Los zombies del monte Hawkins.

Los zombies del monte Hawkins.

La existencia de fantasmas no humanos es un tema escabroso entre los conocedores de la parapsicología, pues si bien muchos expertos sugieren que los a

El Nacimiento de Huitzilopochtli. Mitología Azteca.
Chernabog – Una oscura deidad eslava
Hawai atribuye explosión de volcán a la mítica diosa Pele
La existencia de fantasmas no humanos es un tema escabroso entre los conocedores de la parapsicología, pues si bien muchos expertos sugieren que los animales no tienen un ‘alma’ como la de los humanos y que podría permitirles permanecer como espíritus en la tierra; otros más apuntan a que los animales demuestran sentimientos y apego necesario a un lugar para quedar anclados en caso de una muerte trágica o por asuntos pendientes.
Un caso poco conocido sobre animales espectrales es el que ocurre en los senderos de excursión del Parque Nacional de Los Ángeles, a la sombra del Monte Hawkins del Sur; una pequeña montaña en la cordillera de San Gabriel que es famosa entre los turistas por sus espectaculares vistas naturales.
El área donde ocurren los fenómenos paranormales es un camino de terracería de once kilómetros, el cual va de un campamento al borde de un lago hasta una plataforma de concreto donde se llegó a alzar una torre de vigilancia entre 1935 y 2002. Al día de hoy, el camino ha sido abandonado por el servicio de parques nacionales de Estados Unidos, y solo se le da mantenimiento cuando ocurren incendios o se necesita acceso a la repetidora ubicada en la cima de la montaña.
Se sostiene que la historia de este lugar inició a raíz de un incendio ocurrido en el año 2002, ya que durante la noche del primero de septiembre de ese año; un incendio acabó con la vieja torre de observación en la montaña; la cual era una estructura de madera construida en 1935, cuando el sitio obtuvo su nombramiento como parque naciona. Para cuando amaneció, la torre ya se había hecho cenizas y las llamas se esparcían hasta cubrir las laderas del monte, un acantilado cercano y amenazaban con consumir el pequeño valle del área de recreación.
Afortunadamente, gracias a equipos de bomberos de Los Ángeles y miembros del servicio forestal de Estados Unidos se pudo apagar el incendio antes de que este alcanzara las zonas residenciales al borde de los bosques.
Al poco tiempo de ocurrido, comenzaron a correr rumores de que el fuego había sido iniciado por un extraño culto satánico, el cual se reunía en el bosque con la intención de cometer rituales de invocación mediante el sacrificio de animales. Esto, pese a nunca confirmarse, cobró gran fuerza cuando a los pocos meses aparecieron historias de encuentros con criaturas extrañas en los bosques.
Los residentes de las localidades colindantes con el bosque, turistas, escaladores, campistas y montañeses empezaron a escuchar llantos y chillidos en los caminos de la ladera sur del monte; y no tardó mucho para que algunas personas llegaran a las cabinas de guardias forestales con aterradoras historias de ‘animales zombie’.
Se dice que entre los árboles achicharrados, hay animales que merodean en las sombras. Gatos, conejos, aves, zorros e incluso ciervos. A la distancia, se pueden apreciar sus movimientos extraños, casi desencajados y antinaturales. Al acercarse, sin embargo, más de una persona ha salido huyendo al darse cuenta de que estos seres presentan pelo faltante, carne ennegrecida, cuencas oculares vacías y un estado de putrefacción; además de despedir un fuerte olor a carne quemada. 
Algunos ciclistas aseveran haber sido perseguidos por estos animales en los senderos de la montaña, y que algo ‘maligno’ que se desprende de ellos. Los rumores de cultos volvieron a despertar tras estas historias, y se cree que estos espectros son las almas de los animales sacrificados por el culto durante los rituales de invocación; además de que el incendio puede haber despertado un ‘mal’ primitivo y que ahora plaga el bosque.
Como un corolario, esta zona es famosa también por encuentros con los ‘Vigilantes Oscuros’, sombras humanoides que parecen montar guardia en las cimas de las montañas de California; gente de sombras en las áreas del campamento e incluso criaturas de aspecto parecido a Pie Grande, pero que emiten un aura de intimidación en quien los ve.
Content Protection by DMCA.com

COMMENTS