Muerte y fantasmas en la zona muerta maldita I-4

Muerte y fantasmas en la zona muerta maldita I-4

Muerte y fantasmas en la zona muerta maldita I-4 Algunos lugares parecen sacarles cuentos extraños, con lo extraño y lo paranormal que gravitan hac

Lago Titicaca, mas secreto que la superficie de la luna
JFK: La Reserva Federal y la Orden Ejecutiva 11110
¿Es la Luna un Holograma?

Muerte y fantasmas en la zona muerta maldita I-4

Algunos lugares parecen sacarles cuentos extraños, con lo extraño y lo paranormal que gravitan hacia ellos por razones que todavía no podemos comenzar a comprender. En el estado de Florida, en Estados Unidos, yace uno de esos lugares, un tramo corto de carretera que se ha convertido en la zona cero para todo tipo de fenómenos anómalos, extrañeza e incluso la muerte; un lugar embrujado y maldito que llaman la “Zona muerta”.

Hubo un tiempo en que Florida no era más que una naturaleza salvaje gobernada por los orgullosos pueblos nativos de la zona, pero en los años 1860 y 70 la región fue estable y asentada constantemente por los europeos en masa. Los nativos del área seguirían siendo desplazados, enviados a reservaciones, o muertos en combates como las Guerras Seminole, y la zona prístina fue testigo de una oleada de colonos que buscaban ganarse la vida en esta nueva tierra inexplorada, junto con numerosos ferrocarriles y carreteras que penetraban y cruzaban la selva. En ese momento, la gente entró en la región, y ciudades y pueblos comenzaron a surgir por todas partes, transformando el paisaje en el proceso.

Uno de los primeros colonos fue un hombre de negocios llamado Henry Sanford, que en 1877 compró tierras al norte del actual Orlando a lo largo del río St. Johns, con el propósito de crear una comunidad agrícola católica llamada St. Joseph’s. Era más un esquema de hacerse rico rápidamente que cualquier cosa religiosa en lo que a Hawkins se refería, y se recostó esperando a que llegaran los retoños. Las cosas no funcionarían de acuerdo con el plan, y en lugar de las enormes ganancias que Sanford había imaginado construyendo sobre la tierra, solo terminó vendiendo algunas parcelas, y no mucho después de que el asentamiento sufriera un incendio devastador y una epidemia de fiebre amarilla que surgió de los pantanos cubiertos de mosquitos. La enfermedad fue catastrófica para St. Joseph’s, y bastantes murieron simplemente enterrados en el bosque o en su propiedad,

Muerte y fantasmas en la zona muerta maldita I-4

Primeros pobladores en el área

Sanford continuaría para fundar la bulliciosa ciudad cercana de Sanford, Florida, y el área volvería más tarde a principios de siglo, mientras que el sitio de St. Joseph sería absorbido por un municipio llamado Lake Monroe, pero esta oscuridad la historia permaneció allí para perseguirla, tal vez literalmente. En 1905, un colono llamado Albert Hawkins compró algunas tierras en las que una familia de inmigrantes holandeses había vivido antes de convertirse en víctimas de la epidemia de fiebre amarilla que había ayudado a acabar con la colonia original de San José. Descubrió el sombrío secreto enterrado en su tierra rural por accidente, tropezando con las tumbas infestadas de malezas mientras exploraba la zona un día, pero fue respetuoso y decidió no mover los cuerpos, sino mantener la trama y su decrépito cruces de madera sin marcar como un cementerio en miniatura, complete con una cerca a su alrededor, y diciéndole a la gente que se mantenga alejado de ella. Sin embargo, pronto parecería que estas misteriosas tumbas tenían algún tipo de poder oscuro que las infundía.

Los vecinos a veces se quejaban con Hawkins de que podían ver luces misteriosas rondando por la noche en las cercanías de las tumbas, y que todo tipo de fenómenos fantasmales como objetos en movimiento y ruidos extraños habían estado plagando sus hogares. Además de esto, hubo algunas afirmaciones ominosas de que las tumbas en realidad estaban malditas, en busca de una severa venganza contra aquellos que tratarían de profanarlas. En un caso, un vecino supuestamente se cansó de las tumbas que estaban allí y derribó la valla que los rodeaba, pero más tarde ese mismo día, la casa de este hombre supuestamente sería alcanzada por un rayo y arrasada hasta el suelo. En otro incidente de la década de 1950, un nieto del propio Hawkins estaba engañando a la tumba y pateó una de las cruces de madera que marcaban una de las tumbas. Al día siguiente, sería asesinado en un accidente automovilístico que involucró un golpe y huida, y el perpetrador nunca fue atrapado. Incluso el mismo Hawkins supuestamente hizo que su propia casa se incendiara después de que trató de reemplazar las antiguas lápidas de madera viejas y podridas por nuevas, lo que lo llevó a tomar una advertencia para dejarlas como estaban.

