Las lunas de los “Júpiter alienígenas”: Las mejores opciones de vida fuera de nuestro sistema solar

Las lunas de los “Júpiter alienígenas”: Las mejores opciones de vida fuera de nuestro sistema solar

Las lunas de los “Júpiter alienígenas”: Las mejores opciones de vida fuera de nuestro sistema solar

Lugares alienigenas prohibidos
Se confirman las teorías acerca del conocimiento de las grandes potencias sobre las civilizaciones alienígenas que viven en nuestro hermoso planeta
Fotos sonda Rusa luna 13 prueban existencia de artefactos alienigenas en la luna

Las lunas de los “Júpiter alienígenas”: Las mejores opciones de vida fuera de nuestro sistema solar

es/wp-content/uploads/2016/06/6a00d8341bf7f753ef01b8d1fb4337970c-800wi.jpg”>

“Podríamos estar a tan sólo unas décadas de probar si hay vida en otros lugares”, dice el astrofísico René Heller, un post-doctorado en el Instituto Orígenes de la Universidad de McMaster, que trabajó con Pudritz, un profesor de física y astronomía y director del Instituto Orígenes. “Por todo este tiempo, hemos estado buscando en otros planetas, cuando la respuesta podría estar en una luna.”

Los investigadores, que han modelado los sistemas planetarios más allá de nuestro propio sistema solar, han encontrado que las lunas masivas más grandes que Marte podrían ser la mejor apuesta. Utilizando datos de nuestro sistema solar y observaciones de los enormes planetas mucho más allá del alcance visual de cualquier telescopio, Heller y el astrofísico Ralph Pudritz han demostrado que algunas lunas de los planetas podrían ser habitables.

Sus hallazgos publicados en junio del año 2015 sugieren que algunas lunas de exoplanetas -planetas fuera de nuestro sistema solar- son del tamaño adecuado, están en la posición correcta y tienen agua suficiente para mantener la vida.

Los exoplanetas están siendo contados en miles desde el desarrollo de nuevos métodos no visuales que permiten a los científicos probar su existencia mediante la medición de los patrones de luz de las estrellas similares al Sol que disminuye ligeramente a medida que pasan los planetas por delante de ellos en órbita.

Muchos planetas fuera del sistema solar son aún más masivos que Júpiter, y orbitan sus estrellas como el Sol a una distancia similar a la Tierra, pero estos lejanos super-Júpiter son efectivamente bolas gigantes de gas que no puedan soportar la vida porque carecen de superficies sólidas. Sus lunas, sin embargo, podrían tener las condiciones adecuadas para contener agua líquida superficial y, por lo tanto, la vida podría surgir y evolucionar.

Mientras que la investigación reciente se ha centrado en los exoplanetas, los autores de McMaster están dispuestos a estudiar las lunas de los planetas gigantes como Júpiter, que creen que han migrado en rangos más templados de estrellas lejanas, remolcando lunas acuosas en sus órbitas.

Más cerca de casa, Heller y Pudritz modelaron la vida temprana de Júpiter, revelando un patrón de distribución de hielo en las lunas de Júpiter que les llevaron a predecir la formación de lunas alrededor de los súper-Júpiter de otros sistemas solares. Esas lunas podrían ser dos veces tan masivas como Marte.

Con cerca de 4.000 exoplanetas conocidos existentes hasta el momento, y con el aumento de las capacidades tecnológicas, un descubrimiento de una exoluna ahora se vislumbra en el horizonte. Si existen estas lunas gigantes alrededor de los planetas gigantes, es posible que ya estén presentes en los datos disponibles del telescopio espacial Kepler de la NASA, o podrían ser detectables con la próxima misión espacial PLATO (der.) de la Agencia Espacial Europea (prevista para 2024) y por el telescopio extremadamente grande de Europa en el Observatorio Europeo del Sur. 

“PLATO comenzará un nuevo capítulo en la exploración de los planetas extrasolares”, dice el director de la misión Dr. Heike Rauer en el DLR, el Centro Aeroespacial Alemán. “Vamos a encontrar planetas que orbitan alrededor de su estrella en la zona ‘habitable’ capaz para mantener la vida: planetas donde se espera que el agua líquida, y donde la vida tal como la conocemos se pueda mantener”. 

La imagen en la parte superior de la página muestra la luna Io de Júpiter. Con el ascenso de los penachos de materia hasta 186 millas (300 kilómetros) sobre la superficie, Io es considerado un candidato ideal como punto de acceso para la vida extraterrestre extrema. 

“Todo el mundo tiende de inmediato a excluir categóricamente la posibilidad de vida en Io”, dijo el astrobiólogo Dirk Schulze-Makuch de la Universidad Estatal de Washington. Las condiciones de Io podrían haber hecho que sea un hábitat más amable en el pasado distante. Si la vida se desarrolla alguna vez en Io, existe la posibilidad de que podría haber sobrevivido hasta nuestros días, sugirióSchulze-Makuch. 

“La vida en la superficie es casi imposible, pero si hay que bajar aún más en las rocas, podría ser interesante”, dijo. “No hay que clasificarlo como muerto de inmediato sólo porque es tan extremo.” Los modelos informáticos sugieren que Io se formó en una región alrededor de Júpiter, en donde el hielo de agua era abundante. El calor de Io, combinado con la posibilidad resultante de agua en estado líquido, podría haber hecho a la vida más plausible. “Debe haber habido una gran cantidad de agua en Io poco después de la formación, a juzgar por la cantidad de hielo de agua en Europa y Ganímedes“, dijo Schulze-Makuch. 

Misterios y Conspiraciones

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS

DMCA.com Protection Status