MISTERIO OVNI “el triangulo magnetico”

MISTERIO OVNI “el triangulo magnetico”

MISTERIO OVNI “el triangulo magnetico” Hay en la provincia de Sevilla un lugar tan mágico como especial, tan misterioso como histórico, tal

En 2050 habrá mas plásticos que peces en los oceanos según la ONU
Neil Armstrong: Se nos ordenó alejarnos de la luna
Cientos de Bolas de Fuego en el Cielo Captadas por las Sky Cámaras de la NASA
misterio ovni “el triangulo magnetico” - MISTERIO OVNI “el triangulo magnetico”img 0987 400x250 - MISTERIO OVNI “el triangulo magnetico”

MISTERIO OVNI “el triangulo magnetico”

Hay en la provincia de Sevilla un lugar tan mágico como especial, tan misterioso como histórico, tal ufológico como poco definido… Un lugar donde los No Identificados han sido vistos con profusión y los testigos se cuentan por docenas allá donde no hay respuesta a sus preguntas y si mucha perplejidad. Ese lugar es el bautizado, por la primera generación de ufólogos andaluces, como Triángulo Magnético de Sevilla.

No es de extrañar, pues siempre han destacado unas zonas por encima de otras a la hora de manifestaciones de este tipo, donde los OVNIS parecen encontrar un placer especial a la hora de aparecer. Y sin duda este Triángulo Magnético es uno de ellos, por sus especiales características y sucesos que allí han acontecido.

En todos estos años se ha podido experimentar de todo: avistamientos de luces, colores y formas no habituales en el cielo, encuentros con seres extraños de aspecto no terrestre, abducciones, etc. Por ejemplo, son famosos los casos de la persecución OVNI a Adrián Sánchez hasta que llegó a El Castillo de las Guardas, o un asombroso encuentro con casi ochenta criaturas de aspecto humanoide que descendieron de una nave en medio de una huerta –caso vivido por Juan El Palmareña-, o asimismo el enorme número de avistamientos en la zona desde hace ya muchísimos años, destacando la gran cantidad de demostración ufológica que se desarrolló en dicho triángulo entre los meses de diciembre de 2002 y enero de 2003, en la primera gran oleada del siglo.

Los testigos, prácticamente, coinciden en todos sus testimonios con otras personas que también vivieron estas experiencias en dicho Triángulo Magnético, describen avistamientos de objetos voladores no identificados de forma triangular, con tres luces de color rojo en sus vértices y sin parar de girar, manteniéndose a unos 20 metros del suelo. Según los testigos las luces rojizas se tornaron en otras de color azul verdoso y blanco, y pertenecían a un objeto imposible de confundir con un avión o algo semejante. Incluso algunos han repetido experiencia en la misma zona, llegando a tener avistamientos no sólo de las naves, sino de sus tripulantes: criaturas de cierto aspecto humano y brillante. En otras ocasiones sólo es una gran luz que acompaña o persigue al coche y que siempre es explicado recurriendo al fenómeno ufológico.

A lo largo del tiempo ha seguido sucediéndose los avistamientos de objetos volantes no identificados en la zona y las investigaciones demostraron que en rara ocasión eran explicables bajo premisas de objetos aéreos de fabricación humana, condiciones atmosféricas o meteorológicas e, incluso, a satélites en órbita o drones.

Perteneciente a esas oleadas de 2002 y 2003 encontramos relatos escalofriantes de esas luces extrañas, incluso no sólo se dejaron ver desde el cielo sino que llegaron incluso a perseguir a más de un automóvil por la carretera, acosando y agobiando a sus ocupantes, que llegaron a ver a sus ocupantes escribiéndolos como de aspecto nórdico y extrañamente idénticos, casi albinos y de pelo largo, muy típico en el estereotipo tradicional de sus «tripulantes».

El OVNI de Doñana

Se ha cumplido recientemente 20 años de la tragedia natural de la presa Boliden-Apirsa en Aznalcóllar, por ese motivo quiero recordar el caso del OVNI que fue visto aquella noche sobre las instalaciones:

En la madrugada del 25 de Abril de 1998 se produjo en el límite de las provincias de Sevilla y Huelva lo que pudo haber sido el mayor desastre ecológico de nuestro país. En el término municipal de Aznalcóllar, a unos 50 kilómetros de la capital hispalense, tiene su asentamiento la presa de la compañía sueco-canadiense Boliden – Apirsa, dedicada a la minería y destinada al depósito de residuos industriales pesados derivados del lavado y limpieza de la pirita, mineral de hierro, cobre, plomo y mercurio, aunque también se comentó que contenía productos altamente tóxicos procedentes del polo químico de Huelva.

Aquella madrugada un fatal corrimiento de tierras provocó que el contenido de tal almacenamiento anegara todos los terrenos circundantes , produciendo una riada tóxica que se extendió y arruinó, agrícola y económicamente , un gran número de comarcas vecinas situadas en el recorrido de lo que se ha denominado la “ola tóxica” , como Olivares, Sanlúcar la Mayor, Benacazón, Bollullos, Pilas o Villamanrique, hasta finalmente alcanzar el entorno natural del Parque Nacional de Doñana, que se vio afectado parcialmente. De haber dañado más seriamente tan bello paraje, hoy sin dudas estaríamos hablando del mayor desastre ecológico de nuestro país.

En una primera investigación se determinó que el desastre fue debido a un desafortunado corrimiento de tierras, aunque esta explicación no tuvo en consideración sucesos de otro tipo que también se produjeron esos días en aquellas tierras…

Avistamientos en el Triángulo Magnético

Mucho antes de que se produjera el desastre ecológico, la zona de Aznalcóllar era ya famosa -al menos en los círculos ufológicos- por estar enclavada en lo que algunos investigadores denominan como el Triángulo magnético, evocando al famoso Triángulo de las Bermudas, y cuyos vértices serían ubicados en las localidades y entornos de Gerena y El Castillo de las Guardas. Un «triángulo» conocido por los innumerables fenómenos ufológicos que en él se han producido, como avistamientos de OVNIs y luces extrañas, casos de VdD -visitantes de dormitorio- e incluso encuentros con humanoides.

Tan abundante -ufológicamente hablando- es dicho enclave que en muchas ocasiones ha sido el lugar elegido por diferentes asociaciones y grupos de Ufología para realizar distintas alertas OVNI con excelentes resultados. La zona en sí es lo que se denomina un «punto caliente», característica compartida en los últimos meses por las vecinas localidades de El Garrobo e Higuera de la Sierra.

COMMENTS