DMCA.com Protection Status

La leyenda chilena de la fiura

La leyenda chilena de la fiura

Es una mujer coqueta y fea, de ojos enigmaticos, de pequeña estatura, cuerpo contorneado, pechos formados y firmes, grandes manos con dedos de

El Asilo Trans-Allegheny.
El origen del ánima sola: ¿Alma errante o gran hechicera?
Extraños rituales de muerte
La leyenda chilena de la fiura
Es una mujer coqueta y fea, de ojos enigmaticos, de pequeña estatura, cuerpo contorneado, pechos formados y firmes, grandes manos con dedos deformes, rostro huesudo y nariz larga.
Tiene un caracter agresivo y mal aliento. Se dice que quienes la rechazan sufren de ser torcidos sus cuerpos en castigo .
Vive en sitios pantanosos cerca de una cascada o vertiente donde se baña a la luz de la luna , luego se sienta desnuda sobre el musgo a cepillar su larga cabellera.
Su aspecto es poco agradable, pero tiene un gran poder de seducción con el que cautiva a los hombres .

 

Se dice que Fiura viene de figura y también de furia. La figura de la Fiura está inmersa dentro de la mitología chilena. Según las fuentes nos encontramos ante una mujer de aspecto horrible, que habita los bosques, acompañada de su marido el Thrauco. Hija de La Condená, busca de los hombres su aliento para disfrutar sexualmente de ellos, dejándolos luego tullidos pero plenamente satisfechos. En su búsqueda se apodera de los niños de las familias para criarlos como suyos, y es capaz de arrancar cabeza, manos y miembros a cualquier persona, o con su aire provocar la mayor de las epidemias.

La leyenda chilena de la fiura

Cuando la Fiura siente la presencia cercana de algún hombre, empieza desvestirse lentamente y espera el momento indicado para seducirlos, si él incauto cae, al instante queda hipnotizado y nunca más se vuelve a saber de él. Dicen que la Fiura envía un mensaje a sus esposas advirtiendo la terrible pareja que ellas tenían

Otros dicen que cuando los Leñadores se adentran al Bosque para buscar leña, y se encuentran con árboles caídos, ellos afirman un decir: “Por aquí, paso un infiel” (victimas predilectas de la Fiura) y sin mucha demora, salen corriendo del lugar.

Esta era la historia que los chilenos antiguos contaban a sus hijos para que no marcharan solos por los bosques o caminos solitarios. Según dicen tenía por costumbre bañarse en cascadas con agua limpia y pura y desprendía dulces cánticos, con voz melódica, para atraer a sus víctimas. Se escondía por los matorrales para no ser descubierta. También se dice que se podía seguir el rastro de Fiura por las cantidades de comida que deja a su paso, su alimento preferido es la espinosas chauras. Su fuerza y su destreza era tal, que los hombres temían combatir con ella en el bosque, ya que decían que era como atacar a una sombra.

La leyenda chilena de la fiura

Las familias del sur de Chile temían a la Fiura, ya que ésta adoptaba posturas imposibles y mostraba muecas a todo aquel que se encontraba con ella. Su rostro era impenetrable, con ojos tan rasgados que apenas se le veían claramente, y su enorme nariz tapaba su cara por completo. Se dice de ella que era coqueta a pesar de que su fealdad era comparable a las peores pesadillas de los hombres. Solía danzar por los pantanos, y parar para ver su feo rostro reflejado en algún charco. Para después peinarse con un peine de plata.

La leyenda chilena de la fiura

Debido a su origen, aventaja en malignidad y ferocidad a su padre-marido; por lo cual se deleita en prodigar males a las personas de Chiloé. Se dice que vaga en los bosques y se escabulle entre los matorrales, en busca del fruto de las espinosas chauras, que come con glotonería; y las personas pueden saber que la Fiura ha pasado por un lugar, al observar las deposiciones que deja sobre las raíces salientes de los grandes árboles. Igualmente se dice que teniendo un gran cuidado, se puede observar cuando ella se peina cuidadosamente con un peine de cristal o plata muy pulido que brilla con los rayos del sol, mientras se baña en pequeñas cascadas. Después del baño, se sienta sobre el musgo, y permanece desnuda durante horas o se dirige a danzar sobre las tembladeras. Se caracteriza por poseer una fuerza sobrehumana y por la capacidad de hacer uso de la fetidez de su aliento para torcer o quebrarles los miembros a los animales o las personas que la observan; siendo tal su poder, que puede surtir sus efectos a distancia. Igualmente se caracteriza por sentirse atraída por los animales y hombres viriles; debido a su gran fuerza y destreza, es imposible librarse de ella. Para atraerlos hace uso de su gran poder de seducción maligno heredado de los vicios de su madre; y así el hombre o animal se sentirá atraído hacia la Fiura, y le pedirá tener relaciones sexuales; y por eso las expresiones populares dicen que “lo tentó la condená”. La única condición que le pediría al hechizado enamorado sería que no le vea el rostro; si llega a observarla, ella utiliza su maligno aliento para castigarlo. Una vez saciado su apetito sexual, provoca una locura al desdichado. Algunas versiones indican que también se dedica a raptar a los niños para críarlos como propios y así corromperlos.

La leyenda chilena de la fiura

La leyenda de la Fiura cuenta que era imposible curar las heridas que infringía, que sólo se conseguía en contadas ocasiones. Solo los machis, consejeros del antiguo pueblo Mapuche, eran capaces de contrarrestar las heridas causadas por la fiereza de la Fiura. Sus ordenanzas decían que para salvar el mal causado por el ataque debían raspar su piel con piedras de mármol de iglesias antiguas. Para las deformaciones que provocaba era preciso recoger una rama de enredadera al amanecer, rama que luego era llevada hasta el enfermo y golpeada con fuerza hasta que brotase la savia. Después la rama debía ser lanzada al mar y entonces nada más restaba esperar la recuperación del enfermo.

 

A modo de somera interpretación, podemos decir que la Fiura, representa, mirada en un sentido, el primer paso hacia la interpretación o explicación de ciertas deformidades que afectan a los seres humanos y también a los animales; producidas por enfermedades, hoy bien identificadas, como el raquitismo, el reumatismo, diversos tipos de parálisis, etc.,etc.; pero que en épocas remotas eran totalmente desconocidas. En otro sentido podemos ver en la Fiura, al espíritu protector de los bosques (Diana). Y desde el punto de vista sexual, una buena disculpa a los galanes cuyas muchachas le resultaban hurañas… y a la vez un freno para el instinto sexual de los varones.

 

 

La leyenda chilena de la fiura

Esta leyenda está muy extendida por Chile, formando parte de su folclore y sus costumbres. Algunos cuenta que son varias las fiuras que llegaron a existir, y su poder era tal que ningún hombre podía luchar realmente contra ella, y solo los sacerdotes y magos eran los encargados de enfrentarse a su malicia.

Mezcla entre historia y mitología, la Fiura es un personaje legendario dentro de la historia antigua de Chile, sobre todo para los habitantes del sur, cercanos a la Patagonia

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS