DMCA.com Protection Status

Ciencia respalda el conocimiento chamánico de almacenamiento, lectura y transferencia de ADN viviente

Ciencia respalda el conocimiento chamánico de almacenamiento, lectura y transferencia de ADN viviente

Ciencia respalda el conocimiento chamánico de almacenamiento, lectura y transferencia de ADN viviente   Mediante la recuperación ex

La pirámide perdida de Egipto: Descubren una 4ta pirámide cerca de Giza
¿Existe “la fuerza” de Star Wars en nuestro Universo?
La NASA filma accidentalmente el mejor avistamiento ovni

Ciencia respalda el conocimiento chamánico de almacenamiento, lectura y transferencia de ADN viviente

 

Mediante la recuperación exitosa de datos digitales codificados en fragmentos de secuencias sintéticas de ADN, la Universidad de Washington ha respaldado antiguas enseñanzas de chamanes que hablan de una inteligencia oculta que acecha en todos los seres vivos. Desde que Rusia todavía era la URSS, científicos rusos descubrieron que el 90% del ADN que Occidente ha llamado “código basura” en realidad se trata de respaldos de información que consisten de hologramas y textos. Y esto no significa que los seres humanos seamos un texto, sino que tenemos respaldos de memoria en textos y hologramas, pero los textos y las palabras desaparecen en el ámbito de la conciencia. De hecho la verdadera comunicación, la que usaba Jacobo Grinberg, siempre fue no-verbal. Por esto, no es una casualidad que en el siglo XX el Dr. Garjajev afirmara que “tal código no es basura y que está relacionado con fenómenos paranormales como la clarividencia, la intuición, hechos remotos de curación, la autocuración y la telepatía.” Los chamanes de diversas culturas del mundo, han reclamado el conocimiento de la estructura del ADN y sus capacidades “paranormales” a lo largo de toda la historia, aunque hasta hace unas décadas sólo los antropólogos más excéntricos —como Jeremy Narby o Carlos Castaneda— y los científicos más audaces —como David Bohm o Jecobo Grinberg— habían sido capaces de comprenderlos. La explicación que estos últimos han dado a las capacidades paranormales chamánicas radica en el potenical cuántico-holográfico del corazón y del cerebro humano y su capacidad de transmitir información desde cualquier conciencia individual o grupos de conciencia hacia otras entidades. El elemento que hace posible esta transferencia es la estructura pre-espacial que los antiguos llamaron “éter” o “tejido del universo”, y que científicos como Jacobo Grinberg y David Bohm llamaron “enrejado” (lattice) y “orden implicado”, respectivamente. Según ellos, este “campo unificado” posee un carácter no-local (o sea que está en todos los lugares a la vez), por lo que al activar el poten­cial transferido, lo que le suceda a un ser viviente le puede afectar a otro(s) si están acondicionados para recibir la transferencia. Jacobo Grinberg pudo comprobar empíricamente esta transferencia entre dos individuos físicamente aislados uno del otro, y cuando trabajaba en la aplicación del experimento a nivel de grandes grupos de gente, desapareció de manera misteriosa y no se volvió a saber más de él. Actualmente, el catedrático Carlos Delfino es continuador de los trabajos del Dr. Jacobo Grinberg a través del Método Vida Coherente. Como él mismo ha dicho: “Todos podemos seguir los pasos de Grinberg y buscaremos realizar dicho experimento como una manera de contribuir en algo con todos aquellos que literalmente dieron su vida por este tema: David Bohm, Karl Pribram, el propio Jacobo Grinberg, y muchos otros científicos que descubrieron enormes verdades gracias a su trabajo incansable y a su proceso consciencial sostenido. Si a esto le sumamos la confianza y el cariño que tenemos con quienes trabajan responsablemente con nosotros en nuestros principales proyectos, vivimos con la certeza que tendremos éxito en cualquiera de los objetivos que nos propongamos. Todo esto puede sonar como sonaban las afirmaciones de Bohm en su época. Puede no ser entendido. Y así como muy pocos entendían el trabajo de Grinberg en su momento, también puede ser tratado como una hipótesis extravagante como en el caso de Pribram. Pero ninguno de estos inconvenientes nos detendrá en un trabajo cuyo único objetivo es contribuir a mantener y, en lo posible aumentar, la escasa libertad que le queda a la Raza Humana.”

Citas introductorias al trabajo del antropólogo Jeremy Narby

“El chamanismo se asemeja a una disciplina académica (como la antropología o la biología molecular); con sus practicantes, investigadores fundamentales, especialistas y escuelas de pensamiento, es una forma más de aprender del mundo que evoluciona constantemente. Una cosa es cierta: tanto los chamanes indígenas como los mestizos consideran que las personas como Shipibo-Conibo, Tukano, Kamsá y Huitoto son equivalentes a universidades como Oxford, Cambridge, Harvard y la Sorbona; son la referencia más alta en materia de conocimiento. En este sentido, el chamanismo basado en ayahuasca es un fenómeno esencialmente indígena. Pertenece a los pueblos indígenas de la Amazonia occidental, que tienen la llave de una forma de sabiduría que han practicado sin interrupción durante al menos cinco mil años. En contraparte, las universidades del mundo occidental tienen menos de novecientos años de existencia.”
— Jeremy Narby, La Serpiente Cósmica: ADN y los orígenes del conocimiento.

“Carlos Shuma, un chamán, me explicó que el ayahuasca hace que los ‘espíritus’ se presenten a los chamanes y les den todas las explicaciones posibles y respuestas correctas a sus preguntas en cualquier ámbito del conocimiento: las artes, técnicas de construcción y edificación, tecnologías, astronomía, escultura, conocimiento de las plantas y metodología en la cura de enfermedades.”
— Jeremy Narby, La Serpiente Cósmica: ADN y los orígenes del conocimiento.

“Los aprendices de chamán a menudo sienten un fuerte deseo de abusar de sus nuevos poderes y dañar a otros, como el chamán secoya Fernando Payaguaje señala en su propio libro, mientras otros sucumben al lado oscuro de la brujería. Como escribe el antropólogo norteamericano Michael Brown: «el chamanismo afirma la vida pero también engendra violencia y muerte».”
— Jeremy Narby: Chamanes a través del tiempo.

“En verdad, la ayahuasca es la televisión del bosque… Vemos lo que creemos, y no al contrario; y para cambiar lo que vemos, a veces es necesario cambiar lo que creemos.”
— Jeremy Narby, La Serpiente Cósmica: ADN y los orígenes del conocimiento.

La misteriosa estructura del ADN y su capacidad ‘paranormal’

Con la recuperación exitosa de datos digitales codificados en fragmentos de secuencias sintéticas de ADN, la Universidad de Washington (UW) ha respaldado antiguas enseñanzas de chamanes que hablan de una inteligencia oculta que acecha en todos los seres vivos.

Desde que Francis Crick y James Watsondescubrieron la famosa estructura de doble hélice del ADN, en la década de 1950, la mayor parte de la secuencia sigue siendo un misterio para los científicos occidentales, lo que les llevó a calificarla como “ADN basura.”

“Occidente sólo logró decodificar el 2% del ADN que corresponde a las proteínas. El 98% restante, no son puros textos, es toda una biblioteca de plantillas holográficas, creadas por los biofotones que pasan por el cristal líquido que predomina en la mayoría del ADN que occidente no llegó a entender. Si no fuera por este archivo, no funcionaría la morfogénesis humana, ya que no es en los genes donde están nuestras principales características. Tenemos unos 35 mil genes, la misma cantidad que tiene la mosca de la fruta o un gusano: ¿De donde sale toda la otra información que es la mayoría? De las plantillas holográficas que fabrica el ADN que el neo-darwinismo llamó “basura.” Es el 98%, pero al menos es prudente suponer más del 90%.” (Fuente: Carlos Delfino)

En 1998, mientras en Occidente se seguía hablando del “ADN basura” el Dr. Pjotr Garjajev ya publicaba su obra “Sobre Nuestras investigaciones Científicas” en la que resumió las implicaciones de las investigaciones rusas del Genoma Humano Completo a cargo de él mismo y de el Dr. Vladimir Poponin.

Dichas investigaciones se iniciaron en 1990, cuando Rusia todavía era la URSS, y gracias a ellas los rusos pudieron descubrir el 90% del ADN que Occidente llamaba “código basura.” El Dr. Garjajev afirmó que “tal código no es basura, y los rusos sabemos bien para qué sirve, pues hemos descubierto que está relacionado con fenómenos paranormales como la clarividencia, la intuición, hechos remotos de curación, la autocuración y la telepatía.”

Asimismo, los chamanes peruanos en la cuenca del Amazonas, y también los de otras culturas en todo el mundo, han reclamado el conocimiento de la estructura del ADN a lo largo de la historia. La representación más universal es la serpiente enroscada, utilizada desde hace tiempo como un símbolo de la medicina desde los tiempos sumerios.

Ciencia respalda el conocimiento chamánico de almacenamiento, lectura y transferencia de ADN vivienteDetalle de una vasija de Lagash, Mesopotamia.

Ciencia respalda el conocimiento chamánico de almacenamiento, lectura y transferencia de ADN vivienteSímbolo moderno de la medicina.

Jeremy Narby: La Serpiente Cósmica, ADN y los orígenes del conocimiento

Jeremy Narby, antropólogo y autor de “La Serpiente Cósmica, ADN y los orígenes del conocimiento”, afirma que los chamanes o “sanadores” acceden a una forma de inteligencia espiritual mediante el consumo de la bebida enteógena del ayahuasca, que les permite comunicarse con el ADN viviente. Para ellos, dice Narby, la ayahuasca es como “la televisión del bosque.”

Según Narby, “Tanto los chamanes como los biólogos moleculares están de acuerdo en que hay una unidad oculta bajo la superficie de la diversidad de la vida; ambos asocian esta unidad con la forma de doble hélice del ADN (o dos serpientes entrelazadas, una escalera retorcida, una escalera de caracol, dos vides envueltas una alrededor de la otra); ambos consideran que uno debe lidiar con este nivel de realidad para sanar.”

Narby, como los científicos rusos, afirma que el ADN en sí mismo es un lenguaje vivo, y dado que estamos hechos de ADN, nosotros mismos estamos hechos de lenguaje.

Un gramo de ADN puede almacenar 215 millones de gigabytes de datos digitales

En la Universidad de Washington, investigadores han podido acceder al lenguaje del ADN para crear “códigos postales” o áreas de referencia en las secuencias en las que pueden almacenar y recuperar a voluntad y con éxito grandes cantidades de información en un espacio microscópico. Un gramo de ADN puede almacenar 215 millones de gigabytes de datos digitales. Además, el ADN no se degrada con el tiempo, lo que significa que estos datos durarán cientos de miles de años.

Según el estudio de la Universidad de Washington, “el equipo codificó con éxito datos digitales de cuatro archivos de imágenes en las secuencias de nucleótidos de fragmentos de ADN sintéticos… También pudieron revertir ese proceso, recuperando las secuencias correctas de un grupo más grande de ADN y reconstruyendo las imágenes sin perder un solo byte de información.”

“La vida ha producido esta fantástica molécula llamada ADN que almacena de manera eficiente todo tipo de información sobre sus genes y cómo funciona un sistema vivo: es muy, muy compacto y muy duradero”, dijo Luis Ceze, profesor asociado de informática e ingeniería de la Universidad de Washington.

Pruebas de que el ADN humano ha sido reescrito o manipulado

Si podemos almacenar enormes cantidades de datos en una pequeña sección de ADN, ¿cuáles son las posibilidades de que no seamos los primeros en descubrir esto? ¿Es realmente factible que 3.2 mil millones de letras de código, aproximadamente el 97% de nuestro ADN, se consideren basura? Tal vez no. Ya sea por diseño inteligente, mutación o una combinación de ambos, la mayor parte de nuestra comprensión de los orígenes humanos y el ADN están envueltos en misterio y controversia.

Hay personas como Richard Dawkins que creen que somos simplemente un producto aleatorio de miles de millones de años de evolución accidental, mientras que los más inclinados a la religión creen que fuimos creados en un solo día por Dios. Sin embargo, todavía hay otros, como el investigador tardío Zecharia Sitchin, que afirman que es un poco de ambos.

En su obra masiva, “The Earth Chronicles”, Sitchin expuso su teoría de que hace unos 200,000 años, los primeros homínidos fueron visitados por una especie alienígena llamada Annunnaki (los que vinieron del cielo a la Tierra), y que estas criaturas empalmaron su ADN con la del hombre primitivo en un laboratorio, creando así una raza híbrida de trabajadores de la que descienden todos los humanos.

Según Sitchin, los Annunaki manipularon nuestro ADN de tal manera que no nos permitieron niveles más altos de conciencia, ni nos otorgaron el don de la larga vida que poseían nuestros supuestos “creadores”, y la búsqueda de la inmortalidad es una de el más ubicuo en toda la historia de la humanidad. Mucho de lo que documentó Sitchin ha sido ferozmente negado, desacreditado o simplemente ignorado. Además, Sitchin fue un supuesto francmasón de grado 33, por lo que su trabajo ha sido interpretado como parte agenda oculta de desinformación, aunque en muchos sentidos resulta convincente.

Por el contrario, el catedrático Carlos Delfino, desarrollador del Método Vida Coherente, ha documentado la Gran Intervención genética de la raza humana y la programación al ser humano por parte de entidades controladoras, con pruebas empíricas contundentes que van desde la ciencia genética y la neurociencia hasta el revisionismo histórico, la teología y la arqueología.

El potencial de la conciencia para transferir información

Como los chamanes descritos por Jeremy Narby, Carlos Delfino ha señalado el potenical cuántico-holográfico del corazón y del cerebro humano como capacidades para transmitir información desde cualquier conciencia individual o grupos de conciencia hacia otras entidades. El elemento que hace posible esta transferencia es la estructura pre-espacial que los antiguos llamaron “éter” o “tejido del universo”, y que científicos como Jacobo Grinberg y David Bohm llamaron “enrejado” (lattice) y “orden implicado”, respectivamente. Según ellos, este “campo unificado” posee un carácter no-local (o sea que está en todos los lugares a la vez), por lo que al
activar el poten­cial transferido, lo que le suceda a un ser viviente le puede afectar a otro(s) si están acondicionados para recibir la transferencia. No obstante, Carlos Delfino apunta que:

“Los desvíos chamánicos podrían deberse precisamente a que no se requieren sustancias enteógenas para el trabajo consciencial.”

Jacobo Grinberg realizó con éxito el experimento del “potencial transferido”, en 1987, aunque muy pocos lo entendieron. En dicho experimento, Grinberg trabajó con parejas que conectaban sus cerebros de tal manera que ambos funcionaban como uno solo en la lectura encefalográfica.

Luego de estar sometidos a 20 minutos de lo que Grinberg llamaba “sentirse” (comunicación profunda no verbal) y, aunque ambos estaban totalmente separados y aislados en jaulas Faraday y solo a uno se lo sometía a estímulos lumínicos, las lecturas eran iguales como se aprecia en lo que se destaca con círculos en la figura No. 2. La figura No. 1, de arriba, es la del grupo de control donde no se esperan resultados.

Ciencia respalda el conocimiento chamánico de almacenamiento, lectura y transferencia de ADN vivienteFigura No. 1 (arriba), Grupo de Control, no se esperan similitudes. Figura No. 2 (abajo), los picos corresponden al estímulo de uno de los sujetos.

Antes de desaparecer, Jacobo Grinberg estaba realizando este experimento pero a nivel de masa crítica y a distancia con una universidad en la India. Pero los acontecimientos misteriosos que finalmente concluyeron en su desaparición no nos permiten tener suficientes datos como para realizar afirmaciones sobre una base empírica de este mismo experimento realizado a distancia.

En el siguiente video, Grinberg describe los trabajos e investigaciones que estaba realizando poco antes de su desaparición, como es el caso de los trabajos con la chamana “Pachita”, en México, a quien literalmente vio realizar curaciones increíbles, como complejas cirugías de transplante de órganos.

Como expresa el catedrático Carlos Delfino, continuador de los trabajos de Jacobo Grinberg a través del Método Vida Coherente:

“Podemos seguir sus pasos y buscaremos realizar dicho experimento como una manera de contribuir en algo con todos aquellos que literalmente dieron su vida por este tema: David Bohm, Jacobo Grinberg, Karl Pribram y muchos otros científicos que descubrieron enormes verdades gracias a su trabajo incansable y a su proceso consciencial sostenido. Si a esto le sumamos la confianza y el cariño que tenemos con quienes trabajan responsablemente con nosotros en nuestros principales proyectos, vivimos con la certeza que tendremos éxito en cualquiera de los objetivos que nos propongamos. Todo esto puede sonar como sonaban las afirmaciones de Bohm en su época. Puede no ser entendido. Y así como muy pocos entendían el trabajo de Grinberg en su momento, también puede ser tratado como una hipótesis extravagante como en el caso de Pribram. Pero ninguno de estos inconvenientes nos detendrá en un trabajo cuyo único objetivo es contribuir a mantener y, en lo posible aumentar, la escasa libertad que le queda a la Raza Humana.”

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS