Fenómenos Anómalos en el triangulo de las Bermuda “Caso cubano”

Fenómenos Anómalos en el triangulo de las Bermuda “Caso cubano”

Fenómenos Anómalos en el triangulo de las Bermuda “Caso cubano” Esta experiencia increíble ha sido extraída del diario de navegación

5 formas diferentes de satanismo
¿Quiénes son los realmente los Hombres de Negro?
Pirámide metalizada incrustada en un asteroide.

Triángulo del Dragón, el otro Triángulo de las Bermudas

Esta experiencia increíble ha sido extraída del diario de navegación del buque tanquero “Cuba”. Se apoya también en el testimonio de Juan Albo Ruiz, quien estaba a bordo como telegrafista.

“Sucedió el 25 de agosto del año 1980. Veníamos navegando del puerto de Toronto, Canadá, hacia la Habana, Cuba, y esto fue los que nos ocurrió entre la Florida y las Bahamas:

La noche anterior todos a bordo se extrañaban que hubiera una noche cerrada, sin una nube y sin una estrella, pero como estábamos a horas de la Habana, nadie se preocupó mucho por ello.

Al otro día, a la hora meridiana (12 meridiano) cuando el segundo oficial de cubierta puso el radar, para tomar la meridiana en posición, pues debía verse por estima el saliente del faro de Palm Beach, el radar no vio tierra en ninguna escala, ni 18, ni 24, ni 36, ni 64 millas, cuando debíamos estar a 12 millas. En ese momento subió el contramaestre con el primer oficial gritando que pararan las máquinas, que veían el fondo con piedras, caracoles, arena y todo, y que… “nos íbamos a varar en un pie de agua!!!”

Yo me asomé por el alerón, y efectivamente, parecía que estábamos varados ya. El capitán, en el puente, ordena no parar máquina, sino dar giro de Williamson (girar 180 grados y tomar el rumbo inverso) cosa que se hizo en el acto.

Cuando se me ordenó mirar el satélite de navegación, la pantalla solo presentaba puntos, cero posición. Entré por orden del capitán a la estación de radio para informar al control de tráfico de Miami Coast Guard lo que pasaba, pues el VHF solo tenía ruidos atmosféricos y no salíamos al aire, y al encender el transmisor y los dos receptores, el transmisor me daba con las agujas del manómetro a tierra, y el receptor no decía nada en ninguna banda.

Pongo los sistemas de emergencia de 244 y el mismo resultado.

En ese momento oigo al tercer oficial gritar que el girocompás estaba loco, y el compás magnético no señalaba el norte, sino que se movía a más de 30 grados de un lado al otro. En estas circunstancias el capitán ordenó tripulación con chaleco (en un barco cuando se da esa orden es como un “abran fuego” sin saber a quien tirar), preparar balsas y botes y continuar navegando hacia lo que se suponía el norte, hasta que el mar se oscureciera. A las 4 horas el mar retomó sus contornos habituales y comenzaron los equipos de navegación a responder.

Se tomó rumbo oeste hasta ver la costa de EEUU. Salimos directamente a Palm Beach y enmendamos rumbo Habana.

Conclusiones

En primer lugar, en un barco cargado a “full” (que tiene línea de flotación mas baja que la de un carguero) era casi imposible haber visto el fondo con esa claridad, y a casi un pie del casco. Y para que quedaran fuera de servicio todos los equipos a bordo, solo pudo ser provocado por una fuerza externa, pues ninguna tormenta eléctrica ni las explosiones del sol son capaces de eso.

 

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS

DMCA.com Protection Status