DMCA.com Protection Status

Pueden realmente funcionar los elevadores al espacio silenciosos y eficientes

Pueden realmente funcionar los elevadores al espacio silenciosos y eficientes

Pueden realmente funcionar los elevadores al espacio silenciosos y eficientes   ¿Es hora de apretar el botón de “arriba” en el asce

Amplia Recopilación de ovnis en la historia
OVNI grabado en video accidentalmente
Revelan el sistema de Inteligencia Artificial más sofisticado del mundo

Pueden realmente funcionar los elevadores al espacio silenciosos y eficientes

 

¿Es hora de apretar el botón de “arriba” en el ascensor espacial?

Un elevador espacial que consiste en una correa anclada en la Tierra que se extiende 100.000 kilómetros (62.000 millas) en el espacio podría eventualmente proporcionar un acceso rutinario, seguro, económico y silencioso a la órbita, dicen algunos investigadores.

Una nueva evaluación del concepto se ha reunido bajo el título “Space Elevators: Una evaluación de la viabilidad tecnológica y el camino a seguir“. El estudio fue realizado por una diversa colección de expertos de todo el mundo bajo los auspicios de la Academia Internacional de Astronáutica (IAA). [Prueba: Ciencia Ficción vs. Tecnología Real]

El juicio final del estudio es doble: Un ascensor espacial parece posible, en el entendimiento de que los riesgos deben ser mitigados a través del progreso tecnológico… y una infraestructura de ascensores espaciales podría construirse a través de un importante esfuerzo internacional.

La correa que sirve como un elevador espacial se utilizaría para colocar económicamente cargas útiles y eventualmente personas en el espacio utilizando vehículos eléctricos llamados escaladores que conducen arriba y abajo de la correa a velocidades similares a las de un tren. La rotación de la Tierra mantendría la correa de sujeción tensa y capaz de soportar a los escaladores.

El proyecto a través de la historia

La noción de un ascensor espacial con forma de tallo de frijol está arraigada en la historia.

Muchos señalan la “idea del proyecto como un pensamiento”, publicado en 1895 por el pionero espacial ruso Konstantin Tsiolkovsky, que se adelantó a su tiempo. Sugirió la creación de una torre independiente que abarcara desde la superficie de la Tierra hasta la altura de la órbita geoestacionaria (GEO; 22.236 millas, o 35.786 km).

Durante el último siglo, más o menos, escritores, científicos, ingenieros y otros han ayudado a mejorar la practicidad del ascensor espacial. Y el nuevo estudio marca un importante avance en la evolución de la idea, dice Gopalan Madhavan Nair, presidente de la IAA. [10 predicciones de ciencia ficción que se hicieron realidad]

“Sin duda, todas las agencias espaciales del mundo acogerán con agrado un estudio tan definitivo que investigue nuevas formas de transporte con cambios importantes asociados con el acceso rutinario y económico a GEO y más allá”, escribe Nair en el prefacio del nuevo estudio.

“No hay duda de que la Academia, gracias a este estudio, contribuirá a promover el consenso y la conciencia internacional sobre la necesidad de buscar y desarrollar nuevas formas de transporte para llevar a cabo la exploración espacial, preservando al mismo tiempo nuestro universo de la misma manera en que estamos tratando de preservar nuestro planeta Tierra”, agrega Nair.

Operando el Elevador Espacial

Aunque siempre es difícil predecir el futuro, Peter Swan ha dichoque los ascensores espaciales son más que una simple fantasía de ciencia ficción. “Los resultados de nuestro estudio son alentadores”, dijo.

La opinión de Swan está fortificada por el difunto entusiasta de la ciencia y la ficción, Arthur C. Clarke, quien declaró en 2003: “El ascensor espacial se construirá diez años después de que dejen de reírse… ¡y dejen de reírse!”

Swan es ingeniero jefe de SouthWest Analytic Network, Inc. en Paradise Valley, Arizona, y se dedica a desarrollar y enseñar enfoques innovadores para el desarrollo de “nuevos espacios”. También es el operador principal de ascensores del International Space Elevator Consortium (ISEC), que tiene miembros organizativos en Estados Unidos, Europa y Japón y miembros individuales de todo el mundo.

El objetivo de ISEC es nada menos que conseguir que se construya un largo ascensor espacial.

“La pregunta es cuándo, por supuesto”, dijo Swan. “Pero el punto es que las tecnologías están progresando de una manera positiva, de tal manera que nosotros que trabajamos en ella creemos que habrá ascensores espaciales.”

Swan dijo que el factor de la risa con respecto a los ascensores espaciales ha bajado “significativamente” dado el trabajo realizado durante la última década por una red global de individuos y grupos. “Aún así, hay muchos, muchos asuntos y ciertamente no quisiera decir que no es un proyecto desafiante.”

La evaluación de la IAA profundiza en una serie de cuestiones, como por ejemplo: ¿Por qué construir un ascensor espacial? ¿Se puede hacer? ¿Cómo encajarían todos los elementos para crear un sistema de sistemas? ¿Y cuáles son las factibilidades técnicas de cada uno de los principales elementos de los ascensores espaciales?

Dos tecnologías están marcando el ritmo del desarrollo del ascensor espacial, dijo Swan.

La producción de una correa de sujeción espacial ultra fuerte y otros componentes de los elevadores espaciales, dijo Swan, ha avanzado con la invención de nanotubos de carbono (CNT) que son 1,000 veces mejores en relación resistencia-peso que el acero. La buena noticia, dijo, es que los CNT están siendo desarrollados con miles de millones de dólares por especialistas en nanotecnología, electrónica, óptica y materiales.

De manera similar, las células solares livianas “están avanzando muy bien”, dijo Swan. “Esa es una industria que la gente de los ascensores espaciales también está observando. No vamos a conducirlo, pero podemos verlo y apreciar los avances”.

Dinero, motivación y deseo

En cuanto a quién erigiría un ascensor espacial, Swan dijo que el estudio profundiza en los detalles. Un esfuerzo primordialmente comercial con algún tipo de apoyo gubernamental es posible, como lo es una empresa público-privada, o un proyecto totalmente gubernamental.

“Los tres son viables. Cualquiera de ellos podría funcionar. Es una cuestión de dinero, motivación y el deseo de hacerlo”, dijo Swan, aunque el estudio se centra en el desarrollo comercial del ascensor espacial. “Es concebible que las tres cosas sucedan al mismo tiempo.”

El equipo del estudio se sintió alentado por el futuro, aunque Swan y otros reconocen que quedan muchas preguntas por estudiar. De hecho, otra evaluación de la idea del ascensor espacial a 10 años de distancia valdría la pena, dijo Swan.

Borrando de la ecuación a los cohetes

¿Existe algún “espectáculo” técnico o político que pueda impedir que el ascensor espacial se convierta en una realidad?

“Estás preguntando al tipo equivocado”, respondió Swan. “Soy optimista. Siempre he tenido la actitud de que la buena gente, motivada por una buena razón, trabajando duro, hará que funcione. Mi suposición es que los ascensores espaciales van a funcionar, ya sea para 2035, 2060 o incluso 2100”.

Swan dijo que la razón se está moviendo más allá de la “ecuación de los cohetes”, que implica tirar el 94 por ciento de la masa de un cohete sentado en la plataforma de lanzamiento.

“Y todavía cuesta mucho dinero para llegar allí”, dijo.

El ascensor espacial lo abre todo, dijo Swan. Es un viaje suave, una semana hasta GEO. No hay restricciones sobre el tamaño o la forma de las cargas útiles.

“La gente se reirá y preguntará por qué hicimos cohetes espaciales… es una idea tonta”, dijo Swan. “Los ascensores espaciales son la respuesta si podemos hacer que funcionen. ¿Por qué harías otra cosa?”

Content Protection by DMCA.com

COMMENTS