Todos estos fenómenos extraños y la muerte le valieron al área de ese pequeño cementerio el nombre de “El campo de la muerte”, y los lugareños se aterrorizaron demasiado para acercarse a él. A pesar de esto, la popularidad de la Florida en ese momento, y la creciente población y la gran cantidad de turistas que llegaban, significaba que se estaban construyendo más y más autopistas para satisfacer las demandas del desarrollo desenfrenado. Una de ellas era la propuesta de la Interestatal 4 (I-4), que estaba destinada a conectar Tampa y Daytona Beach, y que atravesaría la propiedad en la que descansaban esas tumbas frecuentadas. Hawkins había muerto en 1939, pero su viuda le sobrevivió, y no había mucho que pudiera hacer en ese momento porque había vendido la tierra que se había convertido en dominio inminente. Sin embargo,

Muerte y fantasmas en la zona muerta maldita I-4

Los oficiales supuestamente prometieron que los cuerpos se moverían y enterrarían en un cementerio apropiado, pero aparentemente esto nunca sucedió, y cuando la construcción comenzó en 1960, la carretera terminó terminando justo encima de las tumbas y sus restos olvidados. Esto parece haber sido una mala idea, porque casi inmediatamente hubo una tragedia que le sucedió al proyecto en forma del catastrófico huracán Donna, que atravesó la Florida en ese momento exacto e incluso cambió inquietantemente las direcciones para seguir el camino de la propuesta I-4. También era extraño que los meteorólogos hubieran predicho que Donna pasaría relativamente inofensivamente de la costa, pero de repente giró bruscamente hacia la derecha sin ninguna razón aparente, y aún más extrañamente, pasó por encima del sitio de construcción.

Cuando finalmente se terminó la carretera, comenzó a acumular una reputación siniestra casi de inmediato, cuando un camión se descontrolado y se estrelló justo en las cercanías de las tumbas, cobrándose varias vidas el mismo día en que el I-4 se abrió al tráfico en 1963 . Esto sería simplemente el comienzo de un fenómeno en curso que ha plagado el tramo de la carretera donde se dice que están las tumbas, que está justo en las orillas del río St. John en el paso elevado del puente interestatal, y se ha ganado el nombre siniestro “La zona de muerte.”

Muerte y fantasmas en la zona muerta maldita I-4

Con mucho, el más notorio de los muchos fenómenos extraños y bastante aterradores vinculados a este parche de camino es la concentración desmesuradamente alta de accidentes de tráfico que se producen aquí. Dependiendo de la fuente, ha habido entre 1,500 y más de 2,000 accidentes de tráfico en este punto a lo largo de un tramo de un cuarto de milla desde la apertura de la carretera, con el Departamento de Carreteras del Estado de Florida diciendo que hubo 44 accidentes en el transcurso de 1995 y 1996 solo en este lugar, y de 1999 a 2006 hubo 440 accidentes, muchos de ellos fatales. La tasa de accidentes en la zona muerta de la I-4 es tan intensa que muchos lugareños todavía se niegan rotundamente a conducir sobre esa zona, en lugar de recorrer grandes distancias para tomar rutas indirectas a su alrededor. Oficialmente esto se explica como el desafortunado resultado de tanto tráfico a través del área, pero incluso considerando esto la tasa es bastante alta, e incluso hay informes de personas que afirman que a menudo parece como si algo realmente hubiera tomado el control de su vehículo. . ¿Hay algo más sobrenatural pasando aquí, y si hay algo que tenga que ver con esas tumbas? Es difícil de decir.

Además de la tasa extraordinariamente alta de accidentes de tráfico a lo largo de la carretera son los frecuentes tornados que se abren paso, a menudo parecen seguir el camino de la I-4 como atraídos por ella, así como otro huracán extraño, el huracán Charley, que Pasó de forma inquietante sobre el sitio maldito en 2004 como si fuera el objetivo. El investigador y autor o el libro Strange Florida , Charlie Carlson, ha dicho de este huracán en particular:

Charley siguió casi la misma ruta que Donna. Se referían a Charley como el ‘Huracán I-4’. Por extraño que parezca, hubo una construcción alrededor de las tumbas. La tierra donde están las tumbas estaba siendo perturbada nuevamente. Fue casi como una repetición de Donna.

Muerte y fantasmas en la zona muerta maldita I-4

Además de terribles accidentes automovilísticos y tornados y huracanes, la Zona Muerta I-4 ha reunido todo tipo de otros fenómenos paranormales variados y de gran extrañeza. Una rareza reportada con frecuencia es que las radios, teléfonos celulares y CBs se apagan y se niegan a trabajar en el sitio, o que se escucharán voces fantasmales sin cuerpo o estática anómala en los dispositivos. Comúnmente se informan los sonidos de la risa de los niños, o de las voces que preguntan desesperadamente “¿Quién está allí?” O “¿Por qué?”, ​​Sin embargo, nunca responden si se trata de tratar de hablar con las entidades. Algunas personas incluso han informado que no oyeron voces, sino un gruñido ominoso o gruñidos que resuenan desde sus radios mientras conducen. Teniendo en cuenta que el área inmediata no tiene antenas de radio o teléfono celular, ni ningún emisor de microondas, es difícil decir qué podría estar causando estas perturbaciones. ¿Hay una explicación racional, o algo mucho más extraño en el trabajo aquí? ¿Quién sabe?

También hay muchos otros fenómenos extraños reportados en la Zona Muerta I-4, que incluyen luces fantasmas, sombras, puntos fríos errantes, nieblas repentinas y espesas de la nada, autostopistas fantasmas y vehículos fantasmales. Agregue todo esto a la muerte y la tragedia que también parecen aferrarse a él como moscas a un cadáver, y I-4 ha pasado a ser considerado uno de los lugares más extraños y más embrujados en el estado. ¿Es solo una leyenda urbana mezclada con historia espeluznante y superstición? ¿Es todo imaginación hiperactiva? ¿O podría ser que este tramo de carretera contiene los espectros de los muertos, condenados a permanecer atados aquí y obligados a arremeter contra aquellos que han profanado sus tumbas?

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS