DMCA.com Protection Status

Los agujeros negros pueden ser una “maraña de cuerdas” gigante

Los agujeros negros pueden ser una “maraña de cuerdas” gigante

Los agujeros negros pueden ser una "maraña de cuerdas" gigante Los agujeros negros no están rodeados por una "pared de fuego" que muele

Júpiter y Venus influyen en nuestro clima hace 215 millones de años
La mayor luna de Saturno podría parecerse al Mar Muerto
Desechos en miles de kilómetros apuntan a un misterioso cráter perdido

Los agujeros negros pueden ser una “maraña de cuerdas” gigante

Los agujeros negros pueden ser una

Los agujeros negros no están rodeados por una “pared de fuego” que muele y destruye toda la materia que cae sobre ella, sino una especie de maraña de objetos cuyo comportamiento se describe mediante la teoría de cuerdas. Esta conclusión fue hecha por físicos que publicaron un artículo en el Journal of High Energy Physics.

La teoría de la “pared de fuego” postuló que ardería antes de que llegue al horizonte del evento, pero nuestros cálculos muestran que este no es el caso. Lo que sucederá en ese momento, cuando el “astronauta” toque este enredo, solo puede predecirse con la ayuda de la teoría de cuerdas “, dijo Samir Mathur de la Universidad Estatal de Ohio en Columbus, EE. UU.

Durante mucho tiempo, los científicos creían que la materia tragada por un agujero negro no podía abandonarla. La situación se volvió mucho más complicada y contradictoria en 1975, cuando el famoso astrofísico Stephen Hawking mostró que los agujeros negros se “evaporarían” gradualmente debido a los efectos cuánticos en su horizonte de sucesos, emitiendo energía en forma de radiación de Hawking.

Esto se convirtió en un gran problema para los teóricos, ya que la evaporación de los agujeros negros y el nacimiento de dicha radiación implican que la información sobre el estado cuántico de partículas “consumidas” por un agujero negro se perderá irremediablemente, lo que no puede ocurrir según las leyes de física moderna.

Según Mathur, este problema puede resolverse si abandonamos la idea de que todos los agujeros negros son similares entre sí como dos gotas de agua o gemelos idénticos, que difieren solo en masa y en el diámetro del horizonte de sucesos.

En 2003, junto con el físico ruso Oleg Lunin, propuso presentar un agujero negro no en la forma de un punto de singularidad adimensional, sino en la forma de una especie de “fuzzball” que tiene un volumen y forma distintos de cero. El horizonte de eventos en esta “espiral” no será una esfera ideal, como afirma la teoría clásica de los agujeros negros, sino una bola “esponjosa”, cuya forma cambiará constantemente a medida que las nuevas partículas se absorban y se evaporen en forma de radiación Hawking .

Cuando otros físicos intentaron crear un modelo matemático riguroso de un agujero negro basado en los cálculos de Matur y Lunin, descubrieron que su horizonte de eventos no sería una bola esponjosa, sino una “pared de fuego” esférica e invisible: un grupo de quanta de alta energía que destruiría cualquier materia, cayendo sobre ella. Esto trajo de vuelta el problema de la paradoja de la información, y también cuestionó la teoría de la relatividad o la mecánica cuántica.

Mathur y sus colegas inicialmente estuvieron de acuerdo con esta suposición, pero más tarde dudaron de esta hipótesis, creyendo que parte de la materia que cae o incluso toda la “cena” del agujero negro volaría a través de esta pared gracias a los efectos cuánticos.

Comprobaron si esto era así, creando un modelo de computadora de una singularidad similar, a la que “arrojaron” copias virtuales de electrones que tienen aproximadamente la misma masa, carga y otras propiedades que sus contrapartes reales.

Como se ha demostrado en estos cálculos, casi todos los electrones volarán a través de la “pared de fuego” sin darse cuenta y sin colisionar con sus fotones de alta energía. Cuanto más era la masa virtual de agujeros negros, y cuanto más cerca estaba de las propiedades de objetos reales de este tipo, más pronunciado era este efecto.

“¿Qué sucede cuando una partícula o una persona se acerca al horizonte de sucesos?” Suponemos que el “enredo”, en sentido figurado, crece en su dirección y los absorbe antes de que lleguen a la zona más caliente donde nace la radiación de Hawking. Esto refuta completamente la teoría de “muros de fuego”, concluye Mathur

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS