EL ENANO DE LA CATEDRAL

EL ENANO DE LA CATEDRAL

LEYENDAS YUCATECAS – EL HUAY CHIVO | HISTORIAS DE TERROR ( YUCATÁN, MÉXICO)
La Extraña Historia De La Maldición De Basano Vase
Qué son los Di Indigetes?

EL ENANO DE LA CATEDRAL

Según se cuenta en la catedral de Caracas, en la época colonial, al pasar la medianoche, aparece un espectro de aspecto simpático, un enano con un aspecto de amabilidad y una sonrisa amistosa.

Pero lo que en realidad es, un demonio del infierno capaz de matar de un infarto a aquel que se atreva a arriesgarse o simplemente quiera ser valiente y pasearse por ese lugar luego de las 12 de la madrugada y esperar encontrárselo.

La historia Cuenta que un hombre, un buen mozo, como le decían en ese tiempo, se paseaba por los aledaños de la catedral, camino a encontrarse con su enamorada, el hombre iba caminando cantando y tomando ron, para poder calentarse y que se le calmara el frió del camino.

Mientras más avanzaba, más nervioso se sentía, no sabía si era por la soledad del lugar o porque simplemente, ya estaba cerca de su enamorada.

En un momento inesperado, sintió que alguien lo seguía, pensó que era un ladrón o, un espectro de esos que contaban los abuelos.


El hombre sintió de repente ese “algo” a su lado y no quiso voltear, pero al sentir un aullido volteo espantando, y al ver a un perro harapiento y viejo, se hecho a reír tan fuerte que se escuchaba su eco un poco más a una cuadra.

Al llegar a la entrada de la catedral, visualizo una silueta detenida ahí mismo, se acerco y vio un hombre muy enano vestido de la época colonial, con un sombrero alas anchas y punta chata, el hombre al verlo lo saludo con una mano, y el muchacho algo confundido, pensando en que haría ese enano ahí hizo lo mismo, en ese momento el espectro le hace un gesto que se acerque y le dice que por favor le de fuego para su cigarro, el hombre para no querer ser falta de respeto saca su yesquero y prende su cigarro, pero la advertencia de los abuelos era cierta “No le des fuego al cigarro del enano” porque al hacerlo el hombre sufrió el mayor miedo mortal en toda su vida, el enano de repente sonrió diabólicamente, mostrando unos colmillos muy afilados, luego el enano comenzó a crecer y a crecer, mientras el caminante veía aquel ser de inframundo, paralizado sin poder hacer nada, el enano seguía estirándose hasta que llego a la altura de la torre catedral, en ese momento vio al hombre, desde su altura y le dijo con voz infernal “gracias por el fuego, amigo, ahora, ¿Quieres ir conmigo a un lugar donde si hay fuego de verdad?” mientras se reía endemoniadamente.

El hombre, asustado, aterrorizado, se persignó, rezo cuantas veces pudo mientras corría agarrando su cruz de palma que siempre guardaba en su bolsillo.

AVISO DE USO JUSTO: Esta página contiene material con derechos de autor cuyo uso no ha sido específicamente autorizado por el propietario de los derechos de autor. Esta web distribuye este material con el propósito de reportar noticias, investigación educativa, comentarios y críticas, constituyendo el Uso Justo bajo 17 U.S.C § 107.

¿Te gustó este artículo?

Descarga nuestra app para Android y no te perderás ninguno.

COMMENTS