El primer Ovni avistado en la Argentina

    Este es un caso muy poco conocido por los aficionados e incluso por los mismos investigadores y ufólogos. Una increíble descripció

Madre inglesa ve en la pantalla del vigilabebés una aterradora presencia detrás de su hija
La Aventura del Despertar : El camino del conocimiento y la conciencia.
La Reencarnación Sintética.

 

 

Este es un caso muy poco conocido por los aficionados e incluso por los mismos investigadores y ufólogos. Una increíble descripción de un caso Ovni, aunque sin usar ese término, que aún no había sido acuñado, porque recién a partir de 1947, cuando Kenneth Arnold vio una formación de discos volantes a los que bautizó “platos voladores” o ufos, ovnis en español, se comenzó a usar este término distintivo en la prensa mundial. Estos misteriosos “globos ígneos” como fueron llamados en esa ocasión, aparecieron en la localidad de Rojas, provincia de Buenos Aires, y quemaron pastos y maderas de algunas casas. Los detalles de este enigmático y sorprendente caso fueron publicados por “La Gazeta de Buenos Ayres” el primer diario argentino fundado por Mariano Moreno en 1810, en el ejemplar que salió el sábado 26 de octubre de 1816, con lujo de descripciones. Según muchos ufólogos e investigadores, se trató del primer caso testimoniado de la presencia de Ovnis en territorio argentino.
Ese día, los porteños que leyeron La Gazeta se estremecieron con dos noticias: una informaba sobre el pánico desatado en Europa ante el anuncio de la inminente llegada del fin del mundo (¡ya en esa época!). La apocalíptica información sobre el fin del mundo había sido recogida por el diario londinense “Morning Chronicle” y según este matutino, dicho pronóstico provenía de un sabio y filósofo de Italia, que inclusive daba instrucciones sobre el comportamiento que debían seguir las personas ante el inminente desenlace. Pero afortunadamente el cataclismo universal anunciado para el día 18 de julio de ese año, no se produjo.
La noticia había llegado tarde a estas tierras, pero aún así, no dejó de sembrar el desasosiego y el temor entre los apacibles porteños de entonces. Más de una devota dama y algún que otro piadoso caballero, acudieron presurosos a los confesionarios para blanquear su conciencia y redimirse de sus pecados ante el posible fin del mundo.
En todas las iglesias la jerarquía eclesiástica debió salir a pedir a la feligresía que mantenga la calma ya que, decían que “no nos consta la llegada del Apocalipsis, son sólo rumores sin sentido.”
La otra noticia no era menos inquietante: daba cuenta de un extraño fenómeno ocurrido en la localidad bonaerense de Rojas, protagonizado por unos enigmáticos “globos ígneos” o llameantes, que a su paso habían incendiado pastos, edificios y cercas. Este episodio ocurrido en Rojas, preocupó hondamente no sólo a los porteños, sino también a buena parte de la población bonaerense. La cosa no era para menos, la crónica publicada por La Gazeta de Buenos Ayres, daba cuenta de este misterioso y violento fenómeno aéreo, que se había abatido en el Noroeste de la provincia de Buenos Aires, provocando tal devastación que  muchos infelices y aterrados vecinos creían que había llegado el fin del mundo, huyendo despavoridos ante estos increíbles sucesos.

Los sorprendentes hechos
El relato de aquel extraordinario suceso, ocurrido en octubre de 1816, comienza textualmente así: “A las tres y media de la tarde se vio descender de la atmósfera, sin lluvia, un pedazo de nieve durísimo, que cayendo se dividió en cuatro pedazos al parecer, que se estrellaron estrepitosamente sobre el campo. Enseguida se distinguió hacia la parte Sur, una especie de torbellino acompañado por un temblor del ambiente y estas cosas tenían una similitud de globos ígneos. Eran como de fuego y muy brillantes.
Se atribuye a estos el haber quemado los pastos, las maderas de algunos edificios cercanos y las cercas de tuna con indicios evidentes de incendio. El extraño torbellino se dirigió sobre la mayor parte de la población y causó los más extraordinarios efectos.
Un edificio tan leve como una carreta, que estaba contigua, quedó ileso al mismo tiempo que otra carreta fue levantada por los aires, salvando los cercos que estaban distantes. También se vieron a muchos caballos y vacas trasladados por elevación a una distancia de unas cuatro cuadras del lugar donde se hallaban. Una mujer corpulenta fue sacada de su casa, también por elevación, y llevada en rumbo al Sur como a una distancia de dos cuadras, desde donde fue llevada también por los aires a unas trece cuadras hacia el Norte.
Todo esto en medio del caos y los gritos de mucha gente que miraba desesperada todo lo que ocurría, y muchos salían corriendo en varias direcciones pensando que había llegado el tan anunciado fin del mundo”.
Hasta aquí la crónica textual de lo publicado por la Gazeta de Buenos Ayres ese 26 de octubre, cada uno, en base al relato de los hechos, podrá sacar sus propias conclusiones del incidente. Reputados y conocidos ufólogos del país, sostienen que este fue el primer caso registrado de la aparición de un Ovni en la República Argentina, en tiempos que la palabra Ovni aún no existía.

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS