general, la abuela o la tía abuela) de la persona fallecida. Cuando el oficial le explica lo ocurrido, no sólo no da muestras de gran pesar sino que invita a pasar al joven y le ofrece servirse algo. En principio, el oficial se niega, pretextando que debe regresar a su seccional en pos de cumplir con otros deberes, pero en realidad se halla algo asustado por la soledad del paraje, el lúgubre aspecto de la casona y la misteriosa apariencia de la viejecita. La insistencia es tan grande que finalmente acepta quedarse.

La viejecita le ofrece un té y comienza a contarle la historia de su vida, desde su nacimiento hasta su muerte. Sí, han leído bien, la anciana mujer hace referencia a su muerte. El joven, que lo ha sospechado desde el inicio, la toma por demente. Su incomodidad crece y desea marcharse de allí a toda costa. Cuando lo logra, no sin tener que soportar una larga y cariñosa despedida por parte de la abuela, se dirige sin demora a su seccional, en donde debe reportar el éxito de su empresa. Cuando llega, sin embargo, se encuentra con otros parientes del muerto, quienes han llegado a la comisaría conmovidos por la noticia. El oficial les informa que acaba de presentar sus respetos a la abuela de la víctima. Con una mezcla de estupor y desagrado, ya que temen que el joven se esté burlando de ellos, los parientes le explican que la mujer, la anciana mujer, ha muerto hace ya muchos años, tal vez décadas. El joven, creyendo a su vez ser víctima de una broma, regresa a toda prisa a la casa en la que ha estado tomado el té con la viejecita, llama a la puerta, y no obtiene respuesta. Fuerza su entrada, y halla la casa vacía. Los vecinos confirman que una vieja mujer había vivido allí hace mucho tiempo, pero que había muerto, no recordaban si en un accidente, una grave y fulminante enfermedad o alguna otra causa tétrica. El joven cae en la cuenta de que ha estado ante la presencia de un fantasma, el fantasma de la vieja pariente, que busca atraer atención a su propia muerte cada vez que se produce la de alguna persona con la que quizás haya mantenido contacto en el pasado.

Historias y Leyendas

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